Quedan siete episodios

Todas las tramas de 'muerte' en la recta final de "El Internado"

'Los personajes sufrirán de lo lindo'. Habrá, como poco, cinco fallecidos

Varios de los protagonistas morirán en el desenlace final de El Internado, que Antena 3 comienza a emitir el próximo lunes 6 de septiembre, en prime time.

Siete últimos capítulos con los que la serie, producida por Globomedia, pone fin a casi cuatro años de emisión y siete temporadas en antena y que corresponden a los 3 últimos días en la vida de los habitantes del Laguna Negra.

"Concluye así una serie familiar de misterio que ha supuesto un importante paso adelante en los estándares de calidad de la ficción española", informan Antena 3 y Goblomedia en una nota conjunta.

"Los protagonistas van a sufrir de lo lindo"

El Internado
, que está presentando sus últimas entregas hoy en el FesTVal, "ha cosechado grandes éxitos de audiencia y en las críticas por la originalidad de su temática, su cuidada puesta en escena y la calidad de sus guiones".

"En esta última parte de la serie habrá suspense, sorpresas y emoción para satisfacer todas las exigencias de los espectadores", ha dicho esta mañana el productor ejecutvo de El Internado, Mariano Baselga, durante una rueda de prensa celebrada en Vitoria a la que ha asistido Vertele.com.

"Los personajes protagonistas van a sufrir de lo lindo, sus vidas están en peligro y unos tendrán que morir", ha añadido Baselga.

"Una combinación que, junto a una sabia conjunción de actores de largo recorrido con jóvenes valores de la interpretación, ha dado como resultado una de las series de más prestigio de los últimos años".

Al menos cinco de ellos morirán

(*Aviso spoilers). En esta última etapa, al menos cinco de los protagonistas morirán víctimas del aislamiento, la falta de medicinas y las últimas y desesperadas maniobras de Ottox… pero no serán los únicos.

Los maquiavélicos planes de la farmacéutica siguen en marcha y pasan por silenciar lo sucedido en el Laguna Negra. Para ello, cuenta con varios infiltrados dentro del colegio. Las órdenes son claras: todos deben morir.

Mientras, infectados accidentalmente por un virus mortal, los alumnos y profesores de El Internado siguen en cuarentena, rodeados por el ejército. Consumen sus últimas y frenéticas 72 horas aferrados a una única esperanza: la máquina capaz de curarles definitivamente. ¿Llegará a tiempo? La farmacéutica Ottox intentará evitarlo por todos los medios.

La única persona capaz de reconstruir la máquina que les salvará está vivo

Con la salida de los infectados de la sala restringida, el virus se expande por el colegio sin control. La única esperanza es la reconstrucción de la máquina de radiación lumínica, la cura definitiva para la enfermedad. Pero la máquina no llega.

El Coronel le explica a Elsa que los científicos que intentan reconstruir la máquina fuera del perímetro de seguridad están encontrando más dificultades de las previstas.

Lucía teme que no lleguen a tiempo: el propio Wulf fracasó una y otra vez hasta que contó con la colaboración de un genio superdotado, un tal Max Levov que logró en unas semanas lo que Wulf y su equipo llevaban años intentando.

Ese hombre es el único capaz de construir la máquina, pero todo indica que murió en la explosión de los laboratorios subterráneos… o tal vez no.

Pronto queda claro que ese hombre es el que se encuentra atrapado en los pasadizos, el mismo que ayudó a los chicos a descubrir al asesino de Carolina y que, la última vez que les vio, les dijo “si yo muero, todos moriréis”. Ahora queda claro que la vida de todos ellos está en sus manos.

Hugo y el Teniente trabajan para Ottox. Y no son los únicos…

Tras destruir las medicinas, Hugo ha conseguido escapar del perímetro de seguridad asesinando a uno de los soldados que custodiaba la alambrada.

Desde fuera, Hugo se comunica con el Teniente Garrido y le promete que le rescatará antes de que sea demasiado tarde y también se infecte. Aunque su intención es sacarle de allí esa misma noche, habrá un cambio de planes en el último minuto.

Mientras tanto, Alicia y Martín encuentran, al registrar el cuarto de Hugo, pruebas de que Ottox sigue activo y está tramando alguna operación inminente.

Empiezan a tener claro que están siendo víctimas de una conspiración, pero ni se imaginan que el Teniente Garrido está compinchado con Hugo y que no es el único de los habitantes del colegio que trabaja para Ottox.

Elsa concede una entrevista a la prensa que rodea el colegio

Unos periodistas han roto el cerco de seguridad y han llegado hasta la valla que rodea el Laguna Negra.

El Coronel no tiene más remedio que permitirles entrevistarse con Elsa, a quien le pide su colaboración para tranquilizar a los padres de los alumnos y a la población en general.

Marcos descubre que Iván está perdiendo la memoria

Marcos e Iván llegan a las manos y a María no le queda más remedio que correr a separarles. Al ver la reacción de Marcos, más que harto de la actitud de Iván, María decide contarle la verdad. La medicina que toman para sobrevivir produce en Iván unos fuertes efectos secundarios.

Está perdiendo la memoria a marchas forzadas y ese es el motivo por el que está echando a todo el mundo de su lado. No quiere ser una carga para nadie cuando vaya a peor. Marcos, en shock, empieza a comprender el extraño comportamiento que Iván estaba teniendo en los últimos días.

Está claro que la más perjudicada está siendo Julia, ajena a las verdaderas motivaciones de Iván. La joven está atravesando uno de los momentos más duros de su vida. Enferma y aislada, no comprende el motivo por el que Iván la ha dejado cuando atravesaban uno de los mejores momentos de su relación.

Acostumbrada a los desplantes de Iván y a las idas y venidas de su noviazgo, pensó que podía ser una más de sus chulerías pero, aunque no sabe porqué, parece que esta vez va en serio. ¿Le contará Marcos a Julia lo que acaba de descubrir?

Amaia teme por su vida ahora que Curro ha escapado

Aunque Martín y el teniente están buscando sin tregua a Curro por el bosque, sigue sin aparecer. Está claro que tarde o temprano tiene que volver al colegio a por medicinas o a por Amaia, la obsesiva razón que le trajo hasta el colegio.

Amaia no puede quitarse esta idea de la cabeza. Muerta de miedo, decide encerrarse en su cuarto a cal y canto. Sólo una persona puede convencerla para salir de allí: Marcos, que se convertirá en su único apoyo en estos difíciles momentos. La atracción que sienten los dos jóvenes
es evidente ya para todos.

Roque sabe que sus amigos no le perdonarán y toma una drástica decisión

Tras encerrar a sus amigos en los pasadizos a punta de pistola, Roque trata de huir del colegio. Intenta ponerse en contacto con el soldado corrupto y sobornarle.

Sin embargo, una cosa es aceptar dinero a cambio de información y otra muy distinta dejar salir de la zona de seguridad a uno de los infectados.

Vicky y Julia, que ya habían previsto esta maniobra, acuden a buscarle junto a Alicia. Cuando llegan le encuentran apuntando con su pistola al soldado: tiene que escapar, sea como sea.

Martín se siente incapaz de volver a confiar en Rebeca

Por fin, Martín se ha atrevido a hacer lo que llevaba mucho tiempo posponiendo: confesar a Lucas que su madre está muerta. El pequeño tardará en asumirlo pero es mejor eso que vivir en una mentira.

Ahora que Lucas sabe la verdad, ya no pensará que Rebeca está usurpando el lugar de su madre y Martín podría, al fin, avanzar libremente en su relación con Rebeca.

Sin embargo, Martín se siente incapaz de perdonar a la profesora por haber dudado de él. Siente que ella le falló cuando más lo necesitaba aunque no puede evitar seguir locamente enamorado de ella.

Entierran a Amelia en el bosque

Mientras la enfermedad se expande sin control por el colegio, algunos de sus habitantes asisten desolados al rudimentario entierro de Amelia.

Sin familiares que se despidan de ella, incomunicados y sin poder dar parte a las autoridades, la profesora de los más pequeños es enterrada en el bosque en una rústica caja de madera.

Un escalofriante presentimiento recorre a todos los presentes en la lúgubre ceremonia: ¿Acabarán todos igual?

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba