Telecinco

Sonsoles Ónega tuvo que detener ‘Ya es mediodía’ entre lágrimas: “Me ha dado mucha pena”

Sonsoles Ónega en 'Ya es mediodía

Alba Carrillo ha regresado este viernes a Ya es mediodía después de unos días de ausencia a causa del fallecimiento de su abuela, Eloísa. El programa de Telecinco quería arroparla en este trance dedicando una pieza de homenaje, que no solo emocionaba a la modelo, sino a la propia presentadora, Sonsoles Ónega. Esta rompía a llorar tras la emisión de ese clip, justo en la despedida del programa, necesitando que sus compañeros la relevaran durante estos instantes finales.

Rocío Flores debutó en 'Ya son las ocho' con mensajes a Marta Riesco y Paz Padilla

Rocío Flores debutó en 'Ya son las ocho' con mensajes a Marta Riesco y Paz Padilla

Ay, Sonso”, decía Carrillo al percatarse de la emoción de la presentadora, que la había consolado recordándole que “las abuelas son eternas”. Alba, también conteniendo las lágrimas, hacía ademán de acercarse, aunque Sonsoles le pedía con gestos que no lo hiciera, para tratar de seguir con la emisión normal.

Alba Carrillo y Miguel Ángel Nicolás tomaban las riendas

La voz de la directora se escuchaba pidiendo a Miguel Ángel Nicolás, a la postre responsable de la sección Fresh, que tomara las riendas del magacín: “A ver, hija, que yo también tengo cortazón... Estoy viendo a estas personas llorar, ¿qué quieres? Pues también estoy emocionado”, comentaba.

Al final, Carrillo tomaba la palabra, dejando claro que “ya no quiero llorar”. “Le vamos a dedicar este programa a nuestro abuelos y abuelas, a los que están y a los que no quedan. Y por favor, cuidadles muchísimo, porque luego hacen una falta tan grande... Y a los padres, que lleven a los hijos a ver a sus abuelos, porque lo necesitamos”.

A continuación, Nicolás terminaba de despedirse de la audiencia, mientras Ónega permanecía fuera de plano. En los últimos segundos volvíamos a ver y escuchar a la presentadora, que seguía compungida: “Hija, que me ha dado mucha pena”. “Venga, que eras su 'risueña'”, la animaba Carrillo, llamándola por el apelativo cariñoso con el que se refería su abuela a Ónega: “Pensaba que la hablabas a ella directamente. Te llamaba la 'risueña' y todos los días me preguntaba si iba a verte”

Etiquetas
stats