Especial

Super Bowl, Sanremo, y otros eventos que dominan la TV en sus países

Los eventos que cada año paralizan a un país ante la TV

Puede que ahora veamos las series a la carta y los programas en diferido, pero siempre habrá contenidos que solo merezcan la pena ser vistos en directo. Son los llamados 'eventos televisivos', acontecimientos únicos en su especie que arrastran audiencias multimillonarias cada vez que se celebran. Los hay que no entienden de fronteras, como la final del Mundial de fútbol, y otros que son eminentemente locales, como el Festival de San Remo y la Super Bowl, que cada año paralizan Italia y Estados Unidos, respectivamente.

La Super Bowl 2021 decepciona en audiencias con 96,7 millones, su peor dato desde 2007

El año pasado | La Super Bowl 2021 decepcionó en audiencias con 96,7 millones, su peor dato desde 2007

De hecho, el certamen musical volvió a hacerlo la semana pasada, mientras que la NFL lo hará en la madrugada del domingo al lunes con el decisivo partido entre Los Angeles Rams y los Cincinnati Bengals (00:30 horas, #Vamos). La celebración de ambos eventos nos ha llevado, a su vez, a ahondar en sus respectivas cifras de audiencia, pero también a buscar otros 'eventos televisivos' de carácter nacional capaces de sentar a país entero delante del televisor.

La 'Super Bowl', el evento del año en USA

Ni los Oscar, ni las series mundiales de beisbol, ni el séptimo partido de las finales de la NBA. Si hay una emisión televisiva marcada con rojo en el calendario de cada estadounidense, esa es la Super Bowl, el partido que decide cada año al ganador de la NFL. El fútbol americano es un deporte prácticamente inexistente fuera de Estados Unidos, pero dentro de sus fronteras es un fenómeno de masas como ningún otro.

Para muestra, un dato: 39 de las 100 emisiones más vistas de 2021 en la televisión estadounidense fueron partidos de la NFL, incluyendo, claro está, la final entre Tampa Bay y Kansas City, que reunió nada menos que a 92.8 millones de espectadores en CBS. Un dato que asusta por sí solo, pero que, sin embargo, fue el peor cosechado por la Super Bowl desde 2007. En cambio, el récord positivo lo tiene el Patriots-Seahawks de 2015 con 114 .4 millones.

Con estas cifras, normal que ocurra lo que ocurre cada año alrededor de la Super Bowl. De cara a ese día, las marcas pagan ingentes cantidades de dinero por anunciarse en el descanso del partido, las plataformas de streaming y los estudios de cine lanzan avances exclusivos de sus series y películas más esperadas, y la cadena que emite el partido suele preestrenar su gran apuesta para los próximos meses -por lo general, una serie de ficción- para garantizarse una audiencia estratosférica con el primer episodio. Y es que, al final, todos quieren estar presentes de alguna manera en la gran cita del año en Estados Unidos.

Sanremo, toda una tradición en Italia

Por las cifras que maneja, el país en que se celebra y el impacto que produce a nivel televisivo, ningún otro contenido local puede compararse en magnitud a la Super Bowl. Sin embargo, hay territorios que gozan de eventos similares a menor escala. En el caso de Italia, lo más parecido es el ya mencionado Festival de Sanremo, prestigioso certamen musical con más de 70 años de historia que edición tras edición arrasa en audiencias.

Este año no ha sido una excepción, pues la final del pasado sábado fue vista de media en la RAI por 13.3 millones de espectadores y un 64.9% de share. La victoria de Mahmood y Blanco, próximos representantes italianos en Eurovisión, fue la más vista desde el año 2000. Un dato muy meritorio para una cita que acostumbra a superar cada año el 50% de cuota y los 10 millones de espectadores.

Suecia, entre el Melodifestivalen... y un especial del Pato Donald

Pasamos de una preselección eurovisiva a la más grande de todas, el Melodifestivalen, cita ineludible para los eurofans de todo el continente, pero especialmente para la comunidad sueca, que tienen en Eurovisión un acontecimiento con mayúscula. Suecia es un país de gran tradición eurovisiva, tal y como demuestran sus seis victorias en el festival -solo superada por las siete de Irlanda-, de ahí que se vuelquen anualmente con su macropreselección.

Las diferentes galas del Melodifestivalen suelen copar cada año el ranking de las emisiones más seguidas en el país escandinavo, con su gran final superando cómodamente los 3 millones de espectadores. Nada mal para un país de 10 millones de personas. Es más, las galas tienen tanto tirón que superan incluso a la final de Eurovisión, como sucedió el año pasado, sin ir más lejos.

Eso sí, Suecia no solo vive por y para el Melodifestivalen. Otra de las grandes tradiciones de los suecos es ver cada navidad Kalle Anka och hans vänner önskar God Ju. O lo que es lo mismo... ¡un especial navideño del Pato Donald! Se trata, para ser exactos, de From All of Us to All of You (De todos nosotros para todos vosotros, traducido en sueco por el mucho más directo El Pato Donald y sus amigos te desean feliz navidad), especial de Disney estrenado en 1958 que la televisión pública sueca (SVT) lleva década emitiendo cada Nochebuena a las 15:00 horas.

La serie de clips animados de los años 30, 40 y 50 que incluye la emisión es prácticamente la misma año tras año, y algunos de ellos ni siquiera son navideños. Aun así, verlos es una tradición que cada año cumplen más de 3 millones de suecos. De hecho, fue la retransmisión más vista en Suecia en 2021 con 3.7 millones. Vamos, que el Pato Donald es su equivalente a nuestro José Mota, por así decirlo.

Reino Unido, el país de los talents

Al igual que en España, las emisiones más seguidas de Reino Unido se las reparten mayoritariamente los partidos de la selección de fútbol y los discursos de la reina -rey, en nuestro caso-. Y fuera de ellas hay varios programas que siempre están en lo más alto de los rankings.

Las versiones británicas de Got Talent (Britain's Got Talent), Bake Off (The Great British Bake Off) y Mira quién baila (Stricly Come Dancing) no fallan, rondando los 10 millones de espectadores o superando incluso esa cifra. También forma parte de este selecto grupo I'm a Celebrity... Get Me Out of Here! (Soy una celebridad... ¡sácame de aquí!), reality de supervivencia de ITV en el que un grupo de famosos se enfrentan a duras pruebas y condiciones extremas, y en el que el ganador final dona su premio a una causa benéfica.

Estos cuatro programas acostumbran a colocarse anualmente entre los más vistos de Reino Unido, territorio donde el desenlace de las series en abierto sigue siendo todo un acontecimiento. Y ahí está para demostrarlo el drama policial Line of Duty, cuyo final de la sexta temporada fue visto por más de 15 millones de personas el pasado mes de mayo.

Un concierto solidario despunta en Francia

En Francia también pegan fuerte las series en abierto. HPI, emitida aquí en España por Antena 3 bajo el nombre de Alta Capacidad Intelectual (ACI), se coló en los puestos de privilegio del año pasado junto a los partidos de Francia en la Eurocopa.

Fuera de estos contenidos, los franceses tienen la costumbre de conectar cada año con Les enfoirés (Los bastardos), concierto solidario anual que reúne a un decenas de artistas galos en beneficio de Restos du Coeur (Los restaurantes del corazón), asociación sin ánimo de luto que reparte comida entre los más desfavorecidos. El concierto, que TF1 emite desde hace 30 años, siempre se salda con buenos datos de audiencias. En 2021 reunió a 9.7 millones, aunque el récord lo tiene la edición de 2013 con 12.7 millones y un 52.7% de cuota media.

España, entre 'SV' y Pedroche pasando por Mota

¿Y qué pasa con nuestro país? Bueno, pues que a los partidos de la selección española de fútbol y al discurso navideño del rey habría que sumar otras emisiones de calado. Ahí estarían las finales de formatos como Supervivientes, MasterChef Celebrity y Tu cara me suena, que rara vez tienen rival el día de su celebración, el especial navideño de José Mota en La 1 y, por supuesto, el vestido de Cristina Pedroche en las Campanadas.

La vallecana lleva años haciendo de su look todo un acontecimiento cada 31 de diciembre. Uno, además, que no ha dejado de crecer en seguimiento, hasta el punto de obrar el milagro y conseguir que Antena 3 liderara por primera vez sobre TVE con una audiencia de 7.5 millones de personas. Muchas menos, 3 millones, reunió la final del Benidorm Fest, que aun así aspira a alcanzar la categoría de 'evento' tras el buen rendimiento ofrecido en audiencias durante esta primera edición.

Islandia se paraliza con el fútbol y Eurovisión

Mención especial para el país nórdico, el único de todos los territorios nombrados que se paraliza casi literalmente cuando hay un gran evento en televisión. Así, por ejemplo, los partidos de su selección en el Mundial 2018 rebasaron el 99% de cuota, y la pasada edición de Eurovisión alcanzó el ¡99.9%!. Vale, hablamos de un país de menos de 400.000 habitantes, pero no por ello son menos sorprendentes estas cifras.

Etiquetas
stats