Análisis

El riesgo de Telecinco al apostar más por el culebrón Antonio David-Marta Riesco que por 'Secret Story'

La inacabable “rueda de realities” de Mediaset inició el pasado jueves una nueva vuelta con el estreno de Secret Story en su primera versión con anónimos, poco después de cerrar la de famosos y cuando aún se despide La isla de las Tentaciones 4. El reality ya ha ofrecido una gala (jueves) y un debate (domingo), con buenas sensaciones en cuanto a opiniones, pero peor recepción de audiencia de la esperada. Y esta primera semana no podrá asentarse con normalidad en el prime time de Telecinco a causa del fútbol, por lo que tendrá que cambiar sus días de gala a la espera de que la próxima semana sí ocupe ya a priori los martes (con Sandra Barneda), seguro los jueves (con Carlos Sobera) y también seguro los domingos (el Debate con Toñi Moreno).

Telecinco vuelve a dar voz a Antonio David Flores, entrevistado en 'Viva la vida'

Saber más

Al mismo tiempo, y aunque no parezca tener relación con el reality, se ha desatado un nuevo culebrón en torno a Antonio David Flores, por su anunciada relación con Marta Riesco (reportera de El programa de AR), que los programas de Telecinco están explotando convirtiéndolo en su tema principal de cada día sobre todo con la participación como colaboradora de Rocío Flores en el matinal, que también ha recibido la llamada en directo de Olga Moreno, siendo de nuevo todos ellos absolutos protagonistas en Sálvame.

El caso es que, en el ecosistema de Telecinco, en el que sus temas se retroalimentan mañana, tarde y noche; esta coincidencia puede afectar al rendimiento de Secret Story.

La estrategia habitual de Telecinco con sus realities

Ya hemos explicado en otras ocasiones la importancia de los realities para la cadena principal de Mediaset, explicando que no sólo radica en sus datos en prime time, sino sobre todo en su capacidad para crear y luego nutrir de contenidos al resto de programas de su parrilla. La pescadilla que se muerde la cola: los programas diarios hablan de los realities y les hacen ganar interés para sus galas, y a la vez los realities aportan contenidos a los programas diarios y les hacen ganar interés con su seguimiento. Un esquema que lleva 20 años siendo un éxito para Telecinco.

Sin embargo, este Secret Story es con anónimos. Y eso provoca que los programas diarios, de entrada, no puedan hablar de sus participantes dando por hecho que se les conoce. De ahí la reticencia de Telecinco estos años con los anónimos, y su apuesta clara por los famosos que rompió La isla de las Tentaciones demostrando que quizás era más cuestión de los formatos. Un reality con anónimos puede darle a Telecinco buenas audiencias en prime time (lo ha demostrado Tentaciones, de momento no Secret Story), pero no puede trasladarse a sus programas diarios de la misma forma, o al menos no de manera inmediata como sí pasa con los famosos.

¿Cómo actúa Telecinco? Pues intenta convertir en “personajes” propios y conocidos a esos participantes anónimos. Pero no sólo a ellos. Habitualmente, Mediaset despliega su innegable músculo diario para retroalimentar su universo de programación y transformar rápidamente a los anónimos en famosos. De esa forma puede integrarlos como otros personajes más y hablar de ellos en El programa de AR, en Sálvame, en Viva la vida...

Para ello recurre no sólo a lo que pasa en la casa, sino igualmente a sus vidas previas y a gente de sus entornos que pueda dar juego en los platós... e incluso sumarse a ese universo. Tres ejemplos conocidos y recientes son los de Elena Rodríguez (madre de Adara), Lucía Pariente (madre de Alba Carrillo), y Maite (tía de Fani Carbajo). En la actualidad ya destaca Jonathan, el hermano de Cora que participa en Secret Story, y que ya ha visitado Viva la vida y Sálvame, además de ser protagonista en el resto de programas. Es decir, es una táctica habitual en Telecinco tanto “a priori”, cuando el reality se está emitiendo, como “a posteriori”, cuando esos personajes creados fuera de la casa entran a su universo e incluso a la “rueda de realities”, lo que amplía los protagonistas de Mediaset como ha pasado con Fani.

El culebrón de Antonio David marca la pauta

¿Que está ocurriendo esta vez con Secret Story? Pues que hay otra historia que le está dando más audiencia y más morbo a Telecinco, como es el culebrón de Antonio David Flores con Marta Riesco. Por eso Telecinco no ha dudado en volver a dar voz a Antonio David entrevistándole en Viva la vida, pese al recordado alegato de Carlota Corredera al comunicar su despido (que más tarde ha sido declarado nulo) en el que ejerció de portavoz del grupo para comunicar que “Mediaset ha hecho extensiva esta medida también al resto de programas del grupo audiovisual”.

Sálvame, de forma indirecta, también lleva días hablando e informando sobre Antonio David, Olga Moreno, Marta Riesco y Rocío Flores. Y especialmente El programa de AR tampoco está dudando en contar con Marta Riesco y en alargar y explotar al máximo la intervención de la hija, Rocío Flores, que fichó por el programa en principio sólo para hablar de Supervivientes, pero desde hace tiempo ya es una colaboradora más y comenta siempre aspectos de su vida privada. Como una imagen vale más que mil palabras, así lucía este lunes la página web de El programa de AR, con hasta siete vídeo-noticias dedicadas al tema:

Esta predilección por el culebrón repercute en la habitual táctica de Mediaset, puesto que el seguimiento a Antonio David, que incluso está haciendo que la docuserie de Julián Muñoz pase más inadvertida de lo que se podía esperar en sus contenidos, está arrinconando los minutos dedicados a Secret Story, y por lo tanto impidiendo que sus concursantes se conviertan rápidamente en personajes de su universo. Dicho de otro modo, está provocando que se rompa ese círculo de retroalimentación entre el reality y el resto de los programas diarios.

A corto plazo no parece que sea una decisión equivocada en términos de audiencias, a la vista de que Secret Story tampoco ha llegado arrasando. Y a medio plazo, no parece que el culebrón de Antonio David vaya a deshincharse, por lo que seguramente podrán seguir adelante con él. Pero a largo plazo (y en esta valoración hay que tener en cuenta que Secret Story es un formato planteado para ocupar tres-cuatro meses en Telecinco), si la pata de Antonio David falla, quizás la cadena se encuentre con que la pata del reality también está coja porque sus participantes no han tenido espacio para convertirse en personajes por sí mismos.

Telecinco es una cadena que en buena medida vive de su propia retroalimentación, como hemos analizado. Y al mismo tiempo, su actualidad está marcada por el cambio de tendencia en las audiencias que le impulsa a apretar más su estrategia cortoplacista y así poder superar a Antena 3, enfrentando dos modelos muy diferentes entre cantidad y calidad.

La elección por el culebrón de Antonio David en lugar de Secret Story como suele ser habitual obedece a esa necesidad de audiencia a corto plazo. Pero al mismo tiempo puede afectar tanto a sus programas diarios (por no recibir ni crear expectación en torno al reality) como al mismo Secret Story (si el resto de la parrilla no logra movilizar a la audiencia y hacer que se interese por él) a medio-largo plazo. De momento, es el culebrón de Antonio David, Marta Riesco, Rocío Flores y Olga Moreno el que marca la pauta, y no Secret Story. Telecinco se encomienda a él para recortar las nueve décimas de diferencia (13.5%-12.6%) que Antena 3 tiene de ventaja en este enero.

La inacabable “rueda de realities” de Mediaset inició el pasado jueves una nueva vuelta con el estreno de Secret Story en su primera versión con anónimos, poco después de cerrar la de famosos y cuando aún se despide La isla de las Tentaciones 4. El reality ya ha ofrecido una gala (jueves) y un debate (domingo), con buenas sensaciones en cuanto a opiniones, pero peor recepción de audiencia de la esperada. Y esta primera semana no podrá asentarse con normalidad en el prime time de Telecinco a causa del fútbol, por lo que tendrá que cambiar sus días de gala a la espera de que la próxima semana sí ocupe ya a priori los martes (con Sandra Barneda), seguro los jueves (con Carlos Sobera) y también seguro los domingos (el Debate con Toñi Moreno).

Telecinco vuelve a dar voz a Antonio David Flores, entrevistado en 'Viva la vida'

Saber más

Al mismo tiempo, y aunque no parezca tener relación con el reality, se ha desatado un nuevo culebrón en torno a Antonio David Flores, por su anunciada relación con Marta Riesco (reportera de El programa de AR), que los programas de Telecinco están explotando convirtiéndolo en su tema principal de cada día sobre todo con la participación como colaboradora de Rocío Flores en el matinal, que también ha recibido la llamada en directo de Olga Moreno, siendo de nuevo todos ellos absolutos protagonistas en Sálvame.

El caso es que, en el ecosistema de Telecinco, en el que sus temas se retroalimentan mañana, tarde y noche; esta coincidencia puede afectar al rendimiento de Secret Story.

La estrategia habitual de Telecinco con sus realities

Ya hemos explicado en otras ocasiones la importancia de los realities para la cadena principal de Mediaset, explicando que no sólo radica en sus datos en prime time, sino sobre todo en su capacidad para crear y luego nutrir de contenidos al resto de programas de su parrilla. La pescadilla que se muerde la cola: los programas diarios hablan de los realities y les hacen ganar interés para sus galas, y a la vez los realities aportan contenidos a los programas diarios y les hacen ganar interés con su seguimiento. Un esquema que lleva 20 años siendo un éxito para Telecinco.

Sin embargo, este Secret Story es con anónimos. Y eso provoca que los programas diarios, de entrada, no puedan hablar de sus participantes dando por hecho que se les conoce. De ahí la reticencia de Telecinco estos años con los anónimos, y su apuesta clara por los famosos que rompió La isla de las Tentaciones demostrando que quizás era más cuestión de los formatos. Un reality con anónimos puede darle a Telecinco buenas audiencias en prime time (lo ha demostrado Tentaciones, de momento no Secret Story), pero no puede trasladarse a sus programas diarios de la misma forma, o al menos no de manera inmediata como sí pasa con los famosos.

¿Cómo actúa Telecinco? Pues intenta convertir en “personajes” propios y conocidos a esos participantes anónimos. Pero no sólo a ellos. Habitualmente, Mediaset despliega su innegable músculo diario para retroalimentar su universo de programación y transformar rápidamente a los anónimos en famosos. De esa forma puede integrarlos como otros personajes más y hablar de ellos en El programa de AR, en Sálvame, en Viva la vida...

Para ello recurre no sólo a lo que pasa en la casa, sino igualmente a sus vidas previas y a gente de sus entornos que pueda dar juego en los platós... e incluso sumarse a ese universo. Tres ejemplos conocidos y recientes son los de Elena Rodríguez (madre de Adara), Lucía Pariente (madre de Alba Carrillo), y Maite (tía de Fani Carbajo). En la actualidad ya destaca Jonathan, el hermano de Cora que participa en Secret Story, y que ya ha visitado Viva la vida y Sálvame, además de ser protagonista en el resto de programas. Es decir, es una táctica habitual en Telecinco tanto “a priori”, cuando el reality se está emitiendo, como “a posteriori”, cuando esos personajes creados fuera de la casa entran a su universo e incluso a la “rueda de realities”, lo que amplía los protagonistas de Mediaset como ha pasado con Fani.

El culebrón de Antonio David marca la pauta

¿Que está ocurriendo esta vez con Secret Story? Pues que hay otra historia que le está dando más audiencia y más morbo a Telecinco, como es el culebrón de Antonio David Flores con Marta Riesco. Por eso Telecinco no ha dudado en volver a dar voz a Antonio David entrevistándole en Viva la vida, pese al recordado alegato de Carlota Corredera al comunicar su despido (que más tarde ha sido declarado nulo) en el que ejerció de portavoz del grupo para comunicar que “Mediaset ha hecho extensiva esta medida también al resto de programas del grupo audiovisual”.

Sálvame, de forma indirecta, también lleva días hablando e informando sobre Antonio David, Olga Moreno, Marta Riesco y Rocío Flores. Y especialmente El programa de AR tampoco está dudando en contar con Marta Riesco y en alargar y explotar al máximo la intervención de la hija, Rocío Flores, que fichó por el programa en principio sólo para hablar de Supervivientes, pero desde hace tiempo ya es una colaboradora más y comenta siempre aspectos de su vida privada. Como una imagen vale más que mil palabras, así lucía este lunes la página web de El programa de AR, con hasta siete vídeo-noticias dedicadas al tema:

Esta predilección por el culebrón repercute en la habitual táctica de Mediaset, puesto que el seguimiento a Antonio David, que incluso está haciendo que la docuserie de Julián Muñoz pase más inadvertida de lo que se podía esperar en sus contenidos, está arrinconando los minutos dedicados a Secret Story, y por lo tanto impidiendo que sus concursantes se conviertan rápidamente en personajes de su universo. Dicho de otro modo, está provocando que se rompa ese círculo de retroalimentación entre el reality y el resto de los programas diarios.

A corto plazo no parece que sea una decisión equivocada en términos de audiencias, a la vista de que Secret Story tampoco ha llegado arrasando. Y a medio plazo, no parece que el culebrón de Antonio David vaya a deshincharse, por lo que seguramente podrán seguir adelante con él. Pero a largo plazo (y en esta valoración hay que tener en cuenta que Secret Story es un formato planteado para ocupar tres-cuatro meses en Telecinco), si la pata de Antonio David falla, quizás la cadena se encuentre con que la pata del reality también está coja porque sus participantes no han tenido espacio para convertirse en personajes por sí mismos.

Telecinco es una cadena que en buena medida vive de su propia retroalimentación, como hemos analizado. Y al mismo tiempo, su actualidad está marcada por el cambio de tendencia en las audiencias que le impulsa a apretar más su estrategia cortoplacista y así poder superar a Antena 3, enfrentando dos modelos muy diferentes entre cantidad y calidad.

La elección por el culebrón de Antonio David en lugar de Secret Story como suele ser habitual obedece a esa necesidad de audiencia a corto plazo. Pero al mismo tiempo puede afectar tanto a sus programas diarios (por no recibir ni crear expectación en torno al reality) como al mismo Secret Story (si el resto de la parrilla no logra movilizar a la audiencia y hacer que se interese por él) a medio-largo plazo. De momento, es el culebrón de Antonio David, Marta Riesco, Rocío Flores y Olga Moreno el que marca la pauta, y no Secret Story. Telecinco se encomienda a él para recortar las nueve décimas de diferencia (13.5%-12.6%) que Antena 3 tiene de ventaja en este enero.

La inacabable “rueda de realities” de Mediaset inició el pasado jueves una nueva vuelta con el estreno de Secret Story en su primera versión con anónimos, poco después de cerrar la de famosos y cuando aún se despide La isla de las Tentaciones 4. El reality ya ha ofrecido una gala (jueves) y un debate (domingo), con buenas sensaciones en cuanto a opiniones, pero peor recepción de audiencia de la esperada. Y esta primera semana no podrá asentarse con normalidad en el prime time de Telecinco a causa del fútbol, por lo que tendrá que cambiar sus días de gala a la espera de que la próxima semana sí ocupe ya a priori los martes (con Sandra Barneda), seguro los jueves (con Carlos Sobera) y también seguro los domingos (el Debate con Toñi Moreno).

Telecinco vuelve a dar voz a Antonio David Flores, entrevistado en 'Viva la vida'

Saber más

Al mismo tiempo, y aunque no parezca tener relación con el reality, se ha desatado un nuevo culebrón en torno a Antonio David Flores, por su anunciada relación con Marta Riesco (reportera de El programa de AR), que los programas de Telecinco están explotando convirtiéndolo en su tema principal de cada día sobre todo con la participación como colaboradora de Rocío Flores en el matinal, que también ha recibido la llamada en directo de Olga Moreno, siendo de nuevo todos ellos absolutos protagonistas en Sálvame.