Entrevista

"A las TV privadas les sobra el morbo por los cuatro costados"

María Avizanda es la presentadora de Gente: 'No nos mueve el drama'

María Avizanda presenta cada tarde en La 1 Gente, que ha regresado hace unos días con un lavado de cara y con la misión de quitarse el lastre de "programa de sucesos y corazón" que ha arrastrado el programa durante años, informa Europa Press, que ha entrevistado a su presentadora.

"En Gente no se volverán a ver primeros planos de personas llorando y ese tipo de cosas, porque no nos mueve ni el morbo ni el drama", explica la periodista pamplonesa.

¿Qué tiene el nuevo Gente?

Ya no tratamos cualquier cosa de cualquier manera. Tenemos mucho cuidado con los temas que elegimos y hemos abierto el abanico de color. Acogemos todo tipo de posibilidades, ahora hay gente que te cuenta cosas curiosas, divertidas, gente que llora, gente que sonríe. Ya no es sólo sucesos y corazón. Además, el suceso se trata con el máximo respeto.

¿Cómo es el contacto de los reporteros con estas personas?

Trabajamos con productoras que están fuera de la redacción y ellos se rigen por las máximas de delicadeza y respeto. En Gente no se volverán a ver primeros planos de personas llorando y ese tipo de cosas, porque no nos mueve ni el morbo ni el drama. Dejamos que esa persona reflexione y lo cuente de forma una distendida y pausada porque huimos de la sordidez.

Los reporteros muchas veces te llaman absolutamente implicados con la historia que te van a contar, lo que es muy bonito porque en Gente, los reporteros defienden muy bien los temas que quieren contar, ya que es un equipo absolutamente cohesionado. Hay mucha entrega.

¿Es difícil quitar al programa la fama de programa de sucesos y corazón?

Cuando me llamaron, me lo plantearon como un reto periodístico, porque, ante todo, soy periodista, aunque luego me pongo un tacón y me maquillan y me convierto en presentadora. Querían transformar el programa y querían mi implicación más allá de la imagen, por lo que tenía que intervenir en decisiones de contenidos. Para mí, fue un reto y estoy encantada de que el programa sea diferente. Estamos en un buen momento de audiencia, lo que significa que la gente ha aceptado el cambio, algo muy difícil después de tantos años.

Cuando llega a casa, ¿cómo desconecta del trabajo?

Mi momento clave es cuando me quito el maquillaje y me bajo del tacón, ahí ya soy otra persona. Desconecto de cualquier manera, leyendo o viendo películas con mi hija, que me encanta.

¿Qué le dice su hija cuando la ve por la tele?

No le interesa nada, dice que la que sale no es mamá y que me quite el maquillaje. Los niños son muy listos.

La profesión periodística es muy sacrificada, ¿es difícil compaginarla con la familia?

No es tan difícil como parece, porque al final los presentadores tenemos nuestros horarios y volvemos a casa como todo el mundo. Seguro que es más complicado trabajar en una obra y compatibilizar el cansancio físico con tu vida familiar.

¿Qué cualidades tiene que tener una presentadora de Gente?

Tiene que saber sonreír y cambiar el rictus en cuestión de un instante para ponerse serio porque se está contando algo serio. Esa es la gran dificultad del programa, el pasar de la risa al llanto de forma instantánea.

Si no trabajara en Gente, ¿en qué programa le hubiese gustado participar?

En muchos, porque me encanta la comunicación, la tele y la radio. El gran reto es enfrentarse a muchas cosas distintas. Habría excepciones, pero de TVE no me importaría participar en cualquier programa.

¿Qué le llevó a ser periodista?, ¿tomó algún programa o algún presentador de referencia?

Más que en programas y personas, de pequeña, lo que me movía a ser periodista eran las cosas que pasan y las ganas de contarlas a mi manera. Me indignaba con las cosas que pasaban, no quería ser presentadora, sino periodista.

De no haberse dedicado al mundo de la comunicación, ¿cuál hubiera sido su profesión a día de hoy?

Supongo que cualquiera, no me pongo ninguna limitación en ese sentido, siempre relacionado con las letras.

¿Qué faceta desconocemos de María?, ¿qué aficiones tiene? 

Leer, ir al cine.. Lo que me encanta es reírme, me parece un gran hobby y tengo amigos con los que me río mucho.

El pasado verano presentó Las mañanas de La 1, ¿lo echa de menos?

Gente es mi programa, es como mi casa. Las mañanas estuvo bien para probar otro horario, otro público, otros contenidos y otros compañeros, pero a mí mi programa me gusta mucho.

¿Prefiere trabajar sola en plató o acompañada?

Eso sí que lo hecho de menos, tener gente en plató. Supongo que cualquier presentador dirá lo mismo, siempre gusta tener un poco de compañía.

Además de en la televisión, ¿le gustaría desarrollar su carrera en algún otro medio?

En la radio, me encantaría poder hacer la televisión compatible con la radio. Me interesa mucho.

Para quien no le conozca, ¿cómo se define?

Soy transparente y un poco precipitada a veces. Pero, sobretodo, soy muy espontánea.

¿Qué le sobra y qué le falta a la televisión de hoy en día?

Le sobra morbo a la televisión privada por los cuatro costados, por eso estoy tan contenta de estar en TVE, porque explotar el morbo es algo que yo nunca haría. Y creo que nos falta un poco de creatividad a todas las cadenas en general, falta riesgo.

¿Qué tipo de programa pondría en marcha?

Una cosa que me interesa mucho es un programa que tenga que ver con las relaciones humanas. Creo que es algo que hace mucha falta, porque cada vez hay más separaciones, más problemas familiares, etc. Pero lo haría en clave de humor, exponiendo a las personas a situaciones determinadas para reflexionar sobre el modelo de sociedad en que vivimos. La sociedad está cambiando y cada vez hay más tipos de familias y de comportamientos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba