Especial

Raquel Meroño y otras carreras relanzadas o impulsadas tras participar en un concurso de TV

Raquel Meroño, al ganar 'MasterChef Celebrity 5'

Redacción

Hasta hace no tanto tiempo seguía existiendo una especie de "miedo" entre los famosos que aceptaban participar en un concurso televisivo. Un "estigma" que en parte se sigue manteniendo a la hora de formar parte de realities de Mediaset, pero que en otros formatos tipo talent en TVE o de entretenimiento para Atresmedia sí que parece totalmente superado.

Raquel Meroño cumple su deseo tras ganar 'MasterChef Celebrity': vuelve a una serie de TV

Raquel Meroño cumple su deseo tras ganar 'MasterChef Celebrity': vuelve a una serie de TV

Formatos como MasterChef Celebrity en La 1, o cástings como los de Mask Singer y Tu cara me suena en Antena 3, demuestran que los famosos han perdido el miedo a sumarse a este tipo de aventuras televisivas, tras repetirse ejemplos de cómo mostrar otra cara al público mejora su imagen y hasta potencia sus cachés. Y sin duda en otro tono, es algo que también han logrado Supervivientes y GH VIP en Telecinco.

El último y más claro ejemplo es el de Raquel Meroño. La actriz, que alcanzó la fama en los 90 con Al salir de clase, no lograba regresar a una serie actual. Participó en MasterChef Celebrity 5, y tras ganarlo, reconoció al ser entrevistada por verTele: "A nivel profesional, sería el mayor regalo que MasterChef Celebrity me dé la oportunidad de volver a la tele. Y sobre todo haciendo algo de ficción, que es lo que me encantaría que sucediese. Es lo que quiero".

Dicho y hecho. Como adelantamos este mismo martes, Meroño ha cumplido su sueño: ha fichado por la serie Servir y Proteger que emite diariamente La 1 de TVE, en la que encarnará el papel de Martina Salvador, la dueña de la nueva inmobiliaria del barrio que regenta junto a su marido en la ficción, el actor Fernando Soto (La casa de papel).

El de Raquel Meroño no es más que, como decimos, el último ejemplo que demuestra que participar en un concurso puede relanzar una carrera televisiva. Rememorando sólo los últimos años, seguro que se vienen a la cabeza otros nombres:

· Carlos Lozano: El que fuera presentador estrella de TVE, a cargo incluso de Operación Triunfo, permanecía casi desaparecido televisivivamente hasta que en el año 2014 aceptó participar en GH VIP 4. Su imagen en el reality convenció a la audiencia (fue segundo finalista) y sobre todo a Mediaset, que confió en él para volver a la pequeña pantalla como presentador de Granjero busca esposa. Por ese motivo, antes de la final ya declaró en una rueda de prensa "yo ya he ganado", refiriéndose a su regreso a la TV.

Su arreglada relación con el grupo de comunicación privado le llevó a participar en otros muchos programas de la casa como GH 17: El Debate, Mad in Spain, Sálvame, GH VIP 6 y especialmente como concursante en Supervivientes 2019. Pero lo que arregló GH VIP 4 lo estropeó el reality de supervivencia, tras el cual no ha vuelto a tener presencia televisiva, y se ha convertido en un objetivo habitual de la cadena en Sálvame.

· Alonso Caparrós: Con una trayectoria similar a la de Carlos Lozano, Alonso Caparrós también fue uno de los presentadores estrella de Antena 3, con formatos como Furor o La isla de los famosos, el germen del actual Supervivientes. E igualmente, su carrera televisiva que seguía una línea más secundaria en los últimos años volvió al primer plano nacional tras participar el año 2017 en GH VIP 5.

Aunque en su caso no pareció gustar a la audiencia (fue el tercer expulsado), sí le valió para ganarse la confianza de Mediaset. Desde entonces ha participado en Ven a cenar conmigo y en La última cena, pero sobre todo ha llegado a presentar Sálvame como sustituto, y a ser colaborador del mismo programa de tarde, de su versión Deluxe, de El debate de las tentaciones e incluso de Rocío, contar la verdad para seguir viva. Su idilio con el grupo sigue adelante, tras confesar partes duras de su vida privada.

· Agustín Bravo: En su caso no puede decirse que su carrera se hubiera detenido, pero televisivamente hablando sí estaba más apartado de la primera plana y centrado en su faceta radiofónica en la Cadena Cope. Después de ser uno de los presentadores más cotizados en los 90 y la década de los 2000, con formatos en Telecinco, Antena 3 y varias autonómicas, en este mismo año 2021 aceptó participar en Supervivientes.

El efecto fue casi inmediato: tras convertirse en el cuarto expulsado de la edición el 20 de mayo, y cuando el reality aún se seguía emitiendo, comenzó a presentar un remodelado Está pasando en las tardes de Telemadrid el 14 de junio, junto a Tania Garralda. Por desgracia para él, igual de rápido que volvió a la televisión como presentador, los cambios en la cadena pública madrileña tras hacerse con el poder el PP de Ayuso y situar a José Antonio Sánchez como administrador provisional provocaron que el programa fuese cancelado menos de dos meses después.

Otras carreras que recibieron un impulso

Raquel Meroño, Carlos Lozano, Alonso Caparrós y Agustín Bravo son cuatro de los últimos ejemplos de cómo aceptar participar en un concurso, de un tipo u otro, puede hacer que una carrera televisiva que parecía aparcada o minimizada se relance gracias a la exposición mediática. Con matices distintos, hay otros que también consiguieron impulsar aún más sus carreras televisivas.

Por ejemplo Tamara Falcó, que después de proclamarse ganadora de MasterChef Celebrity 4 dio el salto televisivo como copresentadora de Cocina al punto con Peña y Tamara, colaboradora de El Hormiguero, y juez de El Desafío. Con mucha más experiencia en la pequeña pantalla, Boris Izaguirre llevaba años sin presentar un formato hasta que participó en MasterChef Celebrity 3 y tras ello condujo Sí, quiero ese vestido en DKiss y sobre todo se puso al frente de Prodigios y de Lazos de Sangre en TVE, en los que sigue. De hecho, en el talent infantil coincide con Paula Prendes, que también tras participar en MasterChef Celebrity 3 se asentó en TVE como actriz en Servir y Proteger y recuperando su faceta de presentadora en Prodigios.

El caso de Josie también es un buen ejemplo, ya que después de un tiempo destacando como colaborador de Zapeando y estilista de Pedroche en las Campanadas, se convirtió en la revelación de MasterChef Celebrity 5 y TVE le probó en un pequeño formato como Navidades Rasé. Su gran tirón de audiencia hará que muy pronto le veamos en prime time como asesor estrella de Veo cómo cantas, el I Can See Your Voice español de Antena 3.

Y para concluir, un personaje paradigmático de esta situación es Gloria Camila, sobre todo para aquellos que piensan que después de participar en un reality ya no hay nada más que el "universo Mediaset". Famosa desde que nació por ser hija de Rocío Jurado y José Ortega Cano, comenzó en televisión en Mujeres y hombres y viceversa y en 2017 aceptó ser concursante de Supervivientes. Tras ejercer como reportera en Volverte a ver, y participar en Ven a cenar conmigo: Gourmet edition; hace apenas unos meses aparcó sus apariciones televisivas para probar su carrera como actriz (no sin polémica) en la serie diaria de La 1 de TVE Dos vidas, en la que se mantiene.

Todos ellos son sólo algunos nombres, algunos ejemplos, de cómo participar en un concurso de cualquier tipo puede relanzar o impulsar una carrera televisivo. Ejemplos en los que ojalá piensen los famosos a la hora de valorar si sumarse a un cásting de cualquiera de ellos, para que así los espectadores podamos seguir disfrutando de sus peripecias.

Etiquetas