Así la maltrataban

El sumario del presunto homicidio de Luis Lorenzo y su mujer desvela el “abandono” a la anciana

Luis Lorenzo y Arantxa Palomino, fotografiados el 30 de mayo

Europa Press


El sumario de la investigación contra el actor Luis Lorenzo y su mujer Arantxa Palomino revela que el mismo día que falleció María Isabel S. A., el 28 de junio de 2021, y el día posterior se produjo “una gran salida de capital” de la cuenta de la fallecida a favor de la sobrina, ascendiendo la cantidad a 11.700 euros. Así consta en las diligencias, a las que tuvo acceso Europa Press, en las que se pormenorizan los movimientos bancarios de la cuenta de la anciana, de 85 años, a favor de su familiar. Las transferencias se produjeron entre el 30 de marzo al 29 de junio de 2021.

Telecinco rescata el pasado de Luis Lorenzo y su mujer Arantxa en 'De buena ley', programa en el que se conocieron

Telecinco rescata el pasado de Luis Lorenzo y su mujer Arantxa en 'De buena ley', programa en el que se conocieron

La jueza Elena Sanz Collado, al frente del juzgado de Instrucción número 9 de Arganda del Rey, investiga al actor y a su mujer por el presunto homicidio de la anciana que habría sido envenenada con cadmio y manganeso, según se desprende de la autopsia que apunta como causa de la muerte una “intoxicación aguada por metales pesados”.

La mujer falleció el 28 de junio en la vivienda del matrimonio en Rivas Vacimadrid, estando con su cuidadora y los hijos de los investigados. Según el listado de movimientos bancarios, tal y como recoge el sumario, ese mismo día y el siguiente transfirió 11.700 euros en diferentes salidas y conceptos.

En total, hubo un movimiento de más de 22.000 euros de una cuenta en la que habían 60.000 euros. Del listado, llama la atención una transferencia de 800 euros en cuyo concepto aparece ropa y microblading, un tratamiento estético de tatuaje semipermanente de cejas.

María Isabel vivía en Grado, un pequeño pueblo asturiano de casi 10.000 habitantes, próxima a muchos familiares, entre ellos hermanos y sobrinas. El 8 de marzo de 2021 su sobrina decidió llevársela a Madrid, una decisión que no habría compartido su tía, según los testigos y amigos de la fallecida. Al parecer, la mujer gozaba de buena salud, salvo una sordera y unas cataratas; cobraba una pensión de viudedad de 900 euros y se dedicaba a plantar patatas, que luego vendía en una plaza de Oviedo.

Detalles que apuntan a lo inesperado de su traslado

El día que se marchó con su sobrina, según los testigos, tenía la comida hecha para el día, la nevera llena de productos y días antes había plantado en su huerta patatas para vender.

El hermano de la mujer denunció el 11 de junio de 2021 a Arantxa al llevar sin ver a la mujer desde el 8 de marzo y al negarle cualquier tipo de comunicación. Según el sumario, un juez de Asturias logró contactar con la sobrina el 27 de junio, pero ésta le comentó que Isabel no se podía poner al teléfono al estar en la cama.

Un día antes, la Guardia Civil se personó en el domicilio de Rivas para comprobar el estado físico de la anciana, a lo que Arantxa se negó al no contar con un mandamiento judicial. Dos días después, su tía falleció por “accidente cerebrovascular”. En el tanatorio, varios familiares habrían llamado a Arantxa “asesina”, según el documento judicial.

Testimonios de la situación de “abandono” de la anciana

En el sumario constan las llamadas de Luis Lorenzo a los servicios de emergencias del 112 para informar de la muerte de su familiar. En una de las conversaciones telefónicas con un médico del 112, el actor comenta que la mujer estaba en fase terminal al sufrir demencia con cuerpos de Lewy -segunda causa más frecuente de demencia degenerativa, después de la enfermedad de Alzheimer- y que la muerte era cuestión de días. “A través de todos los informes recopilados y analizados no consta que María Isabel estuviera en una fase terminal y que iba a fallecer en cuestión de poco tiempo”, recogen las diligencias.

Los familiares de la mujer y sus amigos certificaron en sus testificales que antes de irse a Madrid no sufría ninguna enfermedad mental y que gozaba de buena salud física y a nivel psicológico, salvo una sordera y que sufría unas cataratas. En la causa consta el testimonio del director de la empresa que nutría de cuidadoras al matrimonio a raíz de ser diagnosticada de demencia y que destapan que la anciana viviría, según el sumario, una situación de “abandono”. Inciden en este punto los vecinos de la vivienda de Rivas al constatar que la anciana bajaba a orinar y a asearse al garaje a pesar de que el piso contaba con dos baños.

En el sumario consta una trascripción de un audio de una cuidadora el 6 de junio de 2021 en el que se queja de la desatención de la sobrina al tener piojos la mujer, indicando que está ingresada tras ir al notario, donde a Arantxa le deniegan dar papeles de transferencia de poderes por su mal estado. En otro punto se recoge el testimonio de otro cuidador que comentaba que la mujer no tenía elementos para asearse ni pañales ni esponjas para que se la pudiera lavar.

Otro de los episodios que recoge el sumario es que en una ocasión el matrimonio habría dejado a la mujer en un Vips durante horas para irse a un parque de atracciones.

Etiquetas
stats