Crónica de la gala 12 en Telecinco

'Secret Story' expulsó a Frigenti y desenmascaró a las parejas con sus nominaciones

Paula Hergar

La gala 12 de Secret Story expulsó por segunda vez a Miguel Frigenti de su casa de los secretos. Se marchaba tras unas votaciones muy ajustadas y unos últimos minutos junto a Cristina Porta, de los más tensos de la edición.

Telecinco vuelve a relegar a 'Secret Story' al late dominical, ahora por Calleja

Saber más

Pero antes de vivir su marcha, todos los concursantes tuvieron la visita de familiares o seres queridos: los Gemeliers se reenconraron con su madre y pareja de Jesús, Luis Rollán abrazó a Irene Rosales, Julen y Sandra se reencontraron con sus madres, y Luca y Cristina conocieron a sus respectivas suegras.

Además, las nominaciones se hicieron de una forma inédita en cualquier reality. Una propuesta que dio un vuelco a las esrategias de los concursantes y dejaron muchas cosas en evidencia.

Cristina Porta vuelve a salvarse

Aunque la expulsión entre Miguel y Cristina estuvo muy igualada al principio de la noche - con un 49% y 51% de los votos cada uno- poco a poco se fueron desmarcando.

El programa les hizo despedirse de sus compañeros y ambos fueron al cubo para escuchar la decisión de la audiencia. Pero antes, Jorge Javier les puso imágenes de lo amigos que habían sido y la periodista se echó a llorar: "Solo te puedo decir que te quería y estaba deseando que volvieras. Eso fue real. Nos sentimos muy incomprendidos, le sentía mi amigo y es la persona que más daño me ha hecho", confesó.

A lo que Miguel se unió: "Mis sentimientos hacia ti sí que fueron reales. Fuera no me cierro a nadie y menos a una persona con la que he tenido una relación tan intensa", dijo dejando abierta la posibilidad de acercarse al salir del concurso. Los dos acabaron abrazados, como si se tratara de la tercera semana del reality, cuando aún eran amigos.

Y escucharon al presentador: "La audiencia ha decidido que debe abandonar la casa de los secretos: Miguel". Ella gritó de alegría y él se quedó sentado: "Me lo he pasado muy bien, me da pena irme pero he sido muy feliz", decía el expulsado. En plató, Adara se echaba a llorar.

Las visitas de los familiares, con suegras y hasta Yurena

"Llevan 83 días sin ver a sus seres queridos", decía Jorge Javier y obligaba a que los Gemeliers escogieran entre ver esa noche a Vanesa - novia de Dani- o a la madre de ambos. Aunque Dani se echó a llorar, Jesús escogió por él, y dijo que prefería ver a la pareja de su hermano, porque a la madre ya la vieron anterioremente.

Al reencontrarse, ella le decía que le amaba y que se lo pasara bien. Que está orgullosa del paso de su novio por el programa y que siguiera así.

Luis Rollán tuvo la visita de Irene Rosales que le animó sin parar: "Lo estás haciendo genial, ríete, estamos todos locos contigo". Mientras, Luis aprovechaba para preguntarle si todo lo de fuera estaba bien y ella confirmaba.

Turno de Luca y Cristina que se encontraron con sus respectivas suegras. Cristina, al ver a la madre del italiano, la iba a saludra pero con distancia. Mientras Luca topó con la madre de la periodista que le agradeció el apoyo a su hija y él le restó importancia porque ambos se cuidaban.

Julen y Sandra siguieron la misma dinámica que la anterior y se toparon con sus suegras. Las dos transmitieron su alegría por verles juntos. Unas palabras que dejaron a todos más tranquilos.

Nominaciones "inéditas" en el formato

"Va a ser un acontecimiento inédito, novedad mundial" anunciaba Jorge Javier al arranque y casi lo fue. Lejos de nominar como se había hecho hasta ahora, les pidió que se juntaran con la persona con la que querían llegar a la final y las parejas quedaron así: Sandra y Julen, Gemerliers y Luis, Luca y Cristina.

Una vez escogidas las parejas, el presentador pidió que se repartieran como quiseran y uno sería inmune y el otro iría directo a nominacion. Julen y Luca tuvieron claro que querían salvar a Sandra y Cristina. Pero los Gemeliers y Luis no se pusieron de acuerdo y acabaron los tres nominados.

Así que los nominados de la semana son Julen, Gemeliers, Luis y Luca.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

La gala 12 de Secret Story expulsó por segunda vez a Miguel Frigenti de su casa de los secretos. Se marchaba tras unas votaciones muy ajustadas y unos últimos minutos junto a Cristina Porta, de los más tensos de la edición.

Telecinco vuelve a relegar a 'Secret Story' al late dominical, ahora por Calleja

Saber más

Pero antes de vivir su marcha, todos los concursantes tuvieron la visita de familiares o seres queridos: los Gemeliers se reenconraron con su madre y pareja de Jesús, Luis Rollán abrazó a Irene Rosales, Julen y Sandra se reencontraron con sus madres, y Luca y Cristina conocieron a sus respectivas suegras.

Además, las nominaciones se hicieron de una forma inédita en cualquier reality. Una propuesta que dio un vuelco a las esrategias de los concursantes y dejaron muchas cosas en evidencia.

Cristina Porta vuelve a salvarse

Aunque la expulsión entre Miguel y Cristina estuvo muy igualada al principio de la noche - con un 49% y 51% de los votos cada uno- poco a poco se fueron desmarcando.

El programa les hizo despedirse de sus compañeros y ambos fueron al cubo para escuchar la decisión de la audiencia. Pero antes, Jorge Javier les puso imágenes de lo amigos que habían sido y la periodista se echó a llorar: "Solo te puedo decir que te quería y estaba deseando que volvieras. Eso fue real. Nos sentimos muy incomprendidos, le sentía mi amigo y es la persona que más daño me ha hecho", confesó.

A lo que Miguel se unió: "Mis sentimientos hacia ti sí que fueron reales. Fuera no me cierro a nadie y menos a una persona con la que he tenido una relación tan intensa", dijo dejando abierta la posibilidad de acercarse al salir del concurso. Los dos acabaron abrazados, como si se tratara de la tercera semana del reality, cuando aún eran amigos.

Y escucharon al presentador: "La audiencia ha decidido que debe abandonar la casa de los secretos: Miguel". Ella gritó de alegría y él se quedó sentado: "Me lo he pasado muy bien, me da pena irme pero he sido muy feliz", decía el expulsado. En plató, Adara se echaba a llorar.

Las visitas de los familiares, con suegras y hasta Yurena

"Llevan 83 días sin ver a sus seres queridos", decía Jorge Javier y obligaba a que los Gemeliers escogieran entre ver esa noche a Vanesa - novia de Dani- o a la madre de ambos. Aunque Dani se echó a llorar, Jesús escogió por él, y dijo que prefería ver a la pareja de su hermano, porque a la madre ya la vieron anterioremente.

Al reencontrarse, ella le decía que le amaba y que se lo pasara bien. Que está orgullosa del paso de su novio por el programa y que siguiera así.

Luis Rollán tuvo la visita de Irene Rosales que le animó sin parar: "Lo estás haciendo genial, ríete, estamos todos locos contigo". Mientras, Luis aprovechaba para preguntarle si todo lo de fuera estaba bien y ella confirmaba.

Turno de Luca y Cristina que se encontraron con sus respectivas suegras. Cristina, al ver a la madre del italiano, la iba a saludra pero con distancia. Mientras Luca topó con la madre de la periodista que le agradeció el apoyo a su hija y él le restó importancia porque ambos se cuidaban.

Julen y Sandra siguieron la misma dinámica que la anterior y se toparon con sus suegras. Las dos transmitieron su alegría por verles juntos. Unas palabras que dejaron a todos más tranquilos.

Nominaciones "inéditas" en el formato

"Va a ser un acontecimiento inédito, novedad mundial" anunciaba Jorge Javier al arranque y casi lo fue. Lejos de nominar como se había hecho hasta ahora, les pidió que se juntaran con la persona con la que querían llegar a la final y las parejas quedaron así: Sandra y Julen, Gemerliers y Luis, Luca y Cristina.

Una vez escogidas las parejas, el presentador pidió que se repartieran como quiseran y uno sería inmune y el otro iría directo a nominacion. Julen y Luca tuvieron claro que querían salvar a Sandra y Cristina. Pero los Gemeliers y Luis no se pusieron de acuerdo y acabaron los tres nominados.

Así que los nominados de la semana son Julen, Gemeliers, Luis y Luca.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

La gala 12 de Secret Story expulsó por segunda vez a Miguel Frigenti de su casa de los secretos. Se marchaba tras unas votaciones muy ajustadas y unos últimos minutos junto a Cristina Porta, de los más tensos de la edición.

Telecinco vuelve a relegar a 'Secret Story' al late dominical, ahora por Calleja

Saber más

Pero antes de vivir su marcha, todos los concursantes tuvieron la visita de familiares o seres queridos: los Gemeliers se reenconraron con su madre y pareja de Jesús, Luis Rollán abrazó a Irene Rosales, Julen y Sandra se reencontraron con sus madres, y Luca y Cristina conocieron a sus respectivas suegras.