'Fashion victims'

El viaje de Évole a Camboya, al corazón de la explotación laboral textil

El viaje de Évole a Camboya, al corazón de la explotación laboral textil
El viaje de Évole a Camboya, al corazón de la explotación laboral textil

'Salvados' denunció ayer las condiciones laborales de aquellos que fabrican la ropa que solemos ver día a día en las tiendas. El programa fue un éxito de audiencia, tanto convencional como en la red, donde generó una gran repercusión

'Salvados' volvió a hacer este domingo un ejercicio de denuncia, en este caso contra la industria textil. Jordi Évole y su equipo se desplazaron hasta Camboya para descubrir en qué condiciones viven y trabajan los empleados encargados de fabricar mucha de la ropa que vestimos en nuestro día a día.

Esos trabajadores fueron los grandes protagonistas de la entrega de anoche, denominada 'Fashion victims'. Y es que como indica el propio nombre, muchos de ellos son víctimas, con sueldos bajos y trato degradante por parte de sus superiores. El programa mostró la protesta de un grupo de trabajadores despedidos por una empresa que no quería pagarles ni despido ni indemnización.

Évole visitó la casa de unas trabajadoras para que le contaran como es el día a día en una fábrica textil. Una de ellas reconocía que, en épocas de mucho trabajo, los desmayos son frecuentes a consecuencia de la falta de sueño y descanso.

Otro de los protagonistas fue César Lambrada, gerente de Iberasia. César defendía que el bajo sueldo de los trabajadores se debe al contexto del país, afirmando incluso que un empleado del textil está por encima de los sueldos de otros trabajos mejor cualificados.

La fábrica de Lambrada cumple con las exigencias del programa Better Factories, que regula la calidad de los centros de trabajo mediante a auditorias. Aquellas que no pasan estas auditorias son sancionadas. Así lo explica en este fragmento, en el que no convence a Évole con sus motivos para no nombrar a las marcas con las que trabaja.

María Almazán, ingeniera textil, tampoco le quiso decir a Évole para qué empresa trabajaba. En su caso, se debe a que quiere denunciar que este problema es "sistémico2, y no de una empresa en concreto.

María, que ahora fabrica ropa en Galicia, también quiso alertar a los jóvenes que consumen ropa de forma masiva, haciéndoles ver que "detrás de la ropa que llevamos hay personas".

Por último, el periodista catalán estuvo con María Grañana, la expropietaria de un taller textil. María se vio obligada a cerrarlo a medida que el trabajo subía y los ingresos bajaban. Como ella misma resumía, "cerraba el taller o explotaba a mis trabajadoras".

Para ver más vídeos visite la web de 'Salvados'.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba