Crónica de la gala 8

'Secret Story' celebró Halloween con el regreso del Súper, la expulsión de un 'mueble' y dos nominados inesperados

Cristina Porta en el Halloween de 'Secret Story'

Paula Hergar


Secret Story celebró su noche de Halloween con dos túneles del terror personalizados para cada concursante, con actores y decorados preparados para la ocasión que cumplieron su objetivo al asustar a todos los que pasaron por ellos.

La familia de Julen, contra 'Secret Story' por el excesivo protagonismo de Adara: "Nos parece una falta de respeto"

La familia de Julen, contra 'Secret Story' por el excesivo protagonismo de Adara: "Nos parece una falta de respeto"

Jorge Javier Vázquez también apareció disfrazado de bruja, con un sombrero, tacones y una peluca negra de media melena que algunos dijeron que estaba inspirada en Ana Rosa Quintana.

“Quiero aclarar que hoy no está presentando ella”, bromeó el presentador a sabiendas de lo que decían las redes sobre sus parecidos razonables.

Gritos de Adara y Cristina, arcadas de los Gemeliers y la voz del Súper

Luis Rollán, Luca, Adara y Sandra fueron entrando individualmente en el túnel del terror ambientado en su propio funeral. Los gritos de Adara aún retumban en los pasillos de Mediaset, sus “madre mía” se repitieron hasta en los eco de las canciones de los enanos.

Jorge Javier aprovechó la aparición de una de las niñas del túnel del terror, que hacía de Carrie, para hacer un guiño a la faceta profesional de Rábago con el PP: “Esa es la niña de Rajoy”, dijo el presentador, y ella contestó: “Yo soy más de Aznar, ya lo sabes”.

Mientras, Cynthia, Isabel Rábago, Cristina y los Gemeliers volvieron a la escuela del miedo, rebozándose en puré de patata y sangre. Cristina también fue una de las más histéricas del recorrido, rozando el ataque de ansiedad.

A todos les propusieron comerse sesos, sin escupirlos, para lograr 6 puntos en sus nominaciones. Reto que aceptaron Julen, Sandra, Cristina, Isabel y los Gemeliers. Solo que estos últimos lo intentaron sin éxito, ya que acabaron con arcadas y uno de ellos vomintando.

Pero lo más aplaudido de la noche fue el retorno del Súper. Durante toda la edición, la voz de una mujer era la que había estado acompañando a los concursantes, hasta esta entrega en la que volvió el icónico Floren Abad, la voz de Gran Hermano, solo por una noche. Como también regresó Payasín, en un guiño que algunos entendieron como el retorno cada vez más cercano del formato.

Canales: “Tengo mejores cosas que hacer fuera”

Tras sufrir el túnel del terror en el que vivieron su propio funeral, Julen y Canales escucharon abrazados desde un ataúd la decisión de la audiencia: “El público ha decidido que debe salir de la Casa de los Secretos: Canales”.

Al escuchar la noticia, el torero confesaba lo que sentía: “Estoy contento, me gusta pensar que fuera tengo otras cosas más importantes que hacer. Y Julen tiene una historia de amor aquí dentro que se merece seguir disfrutando”. Su compañero agradeció las palabras: “Gracias a él no he perdido la cabeza aquí dentro y sus hijos tienen motivos para estar orgullosos de él”.

Poco tiempo le quedó a Canales para hacer balance de su concurso al llegar a plató. “Pero lo harás el domingo porque tienes plancha”, le advirtió Jorge Javier al torero, que aceptó resignado.

Gemeliers, nominados por primera vez

En el momento de las nominaciones, los concursantes ya se habían duchado y puesto cómodos tras el terror. Todos ellos dieron sus respectivos puntos pero se llevaron un tartazo final.

Algunos con 6 puntos extra y otros no, los nominados de la semana acabaron siendo Cynthia y Adara, y por primera vez se estrenaron en la lista los Gemeliers.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats