"¿Dónde están los cambios estructurales?"

Verónica Echegui sufrió dos agresiones sexuales en su adolescencia: "Si no lo hablamos se queda estancado en aguas podridas"

Verónica Echegui

Redacción

Verónica Echegui ha hablado sobre feminismo, placer y deseo en Este es el mood, programa de Badoo presentado por Armarna Miller. En él, la actriz ha partido de su propia experiencia para denunciar la violencia sexual a la que están sometidas las mujeres: "Si no lo hablamos, se queda estancado en aguas podridas". "A parte de múltiples situaciones de acoso, de violencia de muy diferentes tipos", ha compartido, "he vivido dos agresiones sexuales en mi adolescencia".

La intérprete ha explicado que "naturalizar mi sufrimiento y lo que para mi fue aquello es importante, porque no hice nada malo". Echegui ha recordado que "no estaba en un buen momento" y ha señalado los "escenarios en los que los depredadores sexuales aprovechan para utilizar tu miseria y abusar de ti, que es lo que me ocurrió".

La actriz ha querido hablar sobre ello en Tótem Loba, un cortometraje escrito y dirigido por ella, en el que recrea parte de un episodio que vivió con 16 años. "Fui a unas fiestas de un pueblo de fin de semana, me lo estaba pasando increíble y descubro que esta tradición se lleva a cabo todos los años. Estoy muerta de miedo, huyendo de estos señores, que se visten de lobos persiguen a las chicas. Las cazan. Hasta que me encontré en un baño encerrada y ellos llamando a la puerta y yo liándome a hostias", narró, "porque dije no me van a coger. No me da la gana".

"¿Dónde están los cambios estructurales reales?"

Echegui ha criticado igualmente la "nefasta" educación sexual recibida, "¿Quién tiene una buena educación sexual a día de hoy?". "De pequeña, mis referentes eran mis amigas y el porno", lo que le llevó a "pasarlo mal, mucha crisis y mucho malestar" al buscar qué era lo que le gustaba. "Soy bisexual, pero con esos referentes no escuchaba lo que yo sentía, ni lo que quería ni conocía mi deseo", ha reflexionado.

La actriz ha contado qué fue hace unos años cuando decidió informarse sobre feminismo. "¿Cómo no va a serlo alguien? Es ridículo", ha asegurado. Su conciencia le ha permitido "validar mis sentimientos, apetencias y necesidades. He entendido que si no lo hago yo, no lo hace nadie". Eso sí, también ha sido crítica planteando: "Se habla de feminismo, ¿pero dónde están los cambios estructurales reales?".

  • Podéis ver la entrevista completa aquí.
Etiquetas