Análisis

HBO Max sigue con la escabechina de series de su catálogo, con el streaming gratuito como solución a sus problemas

Fotograma de 'Raised by Wolves'

Lorenzo Ayuso


HBO Max continúa siendo el principal damnificado de la estrategia de control de gastos emprendida por David Zaslav en Warner Bros Discovery. El conglomerado audiovisual ha anunciado la desaparición de otro paquete de producciones originales de la plataforma originada de WarnerMedia, varios de ellos de magnitud: se trata de las series Raised by Wolves, La mujer del viajero del tiempo, Head of the Class y los reality shows FBoy Island, Legendary y Finding Magic Mike.

HBO Max retirará de su catálogo 'Westworld', 'The nevers', 'Minx' y otras series

HBO Max retirará de su catálogo 'Westworld', 'The nevers', 'Minx' y otras series

Estos títulos se unen a otros anunciados días atrás, como WestworldThe NeversMinxLove Life y Gordita Chronicles. Como ocurriera con estos, la nueva remesa de contenidos conocida el miércoles 14 se compone de títulos que habían sido en su mayoría cancelados previamente (solo se excluiría el reality derivado de Magic Mike, de cuya continuidad no había noticias hasta el momento). Además, esta retirada adicional de producciones originales permite confirmar los planes de la compañía para hacer negocio con el streaming gratuito. O lo que es lo mismo, los FAST Channels.

La oportunidad del streaming gratuito para WBD

FAST son las siglas de Free Ad-Supported Television; es decir, canales y plataformas de streaming de acceso libre, que se monetizan precisamente por la inclusión de anuncios, y que se han hecho un sitio en el panorama del streaming como complemento a las plataformas bajo demanda. Pluto TV (Paramount Global), Fire TV y Freevee (Amazon), Tubi o Roku son los principales agentes de un sector en alza (en España, además de Pluto TV, tenemos como ejemplo el reciente lanzamiento de Runtime) en el que se han interesado con anterioridad otras compañías como AMC Networks o Hallmark, pues estos canales permite establecer alianzas muy atractivas en lo económico con los fabricantes de smart TV y otros dispositivos de consumo televisivo 

David Zaslav, CEO de Warner Bros Discovery, ya había manifestado su atracción por esta clase de servicios, a fin de amortizar costes dentro de la reestructuración del conglomerado Discovery tras la adquisición de la deficitaria WarnerMedia. No en vano, el ejecutivo definía los FAST Channels como una “oportunidad única de incrementar nuestro mercado objetivo”, según recogió Deadline. De hecho, desde entonces se ha venido especulando con la posibilidad de que WBD plantease crear una marca propia dentro de ese escenario, una idea que parecía más probable al conocerse la retirada de series del calibre de Westworld. Ahora bien, por el momento el plan pasa por vender contenido a terceros, antes de desarrollar una insignia propia en esta parcela de negocio. Se especula con que 2023 comenzará a trabajarse de forma activa en ello.

El caso de la nueva adaptación de la novela de Michael Crichton, a la postre una de las series más reconocibles de HBO Max durante los últimos años (9 premios Emmy y 54 nominaciones en su haber), es paradigmático en este sentido, pues es la primera de todas estas producciones fulminadas que ha confirmado este destino. De hecho, la confirmación oficial de Warner Bros Discovery incluía una declaración de los creadores, Lisa Joy y Jonathan Nolan, al respecto: “Estamos increíblemente orgullosos de Westworld y del destacado trabajo de nuestro reparto y equipo. Estamos emocionados por tener la oportunidad de llegar a una nueva audiencia”.

En casos como el de esta o de la distopía The Nevers (que se ha dado por finiquitada pese a que la segunda mitad estaba pendiente de emitirse), producidas ambas por Warner Bros TV, ya se está trabajando en esa vía, aunque de acuerdo a las fuentes consultadas por Deadline, aún no hay acuerdos definitivos. En otros casos, como Gordita Chronicles, Love Life, Made For Love y Minx, los derechos han sido revertidos a sus productoras, aunque WBD está en conversaciones con todas ellas de cara a futuribles acuerdos con plataformas FAST externas para licenciarlas. Eso sí, no de manera necesariamente exclusiva: estos estudios también pueden vender sus productos a streamers de la competencia.

En todo caso, derivar a estos escenarios series ya canceladas parece una solución óptima. Aunque van evolucionando y algunas como Tubi o Roku también ofertan contenidos originales, los FAST Channels se nutren en buena medida de reposiciones de series ya concluidas que mantienen su atractivo para la audiencia, como ficciones procedimentales o telecomedias. Un rápido vistazo al catálogo de canales de Pluto TV expone canales temáticos de Star Trek, Doctor Who, Las reglas del juego, El comisario, El detective Endeavour, South Park, Melrose Place o Curro Jiménez, así como de formatos como Jersey Shore. Los episodios que componen la lata completa de cada una de estas series se suceden en un continuo lineal de programación al estilo convencional.

Warner Bros Discovery y los recortes de nunca acabar

Y decimos que es una solución óptima porque permitirá algunas certezas dentro de una operación a gran escala dentro de la nueva multinacional derivada de la fusión Warner-Discovery, marcada por la incertidumbre. Más aún si tenemos en cuenta el ya de por sí borroso panorama del streaming, tras reventar durante este 2022 la burbuja hinchada durante la pandemia del coronavirus.

Como ya contamos al explicar los motivos de la desaparición de Originales de HBO Max, la nueva empresa ha de equilibrar ahora los desproporcionados gastos heredados de WarnerMedia. Tras comprarla a AT&T, Discovery se encuentra en la necesidad no solo de unificar dos productos de entretenimiento con sus propias políticas y dinámicas de producción, sino de sanear una economía mucho más complicada de lo previsto en un primer momento.

Recordemos que la intención de Warner Bros. Discovery pasaba por reducir hasta 3.000 millones de dólares durante los primeros 24 meses después del acuerdo de fusión, algo que solo podría lograrse “evitando la inversión”, según Zaslav. Esto se tradujo con el cierre de CNN+apenas un mes después de su lanzamiento, en la suspensión de toda producción de ficción en dos de los canales del grupo, TBS y TNT, ambos pertenecientes en origen a WarnerMedia; en la paralización de la producción europea de HBO Max, a excepción de Francia y España, mercados clave para el desarrollo internacional de la compañía, con los consiguientes despidos masivos en puestos directivos en el Viejo Continente; y, por supuesto, con la gradual fuga de contenidos.

En fechas recientes, se ha conocido la cancelación de superproducciones televisivas en desarrollo como Demimonde, producción de JJ Abrams para HBO que iba a contar con más de 200 millones de presupuesto, y la reversión de renovaciones de no pocas series, algunas de las cuales se han visto ahora afectadas por esta reorientación hacia el mundo FAST. Y todo ello sin apenas haber hecho mención a la división cinematográfica, donde la cancelación del estreno de Batgirl, en plena postproducción constituye el mayor drama surgido en los despachos.

La salud financiera de la compañía está aún por alcanzarse y de ahí el aumento de las previsiones para eliminar activos. Como el propio Zaslav ha revelado recientemente, la eliminación de contenidos ha sido mucho mayor de lo esperado inicialmente dada la maltrecha situación encontrada tras la unificación. “Era un desastre mayor del que esperábamos”, reconocía en declaraciones recogidas por Variety. “Una vez abrimos el armario, todo se empezó a caer. Estamos solucionándolo”, añade el directivo, que sí apunta a que tan drástico recorte es doloroso puesto que “los activos y el talento son mejores de lo que esperábamos”. Sin embargo, “había muchas cosas mucho peores de lo que pensábamos”.

La política de cancelaciones y recortes en masa, sumada a la desaparición de toda esta lista de series, cada vez más larga y con títulos más reconocibles, y su exportación a otras vías de consumo, ayudan a este objetivo, pues se estima que ayudará a ahorrar entre 2.800 y 3.500 millones de dólares, una cantidad mayor de la inicialmente proyectada. Pero aún así, son solo una pequeña contribución a una reorganización lejos de consolidarse. En el horizonte, de hecho, aún está por esclarecer los detalles de la nueva plataforma que combine los productos de HBO Max y Discovery+. Y ahora también, concretar ese interés de WBD por el universo del streaming gratuito. Queda un largo trecho aún.

Etiquetas
stats