Diversas formas de "ser vampiro"

'Viajeros Cuatro' mostró el vampirismo en Nueva Orleans: "Beber sangre humana me da una explosión de energía"

Uno de los vampiros de 'Viajeros Cuatro'

Redacción

Viajeros Cuatro se adentró este domingo en la pasión de Nueva Orleans por el mundo de las ciencias oscuras: la brujería, el oscurantismo, el vampirismo, el vudú... En los rincones más secretos de la ciudad estadounidense, el programa de Mediaset mostró los comportamientos de un grupo de personas que se hacían llamar vampiros.

Javier Nart se marcha de 'Todo es mentira' tras discutir con Marta Flich por un caso de machismo

Javier Nart se marcha de 'Todo es mentira' tras discutir con Marta Flich por un caso de machismo

El espacio de viajes consiguió acceder a la zona gracias al guía que tuvieron durante toda la ruta en Nueva Orleans. "Cuando llegué aquí escuché muchas historias raras sobre vudú, brujería... Además, Nueva Orleans es una ciudad de muchas leyendas de vampiros. ¿Confías en mí? Porque yo no sé dónde nos metemos aquí", le comentó el joven al reportero de Cuatro.

En el recóndito lugar, iluminado solo por unos cuantos farolillos, uno de los allí presentes llamado Maven Lore afirmó que existían los vampiros. "Para cada uno existe de una forma: a algunos les gusta la estética, a otros les gusta el aspecto cultural, a otros les gusta la filosofía que hay detrás. Hay otros que lo incorporan a sus prácticas religiosas...", explicó para el programa.

Maven se presentó a sí mismo como un vampiro, pero no de la forma en la que "está representado en la televisión o en las películas". Afirmó que su función allí era hacer prótesis de colmillos, y enseñó los pasos de su trabajo en directo. En ese rincón de Nueva Orleans diseña dientes afilados a medida a los "chupasangres" de la ciudad.

Beber sangre humana como "explosión de energía"

Lucien, otro joven presente en el taller, afirmaba sin reparos que bebe sangre humana y le explicó al equipo cómo la obtiene: "Hago cortes con un cuchillo pequeño para que la sangre brote en la piel y me alimento así". Añadió lo que sentía al hacerlo: "Me da una explosión de energía, como un sentimiento de euforia exquisito en el momento en el que la sangre toca la lengua. Es como un soplo de energía para tu cuerpo".

Sin embargo, ante la pregunta de si dormía en un ataúd, estallaba en carcajadas mientras lo negaba: ""Duermo en una cama normal, con sábanas suaves".

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas
stats