Análisis

Qué ha pasado para que se multipliquen los cambios de programación en TV

Los cambios en la programación han sido constantes este inicio de curso

Pedro Zárate


Este domingo 9 de octubre se cumplen tres meses de la entrada en vigor de la nueva Ley General de Comunicación Audiovisual (LGCA). Una nueva legislación que nació de la necesidad de actualizar el marco legal español a la normativa europea y, de paso, también al contexto actual de la industria televisiva, que en los últimos años ha cambiado mucho más rápido que las normas que la rigen.

Lo que la nueva Ley Audiovisual va a cambiar en nuestra televisión

Lo que la nueva Ley Audiovisual cambia en nuestra televisión

De hecho, la anterior LGCA databa del año 2010, una época en la que conceptos como “streaming” e “influencer” sonaban ajenos para la mayor parte del público. Ahora, sin embargo, el mundo audiovisual no se puede entender sin ellos, aunque la nueva ley vuelve a centrarse en la televisión lineal, que ya está experimentando algunos cambios con la nueva ley.

Uno de los más palpables, y que más afecta al espectador, es la posibilidad que tienen las cadenas de modificar su parrilla de un día para otro. La bien llamada 'contraprogramación', que en el pasado nos dejó jugadas de lo más reprochables, ahora es más real que nunca tras la supresión del artículo 6.2 de la anterior ley, en el que se podía leer lo siguiente:

“Todos [los espectadores] tienen el derecho a conocer la programación televisiva con una antelación suficiente, que en ningún caso será inferior a 3 días [...] La programación sólo podrá ser alterada por sucesos ajenos a la voluntad del prestador del servicio audiovisual o por acontecimientos sobrevenidos de interés informativo o de la programación en directo”.

La nueva normativa no recoge este punto, lo que significa que las cadenas de televisión no están obligadas a compartir su programación definitiva con tres días de antelación. Pueden publicar una versión muy aproximada, tal y como siguen haciendo, y luego cambiarla a última hora si lo consideran oportuno. Es decir, que un canal ya no tiene por qué anunciar el lunes la programación final que va a emitir el miércoles, como ocurría antes, sino que el lunes puede facilitar una parrilla y cambiarla a su gusto durante los días siguientes.

La antelación de tres días ha pasado, pues, a mejor vida. Ahora las cadenas cambian horarios y mueven programas con total libertad, lo que supone una ventaja para ellas, un problema para los rivales y un gran perjuicio para el espectador, que corre más riesgo que nunca de perderse sus formatos favoritos con tanta alteración de contenidos. Algo que ya está ocurriendo en este inicio de curso, donde la programación televisiva está experimentando más cambios de lo habitual y más repentinos que de costumbre por obra y gracia de las principales cadenas.

Telecinco y el mareo de programas

La cadena de Mediaset ha sido la que más ha modificado su parrilla en este primer mes de temporada. A veces respetando los tiempos de antaño, y otras recurriendo a los nuevos plazos marcados por Ley General de Comunicación Audiovisual, aunque siempre con el mismo objetivo: reflotar sus audiencias. Por ejemplo, nada más empezar septiembre, el canal anunció de un día para otro la emisión del segundo capítulo de En el nombre de Rocío en Viernes Deluxe, aunque el programa que más ha cambiado de planes ha sido Pesadilla en El Paraíso.

De hecho, el reality modificó la duración y reformuló los contenidos incluso antes de su estreno, en lo que fue un movimiento tan sorprendente como inédito por parte de Telecinco. Si nos limitamos solo a su programación, cabe señalar que la primera entrega se iba a emitir inicialmente entre las 21:55 y las 00:40 horas, pero tras los débiles estrenos de Got Talent 8 y En el nombre de Rocío esa misma semana, Telecinco decidió alargar el debut de su nuevo reality hasta las 01:45 horas para inflar su cuota. Y esto lo hizo con apenas un día de antelación, por lo que no podría haberlo hecho con la anterior ley.

Este cambio de última hora tuvo, a su vez, una víctima colateral. Nos referimos a la serie Blanca, cuyos últimos capítulos fueron anunciados para esa misma noche a las 00:40 horas, justo después de las galas de Pesadilla en El Paraíso. Sin embargo, al retrasar el reality su final, la ficción italiana se quedó sin espacio en la parrilla. Y así lleva desde entonces, pues sus dos últimos episodios no se han emitido todavía.

Lo que tampoco se emitió en su momento fue la primera entrega de access de Pesadilla, prevista para el lunes 12 de septiembre. El viernes 9, Telecinco informó de la supresión de la misma en beneficio de Got Talent, que ocuparía toda esa noche. Al menos hasta la madrugada del sábado 10, cuando Mediaset volvió a cambiar de planes informando que Pesadilla sí tendría su entrega en access, pero con un nuevo capítulo de En el nombre de Rocío a continuación. Al final, el canal no hizo ni una cosa ni la otra, pues ese mismo sábado volvió a modificar su parrilla. Esta vez para avanzar que solo la docuserie de Rocío Carrasco se enfrentaría al estreno de MasterChef Celebrity en La 1, como finalmente ocurrió. Es decir, que Telecinco alteró su programación tres veces en apenas 24 horas, algo impensable e imposible de hacer hace solo unos meses.

El último gran 'mareo' del canal para con su audiencia se produjo hace unos días. El lunes 26, Telecinco decidió mover Pesadilla en El Paraíso al jueves y La isla de las tentaciones 5 al miércoles para evitar que este último formato se enfrentara al estreno promocional en abierto de La novia gitana. Pero como después surgió la posibilidad de que Antena 3 lanzara el jueves Joaquín, el novato, que incluso había presentado esos días ante los medios, Telecinco dio marcha atrás y decidió mantener todo como estaba, dejando La isla de las tentaciones para el miércoles y Pesadilla en El Paraíso para el jueves tras 24 horas de desconcierto en los que Mediaset se guardó dos opciones de edición e, incluso, previno para ambos días al público y los colaboradores del reality campestre.

A la semana siguiente, en cambio, sí llevó a cabo este intercambio de realities para proteger las Tentaciones de la llegada del capitán del Betis.

La 1 aprovecha la ausencia de antelación

La cadena pública no ha realizado tantos cambios como Telecinco en estos primeros compases de curso, pero los que ha hecho casi siempre han sido aprovechando la nueva normativa de programación. El primer gran ejemplo lo encontramos en Hablando claro, el programa diario de actualidad presentado por Lourdes Maldonado y Marc Calderó, que de un día para otro adelantó su estreno del lunes 12 al sábado 10 para cubrir en directo el funeral de Isabel II.

Un par de semanas más tarde, La 1 aprovechó la retransmisión del partido Portugal-España para anunciar con solo 48 horas de antelación la fecha de estreno de Dúos increíbles, su gran apuesta de entretenimiento para esta temporada. La cadena pública, consciente de la millonaria audiencia que iba a tener el fútbol, esperó a la celebración del encuentro de la selección para dar la noticia y, con ella, suprimir de inmediato la emisión de la película Conspiración que había preparado para el jueves 29, día que finalmente acogió el debut del talent show musical.

Pero puestos a comentar, puede que el caso más extremo sea el de El comisario Montalbano. Las reposiciones de la serie italiana fueron la sorpresa del verano por el gran rendimiento ofrecido en La 2, donde ha seguido cosechando buenas cifras para la segunda cadena pública. Sonaba lógico, por tanto, que La 2 organizara una noche especial para el jueves 6 de octubre con la emisión de su capítulo final, tal y como anunció con días de antelación. Sin embargo, TVE dio la sorpresa solo unas horas antes del evento al arrebatar el capítulo final a La 2 y dárselo a La 1, que lo emitirá este próximo martes 11.

Además, Lazos de sangre comunicó un martes que cambiaba la noche de los miércoles por la tarde de los domingos a partir de esta misma semana. Un sorprendente giro de guion que, como los anteriores, tampoco se hubiera dado con la anterior legislación audiovisual.

Antena 3 y el cambio de 'La esposa'

La cadena de Atresmedia no ha movido tanto ni de manera tan repentina su parrilla, pues su cómodo liderazgo le está permitiendo afrontar este inicio de temporada con mayor tranquilidad. Esto tampoco significa que esté haciendo gala de una total inacción, pues en este primer mes de curso también ha modificado sus propios planes en beneficio propio o perjuicio de la competencia.

El caso más evidente es el de la miniserie italiana La esposa, para la que anunció una estrategia de programación diferente a la que terminó llevando a cabo. En un principio, Antena 3 iba a emitirla en tres jueves diferentes a partir del 15 de septiembre. Sin embargo, un par de días más tarde la cadena optó por desdoblar su estreno en dos noches diferentes (miércoles 14 y jueves 15).

Al ser una miniserie de solo tres episodios cabía la posibilidad de que este desdoblamiento se limitara a la semana de su debut, ocupando a la siguiente solo una noche en parrilla y cumpliendo con las “tres noches únicas” prometidas. Pero no fue el caso, ya que Antena 3 también desdobló su final, por lo que las tres emisiones en jueves consecutivos se convirtieron en cuatro repartidas en dos semanas e involucrando también al miércoles en su emisión.

Etiquetas
stats