Crítica

'Veo cómo cantas' llegó a Antena 3 como un entretenido "antitalent" con asesores desaprovechados

Ruth Lorenzo, Josie, Ana Milán y El Monaguillo en 'Veo cómo cantas'

Pocas veces se escuchado a gente cantar tan mal en televisión como en Veo cómo cantas. El nuevo concurso producido por Warner Bros ITVP que ha estrenado este miércoles Antena 3 en prime time ha llegado como puro entretenimiento con un mix de ingredientes ya vistos en Mask Singer, Tu cara no me suena todavía y El concurso del año pero también con originales pinceladas que pocas veces hemos visto antes.

Ana Milán se desmaya, metralleta en mano, en el primer avance de la segunda temporada de su serie

Ana Milán se desmaya, metralleta en mano, en el primer avance de la segunda temporada de su serie

Liderado por Manel Fuentes podría definirse como un anti-talent en el que la alegría llega al escuchar a alguien que no sabe cantar (excepto en su final). Imaginando el casting del programa buscando a participantes sin talento y aún sin menos vergüenza para presumir de ello. Y es que, pocas veces se ha escuchado en la pequeña pantalla cantar tan mal y de forma tan seguida.

Prometían diversión y la hubo, solo que contenida en una mecánica poco detallada y en la que el espectador podía perderse fácilmente. Y unos asesores - Ruth Lorenzo, JosieAna Milán y El Monaguillo- algo desaprovechados.

Una mecánica original, poco explicada y con spoilers en Tik Tok

Veo cómo cantas es la adaptación española del 'I Can See Your Voice', un concurso original de Corea del Sur que ha tenido éxito en más de 20 países. Por lo que contiene una mecánica atractiva pero, en este caso, poco detallada. Los espectadores en redes se preguntaban aspectos como el de cuántos participantes cantaban bien o si el premio restaba cada vez que fallaba.

Detalles que en una segunda entrega se captarían de forma más rápida (si es que convence para dar esa segunda oportunidad). Eso sí, las líneas general se captaban a la primera: la concursante debía acertar quién cantaba. Guiándose por los prejuicios como en El concurso del año o por la intuición como ocurre en Mask Singer.

Y como en este último, las redes también son foco de spoilers ya que desde que arrancó la entrega, muchos tik tokers apuntaron a que uno de los participantes desconocidos era Leo Rizzi, un famoso cantante de la red social.

Asesores con pocos momentos para brillar

"Propongo que nos despidáis y solo contratéis a Natalia, al final es la que más intuición tiene" decía la siempre acertada Ana Milán y es que la función de los asesores está totalmente desaprovechada. La rapidez mental de Ruth Lorenzo, el humor del Monaguillo, el sarcasmo de Josie y la acidez de la citada actriz no pueden saborearse entre tanta apuesta vacía durante las infinitas rondas.

Aún más vacío es el papel de la cantante invitada que, en esta primera entrega, fue Rosario Flores y que como único reclamo llega para hacer un dúo con el último elegido. Algo que podría hacer la propia Ruth Lorenzo en cada programa y nadie se cansaría.

Porque la participación de una concursante y de unos asesores acaba siendo repetitiva. Todos ellos tienen la función de adivinar quien canta o no. Pero con una concursante única o unos asesores a solas también funcionaría. Y quizá podrían lucirse más.

Entretenimiento puro con destellos de talento

Es cierto que Veo cómo cantas ni informa, ni educa, sino que es puro entretenimiento que cumple su función. Además, sorprende por el anti-talent en el que se convierte al dejar que los espectadores escuchen a gente berreando (incluido Josie) y los de plató aplaudan que la concursante ha ganado 3.000 euros gracias a ello.

Eso sí, el premio final se lo lleva gracias a alguien con talento musical. Igual que, a ratos, el formato da la oportunidad de descubrir a artistas a los que te quedas con ganas de escuchar más, como un Denni o Leo Rizzi, al que hasta Ruth Lorenzo le invitó a cantar junto a ella en su próximo concierto.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas