Un policía de Qatar obliga a un reportero de televisión a quitarse el brazalete del arcoíris del Mundial

El reportero danés Jon Pagh, interrumpido por un policía de Qatar

La polémica sobre los brazaletes del arcoíris del Mundial de Fútbol de Qatar ha vivido un nuevo capítulo. En las últimas horas, un reportero de televisión ha sido apercibido por un policía local por llevar puesta esta insignia que defiende los derechos de la comunidad LGTBIQ+, los cuales siguen siendo pisoteados en el país que celebra la competición.

La comentarista de BBC Alex Scott desafía a la FIFA luciendo el brazalete arcoíris en la retransmisión del Mundial

La comentarista de BBC Alex Scott desafía a la FIFA luciendo el brazalete arcoíris en la retransmisión del Mundial

Hace unos días, la exfutbolista y comentarista deportiva de la BBC Alex Scott desafió a la FIFA, luciendo la banda con el lema One Love durante la retransmisión de un partido después de la prohibición de la organización a las selecciones de llevar a cabo este gesto reivindicativo.

La policía para a un reportero danés

Ahora ha sido otro periodista, en este caso el danés Jon Pagh, el que ha sufrido la represión qatarí ante las cámaras de televisión. El presentador fue interrumpido por dos agentes mientras grababa una pieza para un programa deportivo de la cadena TV2 Sport. Enseguida, le exigieron que se quitase el brazalete del arcoíris que llevaba puesto en su brazo izquierdo.

“Respeto que me lo estés diciendo, pero no puedo quitármelo. ¿Por qué no está permitido? ¿Es por los colores?”, les preguntó Pagh. “Sí”, asintió uno de los policías al tiempo que trataba de tapar la cámara para que no le enfocasen. “Es solo un amor. Es solo respetar a todo el mundo”, defendió el periodista.

“No fue un intento de provocar”

Pagh acabó viéndose obligado a quitarse la insignia para evitar que la cosa fuera a mayores, tal y como él mismo contó al periódico danés Tipbladet: “Creo que cuando estamos aquí abajo, debemos ser cuidadosos a la hora de hacer activismo, y debemos ser especialmente cuidadosos a la hora de provocar situaciones, pero no estaba en absoluto en mi mente que fuera a provocar nada”, declaró.

“Para mí no es política. Son los derechos humanos. Es una prenda de vestir que llevo y que en el mundo occidental y según todos los derechos humanos se me permite llevar. Espero de verdad que nadie se tome esto como un intento de provocar nada. Estamos en medio de la oscuridad, a 30 kilómetros en el desierto. No pensé ni por un segundo que esto pudiera ser un problema”, concluyó.

Cabe recordar que los capitanes de diversas selecciones europeas, como Inglaterra, Alemania, Gales, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos y Suiza, planeaban lucir esta tela arcoíris durante los partidos. No obstante, las amenazas de sanción por parte de la FIFA han hecho que se reconsiderase esta acción. Si bien las federaciones asumían las multas económicas que podría acarrear, las sanciones que podrían recibir los jugadores, que incluso podrían recibir tarjeta de forma automática, ha motivado que se echasen para atrás.

Etiquetas
stats