Crónicas del desenlace

Así acabó 'Dos Vidas' en La 1, con quejas de su equipo a TVE

Fotograma del último episodio de 'Dos vidas'

Dos vidas ha llegado a su fin este martes 8 de febrero, con un final que ha permitido enlazar de algún modo los dos tiempos narrativos del serial, en lo argumental; pero también con un apresurado corte de programación que ha empañado la despedida de su audiencia en la emisión lineal. Algo que han lamentado los guionistas de la ficción, que dejará ahora paso a la ficción británica Victoria en la sobremesa.

TVE avanza el futuro de 'HIT', 'Los misterios de Laura' y la sustituta de 'Dos vidas'

TVE avanza el futuro de 'HIT', 'Los misterios de Laura' y la sustituta de 'Dos vidas'

En lo que respecta a lo puramente argumental, el episodio 255 de la ficción comenzaba con intensidad, después de que Carmen (Amparo Piñero) matara por accidente a Víctor (Jon López). La hija del terrateniente intentaba evitar que este matara a Patricia (Silvia Acosta), la responsable de la muerte de su madre Inés, y en la refriega salía mal parado.

Patricia, retratada y finalmente detenida por su crimen

La protagonista huía ensangrentada, mientras que la villana advertía a quienes habían presenciado la escena: “Tú has visto perfectamente lo que ha pasado. Has visto cómo Carmen mataba a sangre fría a Víctor. Si se te ocurre contar otra cosa tú y tu hijo correréis la misma suerte, ¿me oyes?”, amenazaba a Enoa (Edith Martínez Val). Patricia le contaba su retorcida versión de la historia a Ventura (Iago García), el padre de Víctor, ofreciéndole en bandeja el paradero de la joven Villanueva para quitársela de encima.

“Debes de odiarla mucho para decirme todo esto”, masculla el cacique a la mujer, que no es consciente de que su propio, Ángel (Iván Lapadula), ha presenciado toda la escena. Este tenía la llave para evitar el triunfo de Patricia. El joven confirmaba a la guardia colonial de los crímenes de su madre, después de que Enoa, pese a las amenazas hubiera acudido a las autoridades para revelar cuanto sabía. “Van a investigarte por el asesinato de Inés”, le anunciaba el propio Francisco. “¿Eres capaz de creer a una sirviente indígena antes que a mí?”, le espetaba a su pareja. “Lamento no haber creído a mi hija todas las veces que me advirtió”, se resignaba el padre de Carmen.

El gesto de Kiros para salvar a Carmen

Carmen, por su lado, se veía obligada a huir con la ayuda de su progenitor. “Tienes que salir de África inmediatamente. Dentro de tres horas parte un barco rumbo a Cádiz. Te estarán esperando con un pasaporte falso”, le ordenaba Francisco que, preocupado por los contactos de Ventura en España, reiteraba lo determinante de crearse una identidad falsa en otro lugar. “Compra una casa en un lugar discreto y empieza de cero”. Sin embargo, ella exigía para irse que fuera Kiros (Iván Mendes), su gran amor, con ella. “No me falles, padre, por favor”.

Francisco se encargaba de buscar al joven, a quien le ofrecía un pasaporte y un pasaje en barco. El padre, sin embargo, se encargará de pintarle un siniestro escenario para conseguir que Kiros no vaya al encuentro de Carmen. “Si lo haces no solo estarás condenándote, condenarás a mi hija. Por mucho que te duela, tendrá más oportunidades sin ti”. El joven tomaba entonces una decisión: hacer frente a Ventura para impedir que persiga a su amada. “Carmen merece la vida y voy a luchar hasta mi último aliento para que nadie se la arrebate”.

Kiros se enfrenta a Ventura, cuyos matones lo agredían, pero finalmente Carmen ponía mar de por medio y salía definitivamente de Guinea, para no volver.

La boda frustrada de Julia, en el presente

Entre tanto, en el presente, se producía otro acontecimiento importante: la boda entre Julia (Laura Ledesma) y Leo (Juanlu González). Sin embargo, lo que parecía ser un enlace idílico se torcía cuando el joven respondía a los votos nupciales con una rotunda negativa.

“Perdóname, siento haber llegado hasta aquí, pero me he dado cuenta de que no puedo hacerlo. Hay dos motivos: el primero tiene que ver conmigo y con las dudas que he tenido todos estos días. Hasta ahora no he querido o no he podido verlo, pero creo que no he superado la ruptura de mi ex. Y vería injusto dar un paso en estos momentos porque sería injusto para ti y para mí. Y el segundo motivo tiene que ver con la promesa que te hice. Te prometí que iba a hacer que olvidaras todo lo que te hacía daño, y te prometí que ibas a pasar página y que iba a conseguir que te enamoraras de mí. Pero no lo he conseguido”, se explicaba Leo, antes de marcharse.

Julia, entre lágrimas, abandonaba el lugar ante la mirada de sus familiares y de Tirso (Oliver Ruano), el más afectado.

El esperado encuentro de Carmen y Julia

Tras la ceremonia frustrada, volvemos a encontrarnos con Julia, aún afectada, recogiendo algunos de los diarios de su abuela. Al caérsele uno de estos y recogerlo, de pronto, se produce el momento más esperado para los espectadores de la serie: el encuentro con Carmen, su abuela, a través de una ensoñación. “Lo he intentado, abuela, he intentado ser valiente y seguir a mi corazón como tú dices en tus cuadernos, pero... Mírame”. “Ya lo hago, y estás preciosa”, le responde Carmen.

“¿Cómo lo hacías? ¿De dónde sacabas la fuerza para superar todos esos obstáculos e injusticias?”, le pregunta la nieta a su abuela, que contesta: “Lo único que hice fue vivir, intentar ser feliz. Igual que tú. Solo hay una diferencia que empieza a ponerme un poco nerviosa: yo luché sin descanso por vivir junto al amor de mi vida. Y tú, que lo tienes tan cerca, te empeñas en darle la espalda. No lo hagas. No tengas miedo de sentir, de vivir vuestra historia”. Con estas palabras de despedida, la abuela se refería a Tirso, que hacía acto de presencia a continuación. Así, por fin, ambos se declaraban sus sentimientos y se fundían en un beso.

Mientras, Carmen aparecía marchándose entre lágrimas, conservando un recuerdo de su tiempo en Guinea con Kiros, cerrando de forma agridulce la serie.

Malestar por el corte de los créditos finales

El desenlace de la serie, tras algo más de un año de emisión en las tardes de La 1, ha estado empañado por un detalle técnico que han señalado los guionistas de la serie. Tras la mencionada última secuencia, a las 17:35 horas, los créditos finales mostraban una sucesión de imágenes del rodaje de la serie desde su inicio. No obstante, tras apenas unos segundos, TVE cortaba la emisión y daba paso inmediato a los créditos iniciales de Servir y proteger.

Pablo Bartolomé Jiménez, uno de los guionistas de la serie, lo manifestaba en Twitter: “Oye, muchas gracias RTVE por cortar los créditos del último capítulo en el que salían fotos del equipo como despedida y agradecimiento”.

La secuencia de créditos completa sí se puede ver en RTVE Play.

La reivindicación de los seriales de Alba Lucío

Su mensaje ha sido compartido por Alba Lucío, coordinadora de guion del serial junto a Irene Rodríguez, que también aprovechó la ocasión para hacer un manifiesto en favor de la a menudo menospreciada ficción de corte diario. “Para que pueda emitirse 1 capítulo cada día, el equipo de guion escribimos 5 capítulos a la semana. Más o menos, en una jornada cada guionista escribe 10 páginas. Esto es más de 1 página cada hora”, resaltaba la profesional, que desgranaba todo el proceso de escritura.

Pero no sólo el equipo de guion trabaja rápido y bajo presión. También elenco, dirección, montaje, producción, vestuario, peluquería... Es lo más parecido a un milagro colectivo que he visto en mi vida. Al final, cada día hay un capítulo nuevo, llueva o truene, esté mejor o peor. Porque sí, a veces hay cosas que podrían estar mejor, somos conscientes. No se escriben, ni se ruedan otras series tan rápido, ni con estos presupuestos. Para que haya 1 capítulo cada día tiene que ser así. No es una excusa, es la realidad, que a veces se desconoce”, explicaba Lucío, que reivindicaba que los seriales “no solo hacen compañía, también dan trabajo a mucha gente”.

Las cadenas deberían seguir apostando por ellas”, concluye.

Etiquetas
stats