Semana Santa

Las cadenas generalistas no se dejan llevar por la pasión de la Semana Santa

'Servidor del pueblo', 'Cuéntame' y 'El desafío'

Después de dos años sin celebraciones litúrgicas a causa de la pandemia de la Covid-19, España ha vuelto a festejar la Semana Santa en 2022. La progresiva vuelta a la normalidad, algo que han permitido los índices de contagio y de hospitalizaciones, estabilizados o a la baja, así lo han permitido. Ahora bien, la televisión ha seguido por norma general ajena al fervor de estos días.

Las procesiones de 'El Intermedio', otra tradición televisiva de la Semana Santa

Las procesiones de 'El Intermedio', otra tradición televisiva de la Semana Santa

Con motivo de nuestro especial de programación, publicado el Miércoles Santo, sobre la cobertura a las procesiones que se realizaban por toda la geografía, destacaba una circunstancia: a excepción de Trece, a la postre cadena financiada por la Conferencia Episcopal y de marcado carácter católico, los pasos se concentraban en las parrillas de las cadenas de titularidad pública, nacional (RTVE) y autonómicas. Ninguno de los grandes grupos o canales privados españoles se han contagiado por la fe, más allá de puntuales emisiones de cine de corte histórico adscribible a lo que puede entenderse como temática religiosa.

En ese sentido, argumentaba RTVE su obligación como servicio público de “promover el conocimiento de la cultura a la sociedad, prestando para ello adecuada atención a la presencia de contenidos religiosos dentro de su programación”. Ahora bien, la situación actual dista con la que se planteaba en la Corporación años atrás, especialmente durante los años en los que José Antonio Sánchez permanecía en la presidencia: así, en la Semana Santa de 2018 se remitieron quejas al Defensor de la Audiencia de entonces, Ángel Nodal, por la sobreexposición de festejos en los contenidos de actualidad, teniendo en consideración que, según la Constitución, España es un país laico.

Frente a eso, está el contraste con lo que vemos este año, en el que el grueso de las actividades de la Semana Santa se concentran en La 2, sin que La 1 vea en verdad afectada ni le dé hueco más allá de los comprensibles reportajes en sus espacios informativos. La segunda cadena siempre ha sido tradicionalmente la que congrega la atención de los religiosos.

De igual modo, Mediaset y Atresmedia tampoco destacan por lo creyente, algo que también se explicaría no solo por el laicismo, sino por el decreciente interés de la Semana Santa en televisión durante los últimos años. De acuerdo al último informe de Barlovento Comunicación sobre el comportamiento catódico en Semana Santa, 2017 fue el año de mayor minutos de programación religiosa, con 360 horas, pero también el de menor consumo televisivo en 10 años (algo menos de 3 horas y media al día).

Esta tendencia evidencia un descreimiento en lo que respecta a los contenidos ofertados durante estos festivos, que en buena medida se mantienen en otra órbita. Por ello, ni con el aliciente de la vuelta a las cofradías, la televisión parece haberse postrado ante la imaginería religiosa y ha apostado por ofertas clónicas a las del resto del año, o al menos a la de otros festivos.

Un somero repaso a lo que han sido esta semana así lo demuestra. Revisamos las claves de cada una de las grandes cadenas, a fin de dar una imagen del agnosticismo televisivo imperante.

La 1

Con La 2 dando espacio a la Semana Santa de Burgos, La 1 ha podido continuar con su programación habitual sin necesidad de cambios. De hecho, hasta el Jueves Santo sus presentadores de informativos y actualidad no tomaban vacaciones, como ya recogimos. No era hasta esa misma jornada cuando la cadena alteraba su programación diurna, para dar descanso a sus principales espacios en días de menor consumo televisivo, optando por el cine como acompañamiento, pero sin que las noches se vieran trastocadas.

Más allá de las coberturas informativas dentro de las escaletas de espacios de actualidad como La Hora de La 1 y España Directo, la presencia de lo religioso en La 1 se ha restringido de forma anecdótica a los contenedores cinematográficos, como ocurría en la sobremesa del jueves, con la emisión casi obligada de Ben-Hur de William Wyler, una tradición en estas fechas. Por la noche, se mantenía Cuéntame cómo pasó con un episodio de estreno, que tuvo como reclamo estar especialmente dedicado a profundizar en Herminia (María Galiana). El Viernes Santo, por su parte, la oferta principal de cine de tarde la constituían la comedia Mejor... Imposible (16:00 horas), quedando la noche destinada a Las claves del Siglo XXI con Javier Ruiz.

El sábado, la emisión de Los jueves... Milagro, de Luis García Berlanga, dentro del contenedor de Cine de Barrio supondrá el otro foco que podemos asimilar a Semana Santa dentro de la parrilla de La 1. El resto del cine será de temática variada, entre comedias como Un pequeño cambio, dramas como La casa del lago y el Universo Marvel con Spiderman: Homecoming, que cerrará la noche del domingo.

Antena 3

En el caso de Antena 3, el efecto de la Semana Santa se ha reducido al descanso de los conductores de sus programas en directo. Espejo Público se ha mantenido como cada mañana, con Roberto Brasero en lugar de Susanna Griso, y si bien se ha dedicado tiempo a recoger el interés de las procesiones, ha sido solo como una parte más de la escaleta de actualidad.

Por lo demás, las parrillas se han mantenido intactas durante toda la semana, tanto en horario vespertino (Amar es para siempre, Tierra amarga y los concursos Boom y Pasapalabra) y en horario nocturno, a excepción de El Hormiguero, que ha tomado vacaciones durante estos días y ha ofrecido reposiciones entre lunes y miércoles.

De hecho, la única novedad llamativa dentro de la programación se producía el Jueves Santo, pero no tenía ninguna afinidad religiosa: se trataba del estreno de la exitosa miniserie alemana Aenne Burda: Una vida entre costuras, que ha ocupado el prime time, pero adelantando su emisión a las 22:00 horas (aprovechando el paréntesis de Pablo Motos y sus hormigas).

Por lo demás, la noche no ha experimentado cambios: Inocentes (en su sesión doble habitual de lunes y martes) y Alba (con la emisión de su sexto episodio en abierto) comenzaban la semana; y El Desafío continuó en Viernes Santo con su sexta gala de la segunda edición.

Cuatro

Tampoco nada ha cambiado en la programación de Cuatro durante esta semana, ni en horario diurno ni en el nocturno. First Dates Crucero (lunes), Todo es verdad (martes) y el filme El médico, dentro del contenedor El Blockbuster (miércoles) han sido las ofertas estelares de las primeras tres jornadas.

Durante el Jueves y Viernes Santo, la programación en directo de la tarde se levantaba para ofrecer una sucesión de sesiones cinematográficas, como se acostumbra a hacer en días festivos. Por la noche del jueves, Cuatro se decantaba por la superproducción de fantasía épica Dioses de Egipto, de igual modo que el viernes La legión del águila, filme de aventuras de época, tomaba el relevo a En el punto de mira.

Telecinco

Tampoco ha habido ninguna aparición que reseñar en Telecinco. El fervor católico se ha limitado a las piezas y reportajes sobre las festividades en El programa de AR y Ya es mediodía, así como en los informativos. Sálvame y Ya son las ocho también ha continuado emitiéndose con normalidad hasta en la tarde del Jueves Santo.

Varía la imagen durante el Viernes Santo: El programa de AR y Ya es mediodía, por la mañana, descansaron, ofreciéndose en esta franja una edición especial de Socialité, que sumó una edición en festivo a las habituales del sábado y domingo. Por la tarde, lo mismo: Sálvame y Ya son las ocho dejaron libre su horario para otra edición especial de Viva la vida, el magacín de los fines de semana de Emma García.

Por las noches, el gran evento de programación tenía lugar el Jueves Santo, pero con relación directa con la actualidad internacional: era la fecha en que se estrenaba Servidor del pueblo, la serie protagonizada por el actual presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, antes de dar el salto a la política y de convertirse en figura de relieve internacional por su liderazgo ante la invasión rusa, y que se lleva anunciando desde hace semanas. La emisión vino acompañada de dos largometrajes en el late night, El chef, la receta de la felicidad y 50 primeras citas.

Por lo demás, sin novedades: La que se avecina (lunes), Entrevías (martes), Pasión de Gavilanes (miércoles), Deluxe (Viernes Santo, con entrega de estreno y no repetida) han sido las ofertas de la semana en el primer canal de Mediaset, ajeno como el resto a la religión. Lo mismo ocurre este sábado con Mi casa es la tuya, donde Bertín Osborne realizará un homenaje a Enrique Morente junto a la familia del cantaor.

laSexta

Se repite la historia con el segundo canal de Atresmedia: sus programas insignia no han parado sus emisiones, ni ha habido influjo beato en la parrilla de tarde o noche. Eso sí, el viernes la programación habitual se detenía para dejar espacio a reposiciones, en la mañana, y al cine, por la tarde.

Lo más destacado, a ese respecto, ha sido la primacía de la oferta de ficción por las noches: el lunes se ofrecía La torre oscura; el martes Training Day saltaba del late night al prime time, en lugar de laSexta Clave (que había encadenado tres especiales semanales), el miércoles el thriller Toda la verdad permitía cerrar por una semana El Objetivo de Ana Pastor; y durante el Jueves Santo, el thriller Cellullar daba descanso a los Encuentros inesperados de Mamen Mendizábal. Equipo de investigación ha seguido indemne durante el Viernes Santo.

Etiquetas
stats