Caso Titella

El socio de José Luis Moreno ratifica que el productor le estafó 35 millones de euros por una serie “muy mediocre”

José Luis Moreno, en una imagen de febrero

Alejandro Roemmers, el socio del productor de televisión José Luis Moreno, ha ratificado este miércoles ante el juez de la Audiencia Nacional encargado del caso Titella que fue estafado por la realización de la serie sobre la vida de San Francisco de Asís, una producción “muy mediocre” que era como una telenovela de tarde.

El juez solicita a TVE los datos del contrato de la serie de José Luis Moreno con Santiago Segura

El juez solicita a TVE los datos del contrato de la serie de José Luis Moreno con Santiago Segura

Fuentes jurídicas han señalado a Europa Press que en su declaración como testigo ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 2, Ismael Moreno, el empresario argentino ha asegurado que se siente engañado por el ventrílocuo, al que ha acusado de haberle estafado 35 millones de euros.

El origen de la supuesta estafa se encuentra en 2016. Dado que había realizado con éxito el musical Franciscus ese año, y tras llevarlo a España de la mano de Moreno en 2018, Roemmers decidió constituir junto al famoso ventrílocuo en 2018 una empresa conjunta -Dreamlight International Productions- “financiada íntegramente” por Roemmers a través de su sociedad Franciscus Productions.

Los capítulos eran defectuosos y no se ajustaban a lo acordado

Ante el magistrado, sin embargo, Roemmers ha arrojado luz sobre el estado de la serie. Así, y en contra de lo que el propio Moreno aseguró ante el juez hace dos semanas, Roemmers ha dejado claro que la serie no estaba hecha, que los capítulos eran defectuosos y que el guión de Glow & Darkness no se ajustaba a su visión de lo que sería una producción centrada en la figura de un santo al no tener la suficiente profundidad espiritual.

El empresario argentino llegó incluso a corregir parte de la historia ideada por Moreno después de enterarse de que el productor no creía en Dios. Según habría apuntado ante el juez, él mismo se encargo de “modificar la parte espiritual de la serie” porque, a su juicio, no tenía un gran nivel. También ha aportado detalles sobre sus funciones al frente de la producción y sobre el contrato que ambos suscribieron. Roemmers, según ha defendido, no solo era el socio capitalista que financiaba la serie: también se encargaba de la dirección, producción e incluso de los escenarios.

En esa labor, habría viajado incluso a Malta para examinar los estudios encargados de los efectos especiales. El propio Moreno aseguró en su declaración como investigado ante el magistrado que la serie sobre Francisco de Asís podía competir a nivel visual con El último .

Movistar Plus+ pudo haberse interesado

Además, Roemmers ha confirmado que viajó a Marruecos, una de las localizaciones elegidas para el rodaje, donde se cercioró de los avances de la producción. Eso sí, en contra de lo que manifestó Moreno, nunca habría señalado que los 35 millones aportados a la sociedad Dreamlight podían no ser suficiente para hacer frente a una producción tan ambiciosa.

Sin embargo, en su viaje al norte de África Roemmers sí que constató que había un gran despliegue y le agradó encontrarse con el director de fotografía José Luis Alcaine, con quien habría coincidido en destacar las bondades de algunas de las escenas que se filmaron.

El productor ha explicado que si suscribió un contrato con Moreno para llevar a cabo este proyecto fue porque pensó que la serie se vendería a Amazon a razón de cinco millones de euros por capítulo. Y todo ello, porque Moreno ya había vendido a la compañía estadounidense otra producción: Reinas.

En un momento dado Movistar Plus+ también habría irrumpido en la contienda por hacerse con la serie, pero la cantidad ofertada (3 millones y un plus basado en el éxito de la misma) se alejaría de lo planteado inicialmente. Roemmers ha apuntado que si finalmente una de las dos empresas hubiesen aportado esas cantidades no se habría sentido engañado.

Esperaba contar con Leonardo DiCaprio

En un inicio, y antes de visionar algún capítulo, Roemmers estaba convencido de que Glow & Darkness contaría con un gran plantel de protagonistas. En el casting se habrían planteado incluso contar con alguna cara conocida de Hollywood como Leonardo DiCaprio.

Sin embargo, ha sostenido que desconoce los costes de personal y que, aunque trató de estar al tanto de más detalles logísticos, nunca consiguió que le dieran acceso a los mismos, a pesar de que envió a su ahijada -que había estudiado cine- para que les facilitasen parte del material. Sin embargo, el posterior visionado de parte de los tres primeros episodios le sirvió para cerciorarse de que la serie era “muy mediocre”.

El rodaje de la serie también tuvo momentos de zozobra, según el empresario argentino. El futuro de la misma llegó a peligrar cuando Moreno amenazó con retirarse y dejarla a medias alegando que tenía otras producciones. En ese punto el ventrílocuo habría ofrecido a Roemmers regalarle la serie, pero el argentino tenía especial interés en que terminase la producción, por lo que decidió aportar dos millones más y fijar un salario para Moreno por concluir al menos la primera temporada.

A preguntas de la defensa del propio Moreno, Roemmers ha explicado que designó a tres personas para que verificaran los gastos efectuados por Dreamlight. Uno de ellos, el exjugador de rugby argentino Agustín Pichot, le advirtió de que había observado irregularidades.

En concreto, Pichot le reveló que Moreno “estaba regalando el dinero” y que la serie pecaba de “una falta de control y disciplina absoluta”. Sin embargo Luis María Ansón, la persona que se encargó de presentar a Moreno y Roemmers, le dijo al empresario argentino que el ventrílocuo era una persona respetable.

Etiquetas
stats