Especial

Así vuelve 'Lazos de sangre', otro espacio nostálgico para recuperar la audiencia perdida de TVE

María Jiménez en el rodaje de 'Lazos de sangre'

Redacción

Por cuarto verano consecutivo, Lazos de sangre retorna a la parrilla de TVE. El programa sobre sociedad realizado a partir del Fondo Documental de Radio Televisión Española se ha convertido en una de las escasas marcas reconocibles que se afianzan en la rejilla de programación estival de las cadenas, algo que se ha probado difícil para cualquier cadena.

TVE presenta la temporada 4 de 'Lazos de sangre' y anuncia sus famosos protagonistas

TVE presenta la temporada 4 de 'Lazos de sangre' y anuncia sus famosos protagonistas

Su retorno es ahora más importante, dada la regularidad de sus cifras durante las tres primeras temporadas en los años 2018, 2019 y 2020, en un momento de crisis severa de la cadena pública, después de haberse movido bajo mínimos históricos de cuota de pantalla durante los últimos meses: del 8,6% de febrero, al 8.3% de abril, el 8.2% de mayo y el 8% del cómputo de junio. Una temporada aciaga que La 1 trata de dejar en el pasado, precisamente tirando del archivo incalculable con el que cuenta y que da valor y contenido a otro de sus principales estrenos de estas semanas de canícula televisiva, Viaje al centro de la tele.

Precisamente el formato nostálgico dirigido por Pedro Santos acaba de aterrizar en el access prime time para hacer valer su tirón en un momento de ausencia de apuestas de garantías en el horario de garantías, y ejercerá de telonero en esta cuarta temporada del formato producido en colaboración con Tesseo, dirigido por Carmen Delgado y presentado (desde su segunda temporada) por Boris Izaguirre. Pasado el ecuador del mes, la cadena parece haber mejorado ligeramente sus prestaciones y se coloca en el 8.3%. Si esto es más que un espejismo y supone un cambio de tendencia, la combinación de ambos espacios puede ayudar a refrendarlo.

María Teresa Campos, uno de los principales reclamos de la temporada

Por de pronto, lo cierto es que los contenidos que se han presentado de cara a la cuarta temporada ya revisten de interés indudable, con la inclusión de una entrega dedicada a María Teresa Campos, que recientemente cumplía 80 años pidiendo como deseo un retorno a televisión, tras no haber rodado nuevas entregas de La Campos Móvil, la apuesta con la que pretendía regresar al primer plano en Telecinco, sin demasiado éxito tras su primera y única entrega junto a Isabel Díaz Ayuso.

El especial de Lazos de sangre será una manera de abordar un personaje que siempre ha generado interés, en los últimos años más por su faceta como personaje de la crónica social que como la imbatible comunicadora que había sido durante las últimas décadas. También supondrá, de algún modo, su retorno a Televisión Española, una cadena que abandonó en 1996 para mudarse a Telecinco.

María Jiménez, madrina de la cuarta temporada

Sin embargo, no será esta la primera protagonista del formato en su retorno, sino María Jiménez, este 20 de julio. "Tras sufrir una grave enfermedad que casi le cuesta la vida y consciente de que a estas alturas no tiene por qué callar nada, vuelve para ajustar cuentas con su pasado y ofrece su entrevista más sincera", avanzaba la cadena sobre la rentrée del programa, en la que Boris conectará con la protagonista, desde su casa en Cádiz, unos minutos antes de que se emite la parte documental del espacio. Ya en plató, se avanza un "regalo musical único" por parte de un artista "muy especial" para la homenajeada.

En el debate, su hermana, Isabel Jiménez, compartirá los momentos más duros de su vida. Además, el programa dará voz a los espectadores a través de las redes sociales y analizará los estilismos y vestidos con más historia en la vida de la cantante, con la colaboración de la estilista nominada en seis ocasiones a los Goya: Cristina Rodríguez. Pitingo, Diana Navarro y Raimundo Amador, los diseñadores Victorio & Lucchino; y Alejandro Sancho, hijo de la artista y de Pepe Sancho, intervendrán en esta emisión, que marca las bases de lo que pretende ser Lazos de sangre: un acercamiento a la crónica de sociedad desde un tono respetuoso y sin estridencias.

A partir de aquí, habrá otros 16 "retratos íntimos" de personalidades de la cultura, comunicación y sociedad en este espacio: además de la Campos, luego llegarán recuerdos al cantante El Fary y la llamada jet set marbellí de los años ochenta y noventa, Manuel Díaz ‘El Cordobés’, Tamara Falcó (que recordará a su padre, el Marqués de Griñón), Alaska, Chicho Ibáñez Serrador, Concha Velasco, Los Carmona, Lina Morgan (para cuyo monográfico se contará con Daniel Pontes, su heredero universal, en su primera entrevista en televisión), Los Grimaldi, Parchís, Lola Herrera, Los del Río, Gila y El Dúo Dinámico. El esquema seguirá siendo el conocido: junto a la producción documental, Boris Izaguirre moderará el debate posterior en torno a cada saga, en el que contará con diferentes colaboradores.

Las audiencias

Como decíamos, Lazos de sangre ha sido uno de esos extraños casos en los que una marca se establece en la programación veraniega, manteniendo una regularidad suficiente como para revalidar su confianza un año tras otro. Desde su inicio, el magacín ha contado con el favor del público, si bien durante su tercera temporada experimentó una bajada que ahora habrá de compensar. Bien es cierto que tiene una dificultad añadida, al rellenar el hueco que había estado ocupado hasta hace siete días por MasterChef 9, una temporada más el programa de mayor fortaleza.

La primera tanda conducida por Inés Ballester entre julio y agosto de 2018 atesoró una media para el recuerdo en La 1, con un 13.1% de cuota de pantalla y 1,6 millones de espectadores de media. Unos datos con los que llegaría a liderar la franja del prime time de los miércoles. En la segunda, ya con Izaguirre, los promedios fueron algo inferiores (10.6% y 1.326.000 millones) pero pese a todo probó su eficacia anotando en su última entrega un récord histórico aún por batir: 15.1% y 1.833.000 para el episodio dedicado a la saga de Pepa Flores.

Ya en el verano de 2020, Lazos de sangre se quedó una décima por debajo de los dobles dígitos: 9.9% y 1.287.000. Aún así, las cifras se consideran más que aceptables para el devenir de la corporación, que ahora tiene la oportunidad de haciendo valer la saga particular establecida con este programa.

🟢 Si no te quieres perder ninguna de nuestras noticias, suscríbete a nuestros boletines.

Etiquetas