Dice el refrán que "al mal tiempo, buena cara". Y desde el viernes pasado, en el que el temporal Filomena empezó a azotar con especial virulencia a la Comunidad de Madrid, su televisión autonómica Telemadrid parece haberse agarrado a ese dicho.

La cadena pública decidió volcarse con la cobertura informativa y recibió premio de la audiencia el mismo viernes con récord histórico de Juntos, el sábado con récord diario del canal desde el 2012, destacados datos el domingo, y este lunes con récord histórico de 120 Minutos. Y mientras Silvia Intxaurrondo se convertía en la cara visible del esfuerzo de todos sus compañeros acumulando más de 17 horas en directo, el equipo de Mi cámara y yo vivía como el resto de los madrileños la odisea provocada por el temporal.

El resultado final podrá verse en el especial "Mi cámara y yo: la nevada del siglo" que Telemadrid emite este miércoles 13 de enero a las 22:30 horas. El espacio producido por LaCoproductora vivirá en primera persona la gran nevada histórica de la capital y recogerá las imágenes más insólitas de esta borrasca.

Las reporteras Irene Falcón y Beatriz Vigil estarán en las pistas de Valdesquí para mostrar cómo es el mantenimiento de estas instalaciones a 18 grados bajo cero, estarán en el último viaje en Teleférico sobre un Madrid nevado e insólito (las imágenes se han grabado antes de que el Teleférico cerrase al público ante la acumulación de nieve y hielo) y recorrerán el Sur de la Comunidad más afectado. Paloma Ferre dirige el programa y esta entrega, en la que excepcionalmente también aparece como reportera ante la imposibilidad de llegar el resto del equipo por el temporal.

El propio equipo también se vio, como el resto de los ciudadanos, atrapados por la tormenta. Es por eso que, por primera vez en la historia de Mi Cámara y yo, el reportaje ha tenido que ser rodado casi en su totalidad con los propios teléfonos móviles de los reporteros y teniendo que desplazarse en Metro, ante la imposibilidad de poderse trasladar de otra forma, ni de que llegaran las cámaras.

Durante la aventura de la grabación los mismos reporteros, que también se veían atrapados como el resto de los ciudadanos en la nieve, ayudaron al rescate de varias personas que se habían quedado tiradas, incluso llegaron a empujar, junto con otros ciudadanos, una ambulancia que tenía la misión imposible de entregar con urgencia un trasplante de corazón en el Hospital de la Paz en plena tormenta.

Etiquetas
Publicado el
stats