'La casa del dragón' 1x06: Los peones adelantan posiciones ante la escalada de tensión

Emma D'Arcy en 'La casa del dragón'

Como cada lunes los espectadores tienen una cita con La casa del dragón. La ficción de HBO Max reúne semana a semana a millones de espectadores frente al televisor para ver cómo se desenvuelven los lazos de sangre de una de las familias más famosas de Juego de Tronos, los Targaryen.

Fabien Frankel justifica las acciones de su Criston Cole en el capítulo 1x05 de 'La casa del dragón'

Fabien Frankel justifica las acciones de su Criston Cole en el capítulo 1x05 de 'La casa del dragón'

Este lunes tuvo lugar el estreno del sexto episodio que venía acompañado de un notable cambio temporal como ya advertimos con el quinto capítulo de la ficción. Millie Alcock y Emily Carey se despidieron de Rhaenyra y Alicent respectivamente para ceder el testigo a Emma D'Arcy como la nueva princesa Targaryen y a Olivia Cooke como la reina junto a Viserys Targaryen.

(Aviso: Spoilers)

La escalada de tensión

El episodio 1x06 de La casa del dragón comenzó con la princesa Rhaenyra Targaryen en el parto de su tercer hijo, Joffrey. Rodado en plano secuencia, la cámara acompañó a la princesa en un dolorido recorrido por el palacio tras la orden de la reina Alicent de querer ver al recién nacido. Rhaenyra en una declaración de intenciones quiso llevar a su propio hijo a ver a la reina, a pesar de acabar de dar a luz, estar cansada e incluso sangrando durante el camino.

Sin embargo, el gesto demostró una vez más la fuerza de la princesa, pero más aún las ansias de protección de sus hijos, y un gesto total de desconfianza hacia el propio palacio, pero aún más hacia Alicent Hightower que se terminaba de presentar de perfil, es decir, empoderada justo antes de finalizar el plano secuencia.

El episodio supuso una total escalada de tensiones, donde las intenciones de los diálogos eran dardos envenenados. En primer lugar, Alicent puso en duda la procedencia de los hijos de Rhaenyra burlándose jocosamente de Laenor con un “sigue intentándolo Ser Laenor. Tarde o temprano conseguirás que alguno se parezca a ti”.

Este episodio supuso una introducción de numerosos personajes, la mayoría de ellos los hijos de Rheanyra, de Alicent e incluso de Daemon. Además, tuvimos una escena de presentación de Aegon, hijo de Alicent, y hermanastro de Rhaenyra. Una secuencia que dijo mucho del carácter del chaval, brindándoselo a la audiencia como alguien torpe, sumiso, ingenuo y 'adolescente' con todo lo negativo que ello conlleva. Unas cualidades que nos permitieron ver a una Alicent que perdió los nervios frente al joven, lo que reveló la principal preocupación de la actual reina, la línea sucesoria por El Trono de Hierro.

Dragones que no conocen límites

Asimismo, el sexto episodio de La casa del dragón nos regaló una escena aérea de los dragones de Daemon y su actual pareja Laena cabalgando los cielos. Aunque siguen percibiéndose un tanto extrañas las escenas de dragones respecto a su predecesora Juego de Tronos, la secuencia fue algo bonito de ver, y una de las más cercanas a estas criaturas que hemos podido disfrutar hasta el momento.

Tras ello se nos presentó Daemon y Laena como una familia junto a sus dos hijas. Sin embargo, algo termina de ocupar la cabeza del Targaryen que no le deja disfrutar de ninguna escena, en la que, aunque su cuerpo esté presente, su mente divaga entre otros planes. Laena se pondría de parto poco tiempo después, pero con ciertas complicaciones, la criatura que lleva dentro no consigue salir.

Daemon, en una situación delicada al igual que le pasó a su hermano, tendrá que decidir entre el bebé o su mujer. No obstante, la decisión cayó en manos de Laena que decidió suicidarse llevándose a la criatura que llevaba dentro con ella a la orden de un 'Dracarys' que dejó una de las escenas más bellas y emocionales de lo que llevamos de temporada.

Por su lado, en Desembarco del Rey siguen las tensiones, y una pelea de entrenamiento entre Aegon y Jacaerys, hijo de Rhaenyra y próximo en la línea sucesoria si la princesa Targaryen se sienta en el trono, hizo que se revelase el padre de las criaturas de la princesa, un noble caballero de la corte, Ser Harwin Strong. Sin embargo, el enfrentamiento entre los jóvenes iba más allá que eso, era un enfrentamiento entre el propio Ser Criston y Ser Harwin Strong, con unas intenciones muy obvias para los espectadores.

Los peones avanzan

El episodio terminó con la supuesta muerte de Ser Harwin Strong, bajo el ordenamiento de Lord Varys en una audaz estratagema que trataba de darle ventaja a Alicent, quien indignada se oponía a los actos, aunque estos la benefician generosamente. Este acto supuso la anagnórisis de Lord Varys, que se postula a mover los hilos de la corte y a ser uno de los potenciales villanos de la historia que tiene ojos en cada rincón del palacio, como si tuviera cierta conexión con las ratas que recorren algunos de los estantes de las alcobas de la corte.

Además, Rhaenyra y Laenor parten a Rocadragón junto con sus tres hijos, dejando el palacio a las largas manos de Alicent, que seguramente aprovechará la debilidad que presenta Viseyrs debido a su estado de salud para convertir a Aegon en el futuro rey. Es así como la partida de ajedrez da comienzo, y ya sabemos que los peones son los primeros en moverse si se quiere dar jaque mate al rey.

La escalada de tensiones continúa elevándose tras la boda verde, y los inteligentes diálogos de este episodio lo dejan más que claro. Así, como las mujeres de la ficción, quienes se sitúan varios peldaños arriba de los hombres de la historia, que se ven débiles, sumisos y poco inteligentes. Son las mujeres las que dominan todo el entramado de esta historia de sangre, demostrando todo un empoderamiento y un juego de poderes que los espectadores estamos disfrutando.

Por recordar, Alicent desafió de manera elegante a Rhaenyra una vez más al negarse a sentarse (mientras el resto sí lo hizo) durante la sesión de consejo que tuvo lugar en el episodio. Además, rechazó la propuesta de paz que la princesa le ofreció, lo que le hizo entender a esta que no había vuelta atrás y que la tormenta está por llegar.

“Que zalamero es el zorro cuando lo arrinconan los perros” llegó a decir Alicent ante la oferta de paz de la princesa, sin embargo, es ella la que también verbaliza la soledad que está viviendo en el palacio. Además, para cerrar el análisis y recordatorio de este episodio, puede citarse una de las reflexiones de Lord Varys: “¿Qué son los hijos sino una debilidad?”.

El avance del capítulo 1x07:

Con el siguiente episodio, los Targaryen se tambalearán en un mar de enfrentamientos directos, ambiciones, traicciones, e incluso el robo de Rhaegar. También podremos sentir a Lord Varys y el manejo de sus hilos, y ver una faceta más enfurecida de Rhaenyra Targaryen. Todo ello, y mucho más puede verse en el adelanto ofrecido por HBO Max del episodio siete de la temporada.

Etiquetas
stats