Formatos

Broma macabra en un programa de cámara oculta

La simulación de secuestros en el programa "Taxi 36" indignan al público marroquí

Clérigos y telespectadores se han puesto en Marruecos en pie de guerra contra Taxi 36, un programa de cámara oculta que utiliza como gancho un desplazamiento en coche y que ha llegado a hacer creer a sus víctimas que son objeto de secuestro y extorsiones.

En las bromas más extremas del espacio de la cadena pública marroquí 2M se bloquean incluso las puertas del vehículo, "no para retener a la gente en contra de su voluntad", según afirman los productores, sino para evitar que, presos del pánico, "los pasajeros salgan precipitadamente y puedan ser atropellados por otro coche", recoge Efe.

El programa, emitido a diario en horario de máxima audiencia durante el mes de Ramadán, "incluye inocentadas menos agresivas como el supuesto robo de maletas o la introducción por sorpresa de perros en la parte trasera, pero la burla a la que son sometidos quienes caen en sus garras ha creado una masa de detractores".

Denunciado ante la justicia y considerado "pecaminoso"

La Asociación Marroquí de los Derechos de los Telespectadores denunció la semana pasada al canal 2M ante el Tribunal Administrativo de Rabat para pedir su suspensión, alegando que "atenta contra la dignidad de los ciudadanos y contra las libertades individuales garantizadas por la ley".

[VerteleVideo]

En un comunicado en el que explican la querella, se acusa a los productores de hacer peligrar la seguridad física de los ciudadanos "al ponerlos en situaciones dramáticas que nada tienen que ver con el humor", y aseguran que recurren a la Justicia para concienciar a la gente de que existe el derecho de denunciar esos abusos.

Contra ellos se ha pronunciado también el clérigo Adnan Abdulah Zohar, quien califica los programas de cámara oculta de "uno de los pecados más graves y repugnantes" existentes y tacha su contenido de "haram", es decir, prohibido por la ley islámica.

En una "fatua" (decreto religioso) publicada en su página web, Zohar, miembro del Comité de Fatuas del Consejo de Ulemas de la localidad de El Jadida, afirma que "se basan en el engaño y el fraude, razón suficiente para prohibirlos, aunque su finalidad sea la de gastar una broma".

"Las imágenes han sido consentidas por los protagonistas"

Uno de los actores y a su vez presentador del programa, Rachid Allai, reconoce en el semanario "Le Temps" que si bien la reacción de la gente en su mayoría es "fuerte" y en algunos casos la policía ha intervenido para calmar los ánimos, las imágenes emitidas cuentan con el consentimiento de sus protagonistas.

Para salvarse de las críticas defiende, también, que el objetivo de Taxi 36 es "sensibilizar a la gente sobre los peligros que acechan en la vida cotidiana, especialmente en lo relativo a la posibilidad de un secuestro".

Según "Le Temps", la pretendida bondad de sus intenciones se materializa "en un periplo de incertidumbre que lleva al horror más absoluto" y que no es suficiente para acallar la voz de alarma surgida entre quienes quieren condenar el programa al olvido.

Pero a falta de que progrese la denuncia presentada ante los tribunales, "nadie ha podido evitar que se mantenga su difusión, y que haya quien siga riéndose ante quien le suplica al conductor, al borde del llanto, ¡déjame bajar!".

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba