verTele, en la presentación

TNT presenta 'Maricón perdido', la serie de Bob Pop: "Todos seríamos muchísimo mejores sin dolor"

TNT presenta 'Maricón perdido'

Sin siquiera haberse estrenado, momento que llegará este viernes 18 de junio con el lanzamiento de sus tres primeros capítulos, la cadena TNT ha logrado que su serie Maricón perdido se haya convertido en una de las novedades de ficción más esperadas. Con ese aura la ha presentado ante la prensa este miércoles, en una convocatoria que ha contado con la presencia de verTele.

Bob Pop: "Quien considere que 'Maricón perdido' es una serie de un rojo peligroso y no la quiera ver, allá él"

Bob Pop: "Quien considere que 'Maricón perdido' es una serie de un rojo peligroso y no la quiera ver, allá él"

Su creador y guionista, Bob Pop, ha sido lógicamente la gran estrella del acto para conocer cómo es esta serie que la cadena presenta como "una recreación de su vida, de su obra, y de su identidad, en una suerte de reescritura personal en la que la ficción y la realidad se entremezclan", y sobre la que el mismo ha reconocido que "en principio me pareció un disparate escribir una serie sobre mí, pero en una reunión posterior con TNT me vine arribísima".

El escritor, guionista y colaborador televisivo ha agradecido la confianza de la cadena y de la productora El Terrat, asegurando que al final para él "la serie sobre todo es un agradecimiento a haber llegado a contar esto", y justificando que se sentía en la obligación de darlo todo: "Si tienes a una cadena y a una producción que funcionan, sería muy mezquino por mi parte que eso no se trasladara a la serie". "Me siento un privilegiado porque tengo la oportunidad de tener una voz", ha zanjado.

Bob Pop ha desvelado también que el título "fue un regalo de Buenafuente" (presidente de El Terrat), y que era una frase horrible que la abuela del presentador decía mucho. Sin embargo, le encajó a la perfección: "Me pareció perfecto porque es la historia de un maricón que está perdido y se está buscando. Nos pareció una preciosidad, aunque al principio en la cadena dijeron '¡oh fuck!', pero luego lo han defendido hasta en inglés".

Esa "defensa" de la serie ha hecho que Bob Pop conteste sobre el conservadurismo actual, empezando por celebrar que "ahora soy más libre que nunca porque uno de mis lujos es que no tengo que tratar con gente que no me quiere", pero analizando que también es cierto que "también ahora tenemos más miedo de hablar porque entramos en 'la ultraderecha lo va a usar para conseguir votos'. Nos queda mucho camino por recorrer, y esta serie que no es nostálgica quiere luchar tanto contra la izquierda rancia que ha adoptado cierto conservadurismo como contra la ultraderecha que hace ver que su opinión tiene mucha más presencia".

"Utilizar el dolor como medalla es terrible"

Sobre lo que la serie plasma de él mismo, de su vida y de su dolor en muchos momentos, Bob Pop quiere que quede un mensaje: "El dolor no te hace mejor, y utilizar el dolor como medalla es terrible. No hay nada más peligroso para mí que aquellos que se autoerigen como supervivientes y creen que la vida les debe algo. Todos seríamos muchísimo mejores sin dolor".

En este sentido, ha querido tener un mensaje para Carlos Bardem, agradeciéndole que "hay que ser muy generoso" para aceptar interpretar un papel, el de su padre, que no muestra el rostro en ningún momento: "Consigue con su presencia y su voz dar el miedo que me daba mi padre".

Como también podrá verse en uno de los capítulos, se reflejará cómo le diagnostican esclerosis múltiple a los 20 años. Sin embargo, el escritor explica que "como adulto es la primera vez que me enfrento a esta incertidumbre. A la vez me fuerza a pensar qué puedo hacer y qué no, qué me va a permitir. Ha sido un cambio brutal, y hay disfrutar el tiempo".

Pero no todo es mostrar el dolor. Bob Pop también ha querido que la serie esté "plagada de libros y referencias", como acostumbraba a hacer en sus secciones en Late Motiv. Reconoce que "me obsesionaba, porque plasma cómo alguien se encuentra a sí mismo a base de escribir", y explica que quiere reivindicar que la escritura es un acto físico, que "uno no sólo escribe con la cabeza, también con el cuerpo". Algo que cree haber logrado, reconociendo que está "contento con haber colado muchos libros, y espero que no haya nadie que quite los ojos de los niños cuando los vea en pantalla", ha bromeado.

 360

"No nos gustaba sólo lo que contaba, sino el estilo único que tiene"

Bob Pop no ha estado sólo, ni mucho menos. Cadena, productora, director y actores y actrices le han acompañado y arropado en la presentación. José Skaf, productor ejecutivo de Warner Media, ha asegurado que "no nos gustaba sólo lo que contaba, sino el estilo único que tiene para contar la tragedia con tanto humor". Berto Romero, también productor ejecutivo por parte de El Terrat, ha agradecido que "la oportunidad que Bob y El Terrat me han dado es básicamente acompañar y empujarle", comparando con el proceso que él siguió con su serie: "Una de las primeras personas que leyó lo que yo escribía para mi serie fue Bob, y me quitó los miedos. Al final lo que tú recibes es lo que das, y quiso hacer este viaje junto con mi experiencia previa", algo en lo que ya incidió Bob Pop cuando le entrevistamos al acabar el rodaje.

El director, Alejandro Marín, ha agradecido la oportunidad de debutar con su primera serie a los 28 años. Ha explicado que el proyecto le llegó a través de la productora, cuando él preparaba un largometraje para la escuela en la que había estudiado. "Les encajó mi teaser para que acompañase a Bob como director novel y trabajar junto a él", ha resumido, explicando luego su buen entendimiento: "Bob me dejó muy claro que era muy importante que la serie respirara mucha verdad, incluso en las escenas más crudas, pero que a la vez fuera acogedora". Para él, ha admitido, que "el mayor reto era que la voz de Bob, que hemos conocido en la tele y que va del drama al humor y tiene muchas referencias literarias, se trasladase al tono de la serie. Quisimos encontrar el equilibrio entre la ficción y lo naturalista, sin querer que tuviera un tufillo vintage".

Ese totum revolutum que Maricón Perdido logra encajar y empaquetar como un único producto es el que convenció a Candela Peña, puesto que reconoce que "en principio no quería porque estaba cansada al acabar otro proceso creativo", hasta que Xen Subirats de El Terrat le dijo "que era la serie de Bob y que me la leyese, y ahí entró el deseo". La actriz interpreta a la madre del protagonista, aunque deja claro que es ficción: "A la madre de Bob yo no la conozco, no sé quién es. Y él no me dijo 'tienes que hacer de mi madre'. Esto está escrito, es ficción, y Bob me apoyó muchísimo" para crear a su personaje, que ella misma define como "muy terrorífica": "Quería mostrar que hay buenas y malas madres, y que a veces nos causan heridas para el resto de nuestras vidas. Yo quería hacer esa madre-escollo, y como soy madre me aterrorizaba".

También Alba Flores deja claro que su papel como mejor amiga del protagonista se nutre de la realidad, pero es ficción. "Mi personaje no es tanto quién es ella para Bob, que creo que es una mezcla de varias amigas, sino la luz que aporta. Buscamos al personaje por esa figura de un amigo que te aporta luz y te ayuda a salir de muchos armarios", explica la actriz sobre su interpretación, aprovechando para agradecer la confianza de Bob Pop cuando ella pidió hablar con él para conseguirlo: "Quiero valorarle que nos ha dado educación a todos. Algo bonito de la serie es que nos da educación. Creo que aporta valores que se están perdiendo: la sensibilidad artística, la inteligencia, el buen gusto y la cultura".

Los 'Bob pop' de la ficción

Maricón Perdido muestra puntualmente al Bob Pop actual, interpretado por él mismo, pero está protagonizada por dos actores que le encarnan en su adolescencia y su juventud, jugando con esas dos líneas temporales.

Gabriel Sánchez es debutante a sus 16 años e interpreta al Bob Pop más niño-adolescente. Recuerda que vio un casting que buscaba a un "chico no atlético", que se presentó sin ninguna experiencia ni estudio previo simplemente por probar, y que tras pasar fases se vio en una videollamada con Bob Pop y el director: "Yo estaba flipando". Al comparar su propia experiencia, asegura que "me sentía muy identificado con el personaje, pero luego viéndolo con perspectiva yo he tenido muchísima más suerte con mi familia y mis amigos, que siempre me han apoyado". A él "le toca" la etapa más complicada del personaje, por lo que reconoce que "ha sido difícil", pero agradece que "con la ayuda de Candela y de Bob lo he podido sacar". También valora cómo "conectó muy rápido" con Miguel Rellán, que interpreta a su abuelo materno: "Es un actor que te lo da todo y te lo pone muy fácil. Yo tenía miedo por estar con actores con más experiencia, pero me lo ha puesto muy fácil y hemos logrado una conexión que yo creo que se ve".

Carlos González da vida a un Bob Pop veinteañero, más liberado por su sexualidad y su círculo de apoyos pero que también sufre al recibir el diagnóstico de su esclerosis múltiple y ver cómo le afecta la enfermedad. En su caso, explica que cuando hizo el cásting "pensé: esto tengo que hacerlo. Porque no suelen llegar cástings tan bien escritos". Él también buscó una conexión con su personaje, y la encontró en "lo de las primeras veces. Yo también vine a Madrid a estudiar teatro, y eso de llegar, descubrir a gente, el brillo, no sabía que era Chueca y también me decepcionó...". El actor ha querido señalar cómo le ha ayudado tener cerca al creador: "Era muy importante tener a Bob en el rodaje para hacerle preguntas muy concretas. Era una oportunidad a la que agarrarse, tenía enfrente a la persona que te ha abierto las puertas de su casa".

La serie 'Maricón perdido' se estrena este viernes 18 de junio en el canal TNT, disponible en las principales operadoras de pago. Lanzará de golpe sus tres primeros capítulos, para completar con sus tres restantes el viernes que viene.

Etiquetas