Cumplirá 3 años

Allison Mack ('Smallville') ingresa en prisión dos semanas antes de lo previsto

Allison Mack saliendo de los juzgados de Nueva York en abril de 2018

Redacción

Allison Mack, la actriz que interpretó a Chloe Sullivan en la exitosa serie adolescente Smallville, ya ha ingresado en prisión para cumplir la condena de tres años que se le impuso por su participación en la secta sexual NXIVM. Lo sorprendente de todo no es que la intérprete estadounidense esté acatando el veredicto del tribunal que la juzgó, sino que se haya presentado en prisión dos semanas antes de lo que estaba previsto.

La actriz de 'LQSA' Carlota Boza se abre con sus seguidores: "Mi padre me abandonó cuando tenía nueve años"

La actriz de 'LQSA' Carlota Boza se abre con sus seguidores: "Mi padre me abandonó cuando tenía nueve años"

Según informa el portal TMZ, Allison tendría que comenzar a cumplir condena el 29 de septiembre, sin embargo, llegó el lunes días 13 a la Institución Correccional Federal en Dublín (California). En ella pasará los próximos tres años por haber desempeñado un papel activo en la citada secta que se dedicaba a mujeres que pasaban a convertirse en esclavas sexuales del líder de la organización.

Este centro penitenciario es el mismo en el que las actrices Lori Loughlin (Full House) y Felicity Huffman (Mujeres Desesperadas) cumplieron sus condenas por haber contribuido a una organización dedicada a los sobornos universitarios.

Cuando haya cumplido la pena de cárcel, Mack, de 38 años, pasará tres años de libertad supervisada. Además, ha sido condenada a una multa de 20.000 dólares y deberá realizar 1.000 horas de servicios a la comunidad. La actriz se declaró culpable de los cargos que se le imputaban. Sus abogados, no obstante, pidieron que no llegara a entrar en prisión, algo que finalmente ha hecho incluso antes de que se le requiriera.

Por los delitos de tráfico sexual y conspiración para trabajos forzados se enfrentaba a una posible pena de entre 14 y 17 años de prisión, sin embargo, la condena le ha sido favorable por su colaboración con la justicia. Los fiscales pidieron al juez que redujera la pena de prisión teniendo en cuenta la "ayuda sustancial" que Mack prestó a los investigadores. Su testimonio y las pruebas que aportó, en especial una grabación, fueron claves para detener, juzgar y encarcelar al líder de la secta, Keith Raniere, sentenciado a 120 años de cárcel.

En dicha grabación se escucha a Raniere y Mack discutiendo el diseño del 'sello' que se iba a imprimir sobre la zona pélvica de las mujeres, sello que incluía las iniciales del líder de la secta. Las mujeres eran reclutadas mediante engaños que les hicieron creer que estaban participando en una asociación de empoderamiento femenino.

Etiquetas