Análisis Vertele

El vuelco de 'La isla de las tentaciones 2' a su edición anterior: ¿ellas serán las inseguras y ellos, los disfrutones?

Tom con todas las solteras a su alrededor
Tom con todas las solteras a su alrededor

Lejos quedan los llantos de Christofer, Álex o Jose por sus chicas y los bailoteos de Fani, Fiama o Andrea con sus tentadores. Parece que con este nuevo casting van a lograr que se viva en cada casa todo lo contrario a lo que experimentaron los anteriores inquilinos 

MÁS | Así arrancó 'La isla de las tentaciones 2': dos (casi) rupturas, parecidos razonables y una correcta Sandra Barneda

Con tan solo una primera entrega, La isla de las tentaciones 2 ya ha demostrado que será una experiencia totalmente distinta a la anterior. No por la mecánica que únicamente añade dos novedades, sino por el perfil de sus participantes. Mientras en la primera edición, la casa de las chicas representaba la diversión, las ganas de conocer a sus compañeros y la buena química, la de los chicos era una drama continuo de ellos llorando por lo que podrían hacer sus parejas y por dejar pasar los días en vano. 

Pues bien, en el estreno de la segunda temporada los roles están completamente cambiados. Si hay una palabra que se ha repetido en todo el programa esa ha sido "inseguridad" y la han pronunciado ellas unas cien veces cada una. Con perlas tales como "si considero que alguien le pueda gustar más, es más guapa, más inteligente, con mejor personalidad, sin celos, me hundo" y "soy celosa, sé que tengo un problema" se describía Melyssa, Melodie, Inma y Mayka

Melyssa llora en su habitación la primera noche
Melyssa llora en su habitación la primera noche

Mientras que ellos aguantaban el tipo y se limitaban a mentir asegurando que ninguna de las solteras era "guapa" porque si decían en realidad lo que pensaban "me deja". Ellos venían más a poner a prueba su relación para descubrir si era tan tóxica que no podían alargarla o si era capaz de fortalecerse con la experiencia. Sí, una mala idea, pero ese ya es otro caso de estudio. 

Lo que dejaron claro es que, con tal actitud, la casa de ellas la primera noche fue casi un tanatorio, lamentándose por las reacciones de sus novios, recordando sus malos momentos con ellos, pidiendo opinión a los solteros sobre las palabras de sus chicos... vamos, como si estuviéramos escuchando de nuevo los llantos de Álex, Christofer o Jose

Los chicos, en su piscina de la villa
Los chicos, en su piscina de la villa

Mientras que Tom, Cristian, Ángel y Pablo se olvidaron rápidamente del lastre inseguro que les acompaña y disfrutaron en la piscina junto a sus compañeras de aventura. 

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba