Así fue la última entrega del programa de Telecinco

El pecho de Anabel Pantoja eclipsó 'La última cena', con plato dedicado al 'Merlos Place' y aplausos a la sanidad

El dispensador de nata fue otro de los grandes protagonistas de la noche
El dispensador de nata fue otro de los grandes protagonistas de la noche

Anabel Pantoja estaba advertida de que el escote podría jugarle una mala pasada... y ella obvió los avisos hasta que ocurrió lo inevitable. El segundo plato de la noche lo protagonizó Alfonso Merlos, que estuvo en el recuerdo de todos ya que Marta López ejerció de chef

· MÁS | 'La última cena' (16.6%) gana reservas pese a que el refrito de 'Tu cara me suena' (10.5%) se calienta

Después del tremendo enfrentamiento que tuvieron hace unas semanas Mila Ximénez y Lydia Lozano, La última cena ha sido más pacífica de lo que cabría esperar. Las últimas entregas se han centrado más en las situaciones absurdas y en el ridículo de sus participantes, y es así como el programa de Telecinco ha ido perfilando su identidad, diferente de la que pueda tener el espacio que unos minutos antes se emite en ese mismo plató: Sálvame.

El programa de este viernes 12 de junio, en el que Kiko Hernández y Marta López ejercieron como chefs, estuvo marcado por el pecho de Anabel Pantoja, que quedó al descubierto frente a la cámara en al menos dos ocasiones. Ella iba muy escotada y ni siquiera el imperdible que le prestó Nuria Martín evitó el desliz.

"Me parece más importante que mis compañeros lleven cinco horas cocinando. Esto es parte de mi intimidad. Me ha jugado una mala pasada", se defendió Pantoja, e hizo un alegato a favor de los pechos: "¡A mí me gustan los pezones de todos los tamaños! Para eso están, para dar el pecho, para comerlos y lamerlos". Acababa de empezar la noche y aún tenían que abrir sus sobres para jugar al "Yo nunca he"...

El dispensador de nata protagonizó otro de los momentos más comentados. Kiko Hernández fue aplicando este condimento plato a plato, provocando cierto temor entre los asistentes ya que el 'montanata' tenía demasiada presión y el bisqué de carabinero acababa salpicado por todas partes. Lydia, conociendo a Kiko, prefirió ausentarse para no salir perjudicada. Y María Patiño aguantó el tipo... pero detrás del mantel.

Belén Esteban cenó desde su casa –y no tuvo reparos en quejarse de la comida–, y Antonio Montero fue desterrado por la audiencia y tuvo que cenarse un bocadillo de mortadela sentado sobre la taza del váter mientras se vestía de sirvienta.

Además, siendo Marta López la anfitriona, no podían faltar las referencias al Merlos Place que protagonizó hace unas semanas. De hecho, el segundo plato se llamó "Steak tartar al Merlos de cuerno quemado". Su cara no terminaba de expresar si estaba o no cómoda con la situación. La colaboradora de Sálvame fue felicitada por sus padres, que hicieron un alegato en favor de la sanidad pública y emocionaron con ello a la Esteban.

Finalmente, Lydia Lozano puntuó la cena con un 5, Chelo García Cortés optó por el 7, Anabel Pantoja la valoró con un 5, Alonso Caparrós le dio un 6, Kiko Matamoros un 8, María Patiño un 7, y Belén Esteban un 4. Los chefs del jurado, Begoña Rodrigo y Sergi Arola, les aprobaron por la mínima: 6 y 5 puntos respectivamente.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba