Crónica de la entrega en Telecinco

'Secret Story' desequilibró a Adara con su padre y dos ex, y dejó la expulsión entre dos hombres

Adara, en la Cuenta Atrás de 'Secret Story'

La nueva entrega de Secret Story: Cuenta Atrás tuvo como protagonista casi absoluta a Adara Molinero. Mientras el resto de la casa estuvo escondida horas en una sala, ella mantuvo el interés de la audiencia con varios frentes abiertos.

Lara Álvarez bailó el 'Single Ladies' en 'Secret Story' y aclaró la polémica acusación de "tongo" por los porcentajes

Lara Álvarez bailó el 'Single Ladies' en 'Secret Story' y aclaró la polémica acusación de "tongo" por los porcentajes

Primero tuvo la llamada de su padre, con el que no se habla desde hace dos años. Después vio cómo Gianmarco - su expareja- entraba a la casa para reencontrarse con su hermano y... con ella. Seguidamente, leyó un mensaje de Rodri - con el que rompió poco antes de entrar al reality- y acabó con un enfrentamiento con Cristina.

El foco directo a la azafata, dejó poco tiempo más para la curva de la vida de Luca y la salvación de Sandra Pica de la lista de nominados. Dejando la expulsión, únicamente entre Julen y Canales.

Adara habló con su padre, dos años después de romper su relación

Tras el mensaje de Lucía Pariente a Adara, sobre reconciliarse con su padre, el programa logró que este llamara por teléfono para hablar con su hija. Pero antes, Sobera quiso saber la versión de la concursante sobre el distanciamiento con su progenitor:

"En el otro programa, cuando me enamoré y me separé, él para mí se posicionó con la otra parte (Hugo). Entendía a la que era mi pareja en aquel momento. Yo me estaba separando, necesitaba a mi padre. No sé si lo hice bien o mal, pero lo hice como pude y como supe. Pero necesitaba a mi padre. En ese momento dije cosas que no... que seguramente me dolieron más que a mí", reveló entre lágrimas.

Y añadió: "No puedo evitar quererle muchísimo. Siempre ha sido mi referente. Sentía auténtica devoción por él, entonces sentir eso por una persona y que pase esto... ha sido muy doloroso para mí. Cada día, es una herida que llevo dentro". En cuanto a la forma de resolverlo: "Los dos somos muy radicales, muy cabezotas... nos parecemos mucho. Me da miedo su reacción, que me hagan daño sus palabras".

Momento en el que el presentador dio paso a Jesús Molinero, el padre, que estaba al otro lado del teléfono: "Esto ha llegado a un punto que tenemos que redirigirlo. Yo no me posicioné con Hugo. Lo defendí por las razones que tú sabes pero en ningún momento dejé de posicionarme contigo. Tú fuiste la que cortaste la relación. A mí siempre me has tenido. A lo mejor es un tema que tenemos que hablar..." dijo ante la cara gélida de Adara.

Sobera interrumpió: "Jesús, un consejo con todo el amor del mundo. Creo que sería bonito que le dijeras algo bonito a tu hija de cara al futuro, aprovechad el momento, que puede ser hermosísimo, para encontraros como padre y como hija, sin reproches de quién ha sido". Pero aún así, el padre no se ablandó: "Mi hija ha sido lo más grande en mi vida, teníamos una relacón súper cercana y cerrada pero hay cosas que no entiende y chocamos. Ella sabe que me llama y me tiene para lo que quiera. A mí me duele muchísimo estar 2 años sin hablarme con mi hija, y no ver a mi nieto en dos años".

Al colgar, Adara sí que echó de menos algo más de conciliación en sus palabras, pero admitió lo siguiente: "Si él quiere hablaremos. Es un gran paso. Tendríamos que tener una conversación con empatía".

El mensaje de Rodri a Adara: "La quiero con locura"

Seguidamente, el programa anunció a Adara que tenían un nuevo mensaje de Rodri para ella. El anterior la había dejado fría, y es que era simplemente, una publicación para apoyarla en la nominación. Por lo que él había querido enmendar la confusión.

Pero antes, le preguntaron si ella quería leerlo porque el de la otra vez le había hecho daño. "Estoy entre comerme la cabeza o seguir adelante", dudó. Para acabar decidiendo: "Que sea lo que tenga que ser" y pidió que se lo pusieran.

Ella misma leyó las palabras de Rodri: "El mensaje que han mostrado hoy lo puse en mis redes sociales mostrando mi apoyo a Adara en este concurso. Quería que ella supiese que no me fui. La protagonista es Adara y yo no quiero inferir en su concurso y en su experiencia. Simplemente he querido transmitir mi apoyo a una persona a la que quiero con locura y que, pase lo que pase en un futuro, es alguien que tengo presente todos los días. Estoy con ella al 200% aunque no me sienta en un plató de TV. Yo solo quería que ella tuviese claro que estoy aquí y si estoy aquí es por algo. La veo todos los días y no me olvido ni me olvidaré de ella. Este mensaje sí lo podéis poner, y sí, es para ella".

La conclusión que sacó es que le quiere y "sé que él a mí, pero hacen falta más cosas fuera". Al ser preguntada por lo que quería saber: "Si ha cambiado algo en la última conversación que tuvimos. No sé si soy masoca o me dejo llevar por el corazón", respondió.

Adara vs Cristina, ¿quién está en lo cierto?

Aún le quedaban más "rounds" a Adara y la mandaron a la sala de la verdad, donde se encontró con Cristina. Les pusieron a ambas vídeos de las últimas horas en las que la azafata se quejaba de que la periodista no le hablaba y no entendía la razón.

Cristina explicó que no tenía ningún problema con su amiga, que había pasado un mal día por estar en "modo mujer" pero que su actitud en cuanto a ella era la misma: "Si crees que quiero un enfrentamiento silencioso es que no eres mi amiga", le dijo.

Mientras que Adara seguía convencida de que había algo oculto en Cristina que no quería revelarle. "Menos mal que está el 24 horas para que la gente vea que tengo razón", sentenció.

La curva de la vida de Luca: bullying y trauma con el fútbol

Luca dibujó su curva de la vida empezando por una infancia feliz y el nacimiento de su hermano, Gianmarco: "Es el mejor regalo que me hicieron mis padres". Más tarde, en el instituto: "Me salió una enfermedad de la piel, pero mis padres me enseñaron que había que tener vergüenza de otras cosas. En la escuela sufrí bullying porque era un poco gordito y por eso intento estar lejos de cualquier situación agresiva".

Su sueño siempre fue ser futbolista pero se truncó: "Tuvo una lesión y tengo que aparcar mi carrera en el futbol a los 18. Tengo que empezar de nuevo toda mi vida, empiezo a estudiar lo que me gustaba. La escuela me salvó y entré a la universidad para estudiar odontología".

Para más tarde, "empezar a trabajar en los medios, pero como forma de pagarme mis estudios. En 2017 empiezo una relación muy bonita y me rompió el corazón acabarla. Así llegaba al reality, totalmente destrozado", confesó.

Sobera le preguntó por su corazón a día de hoy y él, sin mencionar a Cristina, le fue totalmente sincero: "Para arreglar un corazón necesitamos tiempo. Ahora estoy disfrutando de todo, intento no pensar en muchas cosas. Mi mente vuelve a ella a veces, decir lo contrario sería mentir. Creo que antes se tiene que arreglar un corazón para entregarlo a otro, porque nadie quiere un corazón roto".

Gianmarco en la casa y su reencuentro con Luca

Gianmarco volvía a la casa para reencontrarse con su hermano. En una vivienda en la que se había enamorado de Adara dos años atrás. Sobre ello le preguntó Sobera en una charla que también escuchó ella. "Aquí nos dimos el pimer beso con Adara, aquí empezó todo", decía señalando el vestidor.

También recordó cómo había sido sus inicios en España y la relación con ella: "Lo que viví aquí fue algo maravilloso, fue bello e importante. No lo voy a despreciar". Palabras que ella escuchó con una sonrisa.

Minutos después se reencontraba con Luca. Ambos se abrazaban y reían de emoción. Gianmarco le dejaba unos consejos para s concurso: "Sigue así, me encanta cómo lo estás haciendo. Hablas increíble el idioma. Eres 100% tú y lo estás haciendo genial".

Mientras el concursante le preguntaba por todo lo de fuera y le repetía que era su mejor regalo, la visita.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats