Especial

'She-Hulk: Abogada Hulka', la serie con la que Marvel se sale de sus propias normas

Imagen de 'She-Hulk', la nueva serie de Marvel

Las plataformas de streaming han cambiado muchas cosas dentro de la industria televisiva. Entre ellas, las reglas no escritas dentro del calendario de series. Por ejemplo, hasta hace no mucho agosto era un mes exento de grandes estrenos de ficción, que quedaban reservados para septiembre coincidiendo con el inicio clásico de la temporada. Ahora, sin embargo, las series a estrenar son tantas, y las exigencias del mercado audiovisual tan elevadas, que desaprovechar las semanas más veraniegas del año ya no es una opción, tal y como estamos viendo en 2022.

'Ms. Marvel' cierra el segundo curso de las series del MCU, que reincide en las virtudes y defectos del primero

'Ms. Marvel' cierra el segundo curso de las series del MCU, que reincide en las virtudes y defectos del primero

El pasado 5 de agosto, sin ir más lejos, Netflix abrió la veda con el estreno de Sandman, la adaptación del aclamadísimo cómic de Neil Gaiman. El domingo 21 (lunes 22 en España), HBO Max lanzará La Casa del Dragón, el primer y esperadísimo spin-off de Juego de Tronos. Y el 2 de septiembre será el turno de Amazon Prime Video y su apuesta más ambiciosa hasta la fecha: El señor de los anillos: Los anillos de Poder.

Estamos, por tanto, inmersos en el mes más importante del año a nivel seriéfilo y en uno de los más relevantes en mucho tiempo. Uno hecho, además, para amedrentar a toda aquella plataforma que se atreva a estrenar estos días una apuesta de renombre. A todas menos a Disney+, claro, que buscará llevarse su parte del paste con She-Hulk: Abogada Hulka, su nueva serie del Universo Cinematográfico Marvel.

En un principio, los planes de la compañía pasaban por lanzar en estas fechas Andor, pero el estreno de la serie de Star Wars con Diego Luna fue aplazado hasta finales de septiembre. De esta manera, será She-Hulk la que se bata el cobre en un escenario poco propicio para ella. No solo por la competencia de los títulos ya mencionados, sino también por la suya propia, pues la serie de Tatiana Maslany llega en un momento peliagudo para el MCU, que empieza a dar síntomas de agotamiento en la gran pantalla -que no en taquilla- mientras sus producciones televisivas acumulan un desencanto tras otro.

Aun así, no se puede obviar que las series del Universo Cinematográfico Marvel son un acontecimiento en sí mismo. Y esto incluye a She-Hulk, que aterriza este jueves 18 de agosto en el catálogo de Disney+ dispuesta a revitalizar el MCU saliéndose de algunas de sus propias normas.

Superhéroes, abogados y comedia en una misma serie

Si Bruja Escarlata y Visión contó una historia de superhéroes como si fuese una sitcom de antaño, She-Hulk nos propone otra llamativa mezcla de géneros al combinar los superhéroes y los juicios de abogados. Todo ello en una serie contada, además, en tono de comedia con 9 capítulos de 30 minutos de duración. La nueva producción marvelita nos presenta a Jennifer Walters (Maslany), una abogada especializada en casos sobrehumanos que debe su complicada vida de soltera treinteañera con el hecho de ser una superheroína de dos metros de altura, piel de color verde y una fuerza sobrehumana.

El toque judicial, y la vocación desenfadada de la serie, han llevado a más de uno a pensar en She-Hulk como una versión superheroica y marvelita de Ally McBeal, aunque los posibles paralelismos entre ambas son fruto de la casualidad. “Realmente nunca hablamos sobre Ally McBeal o la cogimos de referencia. Diría que la mayoría de nuestros guionistas eran muy jóvenes para conocer la serie en su esplendor. Pero sí, la gente no puede evitar hacer la comparación con Ally McBeal”, ha declarado Jessica Gao, guionista principal de She-Hulk, en una entrevista con Variety.

Ahora bien, tan pronto Gao reconoce esto como afirma que entre los referentes de la serie se encuentran Better Call Saul, American Crime Story: El pueblo contra O.J. Simpson y Fleabag. Las dos primeras están estrechamente relacionadas con el mundo judicial, por lo que la asociación resulta evidente. Con la tercera, en cambio, hay que saber que She-Hulk, como la serie de Phoebe Waller-Bridge, también tiene una protagonista que rompe frecuentemente la cuarta pared.

Pero no por influencia de Fleabag, sino porque así lo marca la historia de Hulka en los cómics. “Sentí que, ante todo, [necesitábamos] romper la cuarta pared y el tipo de metahumor y las autorreferencias. Porque fue la etapa de John Byrne la que hizo que me enamorara de este personaje, pues era muy alegre, divertido y refrescante. Para mí, como vengo de la comedia televisiva, la comedia era una prioridad”, ha comentado Gao en otra entrevista.

De esta manera, She-Hulk ya se dirigía directamente a los lectores de cómics décadas antes de que otro personaje de Marvel, Deadpool rompiera la cuarta pared en la gran pantalla. “Deadpool copió a She-Hulk”, ha bromeado al respecto Tatiana Maslany.

La sexualidad, presente en el MCU con Jennifer Walters

A lo largo de sus 14 años de historia, el sexo ha sido un tema generalmente tabú dentro de las producciones del Universo Cinematográfico Marvel. Sin embargo, la sexualidad promete tener su espacio en She-Hulk a través de Jennifer Walters. “Está manifiestamente cachonda. Jen está explorando su nuevo cuerpo, y descubriéndose. Y, sí, le gustan mucho los tíos. Una amiga vio el tráiler y me dijo que nunca se había sentido tan identificada con un superhéroe como con ese calentón”, ha manifestado Maslany en declaraciones a El País.

Por si fuera poco, el personaje principal se pregunta en el primer capítulo si el Capitán América es virgen. “La veremos regularmente buscarlo en Google y hablando de ello (...) No puedo describir lo emocionada y sorprendida que estaba de que Kevin [Feige, presidente de Marvel Studios] no solo estuviera de acuerdo con responder la pregunta, sino que me también de que me proporcionara la respuesta canónica”, ha comentado Jessica Gao.

'She-Hulk' amplía las series de superheroínas en el MCU

She-Hulk no es el primer título del Universo Cinematográfico Marvel protagonizado por una mujer, pero no por ello deja de ser noticia que una mujer esté al frente del reparto. Al fin y al cabo, el peso narrativo principal ha recaído sobre una mujer únicamente en 6 de las 36 producciones lanzadas hasta la fecha por el MCU -entre series y películas-. Y eso contando Ojo de Halcón, donde el personaje de Kate Bishop compartía protagonismo con Clint Barton.

Aun así, de esas cinco producciones -Capitana Marvel, Viuda Negra, Bruja Escarlata y Visión, Ojo de Halcón, Ms. Marvel y She-Hulk-, cuatro son series, por lo que Marvel está apostando en televisión por la paridad que, hasta ahora, no ha tenido en el cine.

La conexión con la denostada 'El Increíble Hulk'

Siguiendo la estela de otras producciones del MCU, She-Hulk también interactuará con varios personajes ya conocidos por el público marvelita. En este sentido, son sabidas las intervenciones de Mark Ruffalo como Hulk, Benedict Wong como Wong y Charlie Cox como Daredevil. Aunque si hay una aparición que merece ser destacada, esa es la de Tim Roth como Emil Blonsky/Abominación. O lo que es lo mismo, el villano de El increíble Hulk, la segunda película de la historia del Universo Cinematográfico Marvel.

La cinta, estrenada en 2008, es una de las producciones más olvidadas de todo el UCM. Que, pese a ello, She-Hulk haya apostado por recuperar a su villano otorga a la nueva serie de Marvel un propósito inédito hasta entonces en las producciones del estudio: el de reivindicar uno de los escasísimos tropiezos de su brillante historia.

El desafío de ofrecer un CGI a la altura

Para terminar, toca hablar de de los efectos especiales. Una cuestión doblemente peliaguda para She-Hulk. Primero, por las recientes quejas de artistas de VFX contra Marvel Studios por las jornadas de trabajo interminable y los plazos de entrega imposibles que les impone la compañía. De ahí que, según los afectados, algunas de las últimas producciones de La casa de las ideas hayan presentado acabados deficientes. Entre ellas, los primeros avances promocionales de She-Hulk.

“[Los artistas de VFX] Lo hacen mucho más rápido de lo que deberían, están produciendo cosas constantemente y tenemos que ser súper conscientes de sus condiciones de trabajo, que no siempre son óptimas”, declaró hace unos días al respecto Tatiana Maslany. “Es terrible que tantos artistas se sientan presionados y sientan que la carga de trabajo es demasiado grande”, comentó a su vez Jessica Gao. Parece, a tenor de las críticas de la prensa extranjera, que este problema ha sido debidamente solventado en el caso de She-Hulk, aunque esta problemática seguirá hablando en el futuro.

Etiquetas
stats