Vídeo

Broncano sufrió el 'bolazo' de destrucción en 'La Resistencia': "Me han quitado lo que más quería yo en el mundo"

Broncano, y al fondo Jaime Caravaca, lamentando el 'bolazo' de destrucción

Redacción

Albert Pla y el papel higiénico, el "está tó pagao" de Jorge Ponce con caída de Ignatius, el acuchillamiento al sofá de Parejo, el partido de tenis en la Caja Mágica... y desde la noche de este martes, el "bolazo" de Belén Toimil a la fuente de los perros también forma parte de los momentos míticos de La Resistencia.

Bromas en 'La Resistencia' por tener entre el público a la "doble" de Díaz Ayuso

Bromas en 'La Resistencia' por tener entre el público a la "doble" de Díaz Ayuso

El programa de David Broncano invitó a la atleta, que demostró que además de poseer el récord de España de lanzamiento de peso, también es una gran entrevistada entrando y siguiendo todas las bromas del presentador. Por eso, cuando éste le propuso demostrar cómo lanzaba peso, no dudó en aceptar.

A Broncano se le ocurrió que lo mejor era que, desde el pasillo del público, lanzase la bola contra el escenario, y que cayese donde fuera. Toimil aceptó, aunque sabiendo que podía causar algún destrozo (la bola pesa 4 kilos), explicó que iba a lanzarlo con un estilo un poco peculiar para asegurarse no dar a nadie. "Tú tira sin miedo. Pero tira fuerte", le repitió Broncano. Y ella lo hizo.

Ya cuando la bola salió de su mano y se dirigió directa al escenario, se escuchó cómo la atleta exclamaba un tímido "perdón...". Y lo que pasó es que hizo pleno en los dos perros de la fuente del programa, destrozándola por completo y haciendo que ambos cayesen hacia atrás. Adiós a los perros follando.

Entre los vítores y aplausos del público por la destrucción, Broncano no pudo evitar empezar a reírse mientras se echaba las manos a la cabeza, y pudo verse a su compañero Jaime Caravaca haciendo el mismo gesto. "Noooo. Noooo. ¡Ay, Dios mío! ¡Lo que más quería yo en el mundo, me lo han quitado!", exclamó el presentador, para a continuación, sin poder evitar la risa como su invitada, chocarle la mano y reconocer: "Se ha cargado la fuente la tía, joder...".

Juntos subieron a revisar los daños, pero al presentador le volvió pronto la alegría por su fuente. Tras volver a sobreponer a los dos perros, activó el agua de la fuente, y funcionó: "¡Vamos!", gritó mientras animaba al público a celebrarlo.

Etiquetas
stats