Vídeo
'Escándalo' acaparó elogios por reflejar el maltrato psicológico y la violencia machista

Alexandra Jiménez en 'Escándalo, relato de una obsesión'

Telecinco estrenó la noche de este miércoles Escándalo, relato de una obsesión, su nueva serie protagonizada por Alexandra Jiménez y Fernando Líndez que se estrenó con unos números de audiencia que mantuvieron la dinámica entre cadenas.

Abogados Cristianos pide a Competencia que cancele la serie 'Escándalo' en Telecinco

Abogados Cristianos pide a Competencia que cancele la serie 'Escándalo' en Telecinco

Durante la promoción se generó polémica en redes sociales, que llevó más allá la asociación ultracatólica Abogados Cristianos, llegando a pedir la cancelación del estreno acusando al proyecto de “normalizar la pederastia”, por presentar un romance entre una mujer de 42 años con un adolescente de 15. Unas críticas sobre las que su creadora, Aurora Guerra, su productor Aitor Gabilondo, y su protagonista Alexandra Jiménez ya preveían, y ante las que mandaron sendos mensajes entrevistados por los medios durante el rodaje.

Finalmente, tras esos prejuicios antes del estreno, su primer capítulo vio la luz en Telecinco este miércoles, y el juicio posterior de los espectadores ha sido muy diferente.

El capítulo, y la serie, se inició con un ejemplo de lo que puede llegar a ser el maltrato psicológico. Este se vio reflejado principalmente en una escena de la ficción, donde Inés (Alexandra Jiménez) tiene una conversación con Antonio (Víctor Duplá), su marido, quién continuamente invalida los sentimientos de su pareja.

Inés sufrió un aborto espontáneo que le ha afectado enormemente, ya que su principal deseo era tener ahora un nuevo hijo. Ya en la conversación, su marido afeaba la conducta de su pareja, a quién acusó de “dramas” y de “ir llorando por las esquinas”, usando las palabras de la hija que tienen entre ambos.

En la misma línea, Antonio define el aborto como una “intervención”, restándole cualquier tipo de importancia que su mujer pudiera darle a lo ocurrido. Mientras tanto, Inés trata de expresar cómo de sola se siente en la familia que ha creado junto a su marido y su hija, haciéndole ver que la hacen sentir que sobra.

Sin embargo, su marido no trata de comprenderla, y solo asegura que está cansado de sus “dramas”, “intensidad” y su “dependencia emocional”. Una escena que ejemplificó desde su inicio el maltrato psicológico, y lo que puede provocar en la otra persona. El personaje de Inés muestra cómo aunque sepa que la van a dejar, se siente tan ligada a su pareja que cree ser incapaz tener una vida en solitario, provocando hasta que sea ella la que se disculpe.

Intento de suicidio, y su salvador Hugo

Después de que su marido decida dejarla tras haberlo planificado, Inés decide quitarse la vida metiéndose en el mar. Sin embargo, Hugo (Fernando Líndez) la ve flotando en el agua y decide sacarla, un acto que acaba por salvarla la vida, y que conectará a ambos personajes, provocando una relación entre ambos más adelante.

Un hecho por el que la ficción recibió críticas antes de su estreno, pero que durante la noche de emisión muchos espectadores supieron entender y comprender la situación en la que estaba el personaje de Inés. Algo que provocó inevitablemente que muchos odiasen al marido, y empatizasen con la protagonista.

Un relato que, a pesar de haber sido entendido durante su promoción como una relación entre una mujer y un joven menor de edad, al final se ha visto como una salida al maltrato psicológico y la violencia machista que sufría su protagonista. Así lo compartieron a través de las redes sociales muchos espectadores, que durante y tras ver el primer capítulo, han querido recalcar la verdadera historia de la que parte esta ficción, sin la necesidad de al mismo tiempo valorar positivamente esa relación con un menor de edad.

Etiquetas
stats