Especial

Así es 'Vuelvo a empezar', la última alegría de La 1 que triunfa en los fines de semana

'Vuelvo a empezar'

El sábado 6 de agosto a las diez de la mañana se estrenó en TVE un programa del que posiblemente no haya oído hablar. Con enorme sigilo y sin demasiada promoción, ese día llegó a La 1 Vuelvo a empezar, un formato que recorre los pueblos de España buscando personas que dejaron la ciudad para instalarse en el mundo rural.

Ana Blanco no presentará el Telediario de TVE tras 32 años al frente de informativos

Ana Blanco no presentará el Telediario de TVE tras 32 años al frente de informativos

Creado con la vocación de “mostrar las oportunidades” que ofrece la España vaciada, el espacio que dirigen María Rosa Camacho y José Luis Domínguez está visitando las regiones más despobladas del país para encontrarse con aquellos que han 'vuelto a empezar' sus vidas en estas pequeñas localidades de Asturias, Córdoba, Lanzarote, Cáceres, Menorca, Cuenca, Valencia, Huesca, Madrid o Navarra.

“Todas estas personas, cada una con sus circunstancias, se han reinventado, han emprendido o creado nuevas profesiones que les permiten sobrevivir en municipios o aldeas en las que, en ocasiones, no habitan ni 50 vecinos”, explican desde TVE, cuyos reporteros han podido comprobar de primera mano cómo los antiguos 'urbanitas' se han adaptado a la vida en el campo.

El programa solo necesitó una semana para tomar impulso

Vuelvo a empezar cayó en una franja de emisión que está llena de programas repetidos porque el consumo de televisión es muy bajo. Los sábados por la mañana se suele dar una segunda oportunidad a Got Talent, La Voz Kids, Zapeando y Callejeros Viajeros. Por lo tanto, partía sin grandes rivales contra los que luchar, gracias a lo cual se ha convertido en una de las ofertas más potentes de la mañana.

Su primera entrega fue vista por 189.000 espectadores, el 7.5% de la audiencia. Son datos relativamente negativos para La 1, que ese día promedió un 8.6% de cuota de pantalla. Sin embargo, el programa solo necesitó una semana para tomar impulso en ese horario tan particular en el que hay muy pocos espectadores conectados y donde solo funcionan los contenidos de entretenimiento que no exigen demasiada atención a quienes optan por encender el televisor.

La audiencia de Vuelvo a empezar creció significativamente a medida que transcurría el mes de agosto, de modo que TVE optó por hacerle hueco también en la mañana del domingo. El día 27 alcanzó sus mejores cifras: con un 12.3% de cuota de pantalla y 256.000 espectadores, se convirtió en el segundo espacio más competitivo de La 1 solo por detrás de la Vuelta Ciclista.

Audiencias de 'Vuelvo a empezar'

  • 6 de agosto: 7.5% y 189.000
  • 13 de agosto: 8.5% y 193.000
  • 20 de agosto: 11% y 230.000
  • 21 de agosto: 11.2% y 276.000
  • 27 de agosto: 12.3% y 256.000
  • 28 de agosto: 8.1% y 188.000
  • MEDIA: 9.8% y 222.000

Las seis primeras entregas de Vuelvo a empezar promedian un 9.8% de share, dato que es notablemente superior al 8.1% que firmó La 1 al cierre de agosto.

Juegan a favor del programa su corta duración (aproximadamente una hora) y el ritmo que se da a las entrevistas. También le beneficia la escasa competencia que existe en las mañanas de sábados y domingos, donde, por otra parte, su visibilidad es mínima: sus datos de cuota de pantalla son buenos, pero el número de espectadores que se sientan frente a la pantalla en esa franja es muy bajo.

En cuanto a su estilo, Volver a empezar recuerda a otros títulos veteranos como Viajeros Cuatro, Españoles por el mundo o incluso Comando actualidad, programas que se caracterizan por grabaciones ágiles que buscan ser ágiles y hacer partícipe al espectador. El programa tiene un equipo de reporteros, pero están detrás de la cámara y se limitan a preguntar a los entrevistados, sobre los que recae todo el protagonismo. Ellos y sus historias son lo importante.

TVE sigue mirando a la España vaciada

La radiotelevisión pública es la que más atención presta a la despoblación de las zonas rurales, que aunque se haya vendido como un proceso irreversible que acabará por vaciar el interior de la península, se está frenando en algunas regiones del país a las que llegan cada vez más personas en busca de una vida mejor. La España vaciada está ganando habitantes desde el año 2017, y en especial desde 2020, cuando la pandemia de coronavirus intensificó las mudanzas a los pequeños pueblos.

El fenómeno fue analizado en profundidad por el Telediario hace un año. Su presentador, Carlos Franganillo, se desplazó hasta una localidad de Ávila que reúne las principales características de la vida rural. El periodista entrevistó a algunos de los 140 habitantes de Villafranca de la Sierra, que son quienes mejor conocen las necesidades del mundo rural y los problemas y las ventajas de vivir en un pueblo tan pequeño como este.

Pero el interés de TVE por las zonas rurales se percibe también en otros recovecos de la parrilla. La televisión pública emite desde hace años programas como Agrosfera y Ruralitas, que han encontrado en La 2 el perfecto altavoz con el que contar lo bueno y lo malo de la vida en el campo.

A ellos se suma ahora Vuelvo a empezar, que servirá para ampliar el mensaje desde la principal cadena de TVE. Lo hará, eso sí, en una franja de emisión en la que tiene pocas posibilidades de llegar a grandes audiencias, pero en la que tiene la ventaja de ser un contenido fresco y novedoso capaz de competir contra los programas repetidos que ofrecen el resto de cadenas. ¿Sería capaz de mantener sus buenos datos en otra ubicación más esplendorosa? De momento, en TVE celebran haber dado en el clavo en las mañanas del fin de semana, después de fallar estrepitosamente con casi todas sus apuestas de programación.

Etiquetas
stats