'Supervivientes 2022' desterró al más predecible y mezcló a los concursantes con más “mala suerte” para Alejandro

Paula Hergar

La quinta gala de Supervivientes 2022 desterró a Juan Muñoz, el que más ganas tenía de marcharse frente a Alejandro Nieto, Ignacio de Borbón y Kiko Matamoros. Se marchó junto a Ainhoa Cantalapiedra, para convertirse en el segundo parásito de Playa Paraíso y a la espera de la decisión de la audiencia el domingo.

Además, el programa cambió de localización a los concursante y rehizo los equipos, dejando en manos del azar la formación de estos. Una “suerte” que según Alejandro no estuvo con él, “una vez más”.

Todo ello en una noche en la que no hubo ni nominaciones, ni la llegada de Rubén Sánchez Montesinos porque han preferido dejarlo para mañana para enfrentarse al último programa de El Desafío de Antena 3. Pero lo que sí hubo fueron imágenes inéditas de Kiko y Marta confirmando que no están embarazados y prueba de líder que ganaron Tania e Ignacio.

Kiko, Alejandro e Ignacio, una semana más en la isla

Kiko, Juan, Alejandro e Ignacio eran los nominados de la semana que temían marcharse. Todos, excepto el humorista. Así, Jorge Javier Vázquez fue informando de quién era el primer salvado por la audiencia: el modelo. Le siguió el colaborador de Sálvame.

Y se quedaron en la palestra el familia de sangre azul y el cómico. Hasta que el presentador sentenció: “Los esperactarodes han decidido que el concursante salvado sea Ignacio”. Por lo que Juan se convirtió en el nuevo desterrado: “Ahora estoy bien físicamente, y aunque he pasado muchas adversidades, estoy muy contento de haber participado con unos compañeros insuperables y haber aprovechado esta experiencia inolvidable”, aseguró.

Minutos después llegaba a Playa Paraíso para reencontrarse con Ainhoa Cantalapiedra y descubrir que esa sería su nueva casa. Algo que no le disgustó: “Empiezo con humor esta nueva etapa con la parásita”, espetó.

Cambio de localización y de equipos

Jorge Javier informó a los dos equipos que esta noche cambiarían de localización y, para ello, debían reunir todas las cosas necesarias para partir y subirlas al barco en un minuto. Así lo hicieron excepto Nacho Palau a quien no le dio tiempo de embarcar su saco. Se quedó sin él y eso le provocó un bajón importante. El programa dejó en manos de la audiencia si podía o no recuperar sus pertenencias y lo logró. Al conocer la noticia, el ex de Miguel Bosé se derrumbó y lloró de alegría.

Allí, Lara Álvarez les explicó que volverían a rehacer equipos y que sería el azar quien los escogiera. Mediante una ruleta fueron sacando un sobre que les indicaba si se marcharían a la localización “norte” o “sur”. Y los grupos quedaron conformados de la siguiente manera:

Sur: Nacho Palau, Tania, Anuar, Desy, Mariana y Kiko Matamoros.

Norte: Ana Luque, Ignacio, Anabel, Yulen, Marta y Alejandro. Este último descubrió que, una vez más no estaría cerca de su novia y enfureció: “Qué mala suerte tengo, cohone”, repetía. El presentador preguntaba por la razón de su enfado y respondió: “Quería cambiar de aires, con gente más divertida, no por ustedes, por mi novia, por los niños”, dijo provocando aún más indignación en su equipo.

Una ira que se calmó al ganar el juego de localización y poder escoger vivir en la Nueva Playa Royal.

La quinta gala de Supervivientes 2022 desterró a Juan Muñoz, el que más ganas tenía de marcharse frente a Alejandro Nieto, Ignacio de Borbón y Kiko Matamoros. Se marchó junto a Ainhoa Cantalapiedra, para convertirse en el segundo parásito de Playa Paraíso y a la espera de la decisión de la audiencia el domingo.

Además, el programa cambió de localización a los concursante y rehizo los equipos, dejando en manos del azar la formación de estos. Una “suerte” que según Alejandro no estuvo con él, “una vez más”.

Todo ello en una noche en la que no hubo ni nominaciones, ni la llegada de Rubén Sánchez Montesinos porque han preferido dejarlo para mañana para enfrentarse al último programa de El Desafío de Antena 3. Pero lo que sí hubo fueron imágenes inéditas de Kiko y Marta confirmando que no están embarazados y prueba de líder que ganaron Tania e Ignacio.

Kiko, Alejandro e Ignacio, una semana más en la isla

Kiko, Juan, Alejandro e Ignacio eran los nominados de la semana que temían marcharse. Todos, excepto el humorista. Así, Jorge Javier Vázquez fue informando de quién era el primer salvado por la audiencia: el modelo. Le siguió el colaborador de Sálvame.

Y se quedaron en la palestra el familia de sangre azul y el cómico. Hasta que el presentador sentenció: “Los esperactarodes han decidido que el concursante salvado sea Ignacio”. Por lo que Juan se convirtió en el nuevo desterrado: “Ahora estoy bien físicamente, y aunque he pasado muchas adversidades, estoy muy contento de haber participado con unos compañeros insuperables y haber aprovechado esta experiencia inolvidable”, aseguró.

Minutos después llegaba a Playa Paraíso para reencontrarse con Ainhoa Cantalapiedra y descubrir que esa sería su nueva casa. Algo que no le disgustó: “Empiezo con humor esta nueva etapa con la parásita”, espetó.

Cambio de localización y de equipos

Jorge Javier informó a los dos equipos que esta noche cambiarían de localización y, para ello, debían reunir todas las cosas necesarias para partir y subirlas al barco en un minuto. Así lo hicieron excepto Nacho Palau a quien no le dio tiempo de embarcar su saco. Se quedó sin él y eso le provocó un bajón importante. El programa dejó en manos de la audiencia si podía o no recuperar sus pertenencias y lo logró. Al conocer la noticia, el ex de Miguel Bosé se derrumbó y lloró de alegría.

Allí, Lara Álvarez les explicó que volverían a rehacer equipos y que sería el azar quien los escogiera. Mediante una ruleta fueron sacando un sobre que les indicaba si se marcharían a la localización “norte” o “sur”. Y los grupos quedaron conformados de la siguiente manera:

Sur: Nacho Palau, Tania, Anuar, Desy, Mariana y Kiko Matamoros.

Norte: Ana Luque, Ignacio, Anabel, Yulen, Marta y Alejandro. Este último descubrió que, una vez más no estaría cerca de su novia y enfureció: “Qué mala suerte tengo, cohone”, repetía. El presentador preguntaba por la razón de su enfado y respondió: “Quería cambiar de aires, con gente más divertida, no por ustedes, por mi novia, por los niños”, dijo provocando aún más indignación en su equipo.

Una ira que se calmó al ganar el juego de localización y poder escoger vivir en la Nueva Playa Royal.

La quinta gala de Supervivientes 2022 desterró a Juan Muñoz, el que más ganas tenía de marcharse frente a Alejandro Nieto, Ignacio de Borbón y Kiko Matamoros. Se marchó junto a Ainhoa Cantalapiedra, para convertirse en el segundo parásito de Playa Paraíso y a la espera de la decisión de la audiencia el domingo.

Además, el programa cambió de localización a los concursante y rehizo los equipos, dejando en manos del azar la formación de estos. Una “suerte” que según Alejandro no estuvo con él, “una vez más”.