El temperamento español “sabotea” un reality británico en Mallorca

El temperamento español "sabotea" una cita del británico Love Island

Bárbara Mora

Enamorarse en Mallorca es práctica habitual de los concursantes de Love Island, el programa de ITV que desde hace tres años junta guapos y guapas con ganas de marcha en una impresionante casa en la que se conocen, entablan relaciones –de todos los tipos imaginables- y acaban, o no, encontrando entre el grupo a su pareja ideal.

El formato -con dos millones de espectadores de media y entretenido como él solo gracias a lo esperpéntico que puede llegar a ser el ser humano en las relaciones personales- incluye las típicas citas en las que dos concursantes tratan de conocerse un poco más.

Una sorpresa Made in Spain

Fue en una de ellas, la que reunió a Jonny Mitchell y a Camilla Thurlow (rumoreada ex del pelirrojo príncipe Harry), la que contó con una sorpresa muy Made in Spain.

Mientras ambos charlaban amigablemente sobre el amor y la vida su conversación se vio saboteada por los alaridos de una mujer regañando a ¿su hija? sobre el uso de una bañera. “¡No quiero agua fuera. Me tienes ya muy cansada de tus tonterías!”, gritaba a pleno pulmón como solo una “señora González”, como la llamó el presentador-voz en off, sabría hacer.

Los concursantes, con sonrisa nerviosa, esperaron a que terminara el chaparrón de palabras ininteligibles para ellos y, como si nada, prosiguieron su cita en el rincón mallorquín.

Spain es así. Spain es pasión y ruido. Spain is different.

 360

Sobre este blog

    Autores

Etiquetas
stats