Especial

Seis programas que han demostrado que "segundas partes no son buenas"

'Alta tensión', 'El precio justo', 'Un, dos, tres' y 'Juego de niños' en sus últimas versiones

Hace apenas unos días conocimos que Alta Tensión ha terminado las grabaciones de su nueva etapa en Mediaset con su futuro en el aire. Una noticia que si bien llega solo dos meses después de iniciar su presente andadura en el grupo de comunicación, no sorprende dada la trayectoria que el concurso presentado por Christian Gálvez ha tenido desde que volvió a la televisión como apuesta veraniega.

'Alta tensión' termina sus grabaciones con su futuro en Mediaset todavía en el aire

'Alta tensión' termina sus grabaciones con su futuro en Mediaset todavía en el aire

De manera similar a lo sucedido recientemente con otro programa mítico, El precio justo, la producción de Fénix Media ha pasado de ser una baza estelar para el prime time de Telecinco a terminar discretamente su recorrido en las mañanas de Cuatro. Dos ejemplos que nos traen de vuelta un clásico del refranero popular, ese de "nunca segundas partes fueron buenas", que aunque está abierto a excepciones, es fácilmente aplicable a las producciones audiovisuales que en plenos rebrotes de nostalgia son rescatadas en busca del éxito que un día tuvieron.

Dejando a un lado las series de ficción, formato que acumula una lista incalculable de reboots, revivals y remakes tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, enumeramos algunos casos de programas de entretenimiento que no tuvieron la acogida esperada en su retorno a la televisión española. Ejemplos como los arriba mencionados que no han dejado de sucederse en los últimos años, y que con total probabilidad continuarán teniendo lugar, a pesar de todo.

'Alta tensión'

Como decimos, el último título en sumarse a la lista que aquí nos ocupa es Alta Tensión. Aunque su etapa en Mediaset no ha sido una "segunda parte" televisiva sino más bien la cuarta, el calibre de la apuesta nos hace incluirla como el ejemplo principal.

El concurso de cultura general comenzó de la mano de Constantino Romero en la década de los 90 en Antena 3, donde se convirtió en un espacio mítico de la tarde. Tras su etapa en la cadena pasó por Cuatro con Luis Larrodera, donde permaneció dos años, y después fue recuperado por Veo Televisión, donde de la mano de Ivonne Reyes fue cancelado por bajas audiencias tras emitir solo 31 programas. Su última versión ha llegado en este 2021 con Christian Gálvez al frente, y aunque Mediaset no se ha pronunciado acerca de su continuidad, los datos registrados tras los movimientos de parrilla nos llevan a pensar que una vez se emitan todas las entregar grabadas no habrá más.

El nuevo Alta Tensión se estrenó en Telecinco el pasado mes de agosto como apuesta de verano, de cara a probar su rendimiento en el canal antes del comienzo de la temporada televisiva. El rendimiento fue óptimo y una vez iniciado el curso fue la opción elegida por la cadena para intentar hacer frente a Pasapalabra, pero solo una semana después de debutar en la franja de tarde, Mediaset cambió radicalmente su estrategia frente al 'Rosco' y relegó el concurso a Cuatro, donde no ha conseguido destacar en la franja matinal.

'El precio justo'

Poco antes del retorno del formato de los paneles y las bombillas, Mediaset también probó suerte contra Pasapalabra con el regreso de otro concurso mítico. El precio justo volvió a la parrilla en abril de 2021, primero como apuesta de prime time y después como baza de tarde, entre Sálvame y los Informativos de Pedro Piqueras.

Con Carlos Sobera y Luis Larrodera al frente de la renovación, la producción de Fremantle España arrancó con datos óptimos, pero tras ocho semanas de emisiones, con una media aproximada del 13% de cuota y entre 1,3 y 1,5 millones de fieles, se quedó sin sitio en la franja de 20:00 a 21:00 horas por el inicio de la Eurocopa y saltó al mediodía de Cuatro, donde terminó finalmente su última etapa en la TV.

El debut del formato en España se produjo en 1988 de la mano de Ramón Pradera, quien asumió las labores de guionista, realizador y director en su primera etapa en TVEJoaquín Prat fue el encargado de presentarlo hasta 1993 tanto en prime time como en su salto a la tarde de los domingos, donde se mantuvo durante varios años. El testigo lo cogió poco después Carlos Lozano, que se puso al frente del espacio entre 1999 y 2001 en la tarde de La 1. Guillermo Romero, quien también fue voz en off, se encargó de presentarlo antes de su finalización.

'Juego de niños'

Otro intento reciente que no salió bien fue el rescate de Juego de niños, que volvió a TVE en 2019 después de 30 años fuera de las pantallas. Ante una parrilla de fin de semana falta de entretenimiento familiar, la pública tiró de nostalgia y decidió recuperar uno de los formatos más míticos de su historia con el mismo presentador al mando, Xavier Sardà, y con un toque renovado a los ritmos de la televisión actual.

La nueva versión recibió buenas críticas, pero no logró reunir al público: tras empezar con un discreto 8.4% de cuota, el programa entró en una tendencia de datos bajos de la que no pudo reponerse en las entregas restantes, siendo cancelado con un pobre 6.2% de media. Miki Núñez, Llum Barrera, Marta Hazas, Àngel Llàcer, Alaska, Mario Vaquerizo, Carlos Latre, Elena Furiase y Ana Guerra fueron algunos de los famosos que se prestaron a jugar en el prime time de los sábados.

'Un, dos, tres'

Algo más, un total de 19 entregas, duró la décima y última etapa de otro de los formatos más míticos de la historia de Televisión Española. Bajo el título de Un, dos, tres... ¡a leer esta vez! regresó en 2004 la icónica creación de Chicho Ibáñez Serrador. Lo hizo diez años después de su final, con Luis Larrodera como presentador y con los libros como hilo conductor de los programas.

Su estreno hizo honor al calibre de la apuesta y registró una audiencia de 46.2% y 6.803.000 espectadores en enero de ese año, pero progresivamente fue perdiendo seguimiento hasta ser cancelado con una media de 23.8% y 3.334.000 espectadores que ahora sería espectacular, pero que entonces -sumada a las polémicas- no fue suficiente.

El clásico de TVE debutó en la pequeña pantalla en 1972 con Kiko Ledgard a los mandos. El concurso, que combinaba preguntas, habilidad física y azar, fue encadenando temporadas con el presentador y a continuación con Mayra Gómez Kemp, otro de sus rostros principales junto a la inolvidable Ruperta. A principios de los 90 cogieron la batuta Jordi Estadella y Miriam Díaz Aroca, logrando también grandes índices de audiencia. José María Bachs fue su último presentador antes de la versión de los dosmil.

'¿Qué apostamos?'

Durante la década de los 90, las grandes noches en familia estuvieron amenizadas por Ramón García y Ana Obregón. Con su ¿Qué apostamos? se convirtieron en dos rostros imprescindibles de la TV española y el programa, en uno de los espacios de entretenimiento que mejor recuerdo ha dejado entre la audiencia. La pareja profesional se rompió en el 98, dando paso a la etapa de 'Ramonchu' con Antonia Dell'Atte primero, y con Mónica Martínez y Raquel Navamuel después, siendo esta la última a nivel nacional.

En 2008, la FORTA apostó por recuperar el formato con Carlos Lozano y Rocío Madrid para emitirlo en Telemadrid, Canal Sur, Canal Nou, 7 Televisión, Canal Extremadura, Castilla-La Mancha TV y Aragón TV, como ya había hecho un año antes con el Grand Prix de la mano de Bertín Osborne. Sin embargo, el nuevo ¿Qué apostamos? no tardó en ser cancelado por sus bajos datos de audiencia y los altos costes de producción.

'Furor'

La Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos también probó suerte en los dosmil con la vuelta de otro clásico de la televisión nacional, Furor. El concurso musical de Alonso Caparrós se emitió con éxito durante tres ediciones en Antena 3, ofrecidas entre el 98 y el 2001, convirtiéndose en un evento semanal para la audiencia y en un gran escaparate para famosos de todas las índoles que no tuvieron reparos a la hora de entregarse al 'karaoke' televisado.

La nueva versión para las cadenas públicas autonómicas, estrenada cinco años después del final en su canal original y con los 'minipuntos' y 'popurrís' todavía en la memoria colectiva, no terminó de cuajar a pesar de que se mantuvo la esencia y el presentador.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats