El zapping de la crítica

"El surrealista formato de cocina de Loles León, no apto para cualquier programador"

Así es 'Cocinando con Loles', que llega a la red con sintonía creada e interpretada por la actriz; Mercedes Milá, "cada vez más egocéntrica", y su vuelta a 'Diario de'; las series míticas con las que crecíamos en las mañanas de verano; la serie ‘Longmire’, el último vaquero de Wyoming...

Los críticos hablan hoy de...

'Cocinando con Loles', el "apoteósico formato culinario de Loles León"

"Loles nos enseñará sus sabias recetas y consejos de cocina (e higiene), pero no sólo eso… su incontrolable espontaneidad parece que estará tan presente en este programa de internet que, directamente, se puede decir que ya ha inventado un nuevo y revolucionario formato gastronómico con ingredientes para ser un éxito tan surrealista como adictivo: la cocina cabaret. Un programa 2.0 que apunta maneras de ser todo un espectáculo con el desparpajo habitual de la León… ¿Qué hacen las cadenas que aún no lo han comprado?

Borja Terán (La Información) - Crítica completa

Mercedes Milá, "cada vez más egocéntrica"

"Ya no es por su doble y déspota visión de los concursantes de Gran Hermano; Tan pronto adoradísimos como denigrados y vilipendiados sin miramientos, según le dé a la omnipresentadora del reality. Es más bien por lo del lunes, o martes de madrugada. Egomilacéntrica, como he titulado este artículo, vuelve a su Diario de… diferentes denuncias sociales. Vuelve creyéndose el centro del Universo."

Bosco Palacios (Tele de Cristal) - Crítica completa

"Las series míticas con las que crecimos en las mañanas de verano"

Las mañanas de verano en la televisión ya no son lo mismo. Las generaciones de los ochenta y los noventa crecimos con un aluvión de series que ocupaban la franja matinal de La 1, usurpando el puesto a los magazines de actualidad que se tomaban largas vacaciones de duración escolar. Pero los tiempos han cambiado y las cadenas ahora no dejan escapar sus programas mañaneros: no vaya a ser que la competencia robe su público fiel. Así que la esencia de los espacios más madrugadores se mantiene en julio y agosto. Eso sí, con presentadoras interinas que conducen el mismo cóctel de actualidad con alguna licencia más refrescante en forma de conexión playera. Y es que no hay que bajar la guardia a la hora de fidelizar audiencias y los meses estivales son buenos para seducir nuevos adeptos."

Borja Terán (La Información) - Crítica completa

Los nuevos 'Tróspidos' de Cuatro

Este es el caso de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’, la producción de Cuatro Cabezas para Cuatro, que vuelve con su tercera edición después de que se demuestre que todo lo que tocan estos señores, se convierte en un éxito con su sello inconfundible. Y para que no nos olvidemos de sus maravillosos montajes ni de la quijada de Luján Argüelles, nos han preparado un especial para que conozcamos a los que serán los solteros de esta nueva edición del programa. Para que los conozcamos y para que los interesados vayan apuntándose a sus respectivos equipos. Aunque visto lo visto, me cuesta creer que haya alguien que quiera renunciar a la soltería por alguno de estos ejemplares, pero cada uno tiene sus parafilias y yo ahí no me voy a meter.

Blog 'TV Show' de Kortvex (Terra.es) - Crítica completa

‘Longmire’, el último vaquero de Wyoming

Como el Raylan Givens de ‘Justified’, el protagonista de ‘Longmire’ fue antes personaje literario que televisivo. La serie, que va por segunda temporada en EE UU, está basada en la saga de novelas policiales escritas por Craig Johnson. Walt Longmire es un sheriff de pocas palabras, un vaquero a la vieja usanza alérgico a las nuevas tecnologías, que trabaja en un pueblo que sería el equivalente al viejo Oeste en la actualidad. La apuesta de ‘Longmire’ no son los casos que se plantean, sencillos y entretenidos, sino la sensación de familiaridad que consigue establecer a través de ellos entre el espectador y los personajes.

Miriam Lagoa 'En terra de series' (Terra .es) - Crítica completa

"¿Zumo, salsa o sopa en 'MasterChef'?"

Pocos programas de televisión han tenido una evolución tan extraordinaria como la que ha experimentado Masterchef (TVE-1). El crescendo de su trayectoria ha sido apoteósico. Comenzó suave hace tres meses. Yo diría que hasta balbuceante. Pero lo supieron retocar con mucha sabiduría, potenciando bien el ritmo, la emoción y, sobre todo, el suspense. El factor emoción, con los comentarios y las expresiones de los papás y las mamás, ha sido un toque de reality, pero en el buen sentido de la palabra. Y el suspense encadenado alrededor de los aspirantes trabajando contra reloj, ha sido un ingrediente fundamental, muy bien realizado. La gala final, que con todo merecimiento ha ganado el almeriense Juan Manuel, ha tenido como invitado de honor a Ferran Adrià. Hemos disfrutado en casa con dos momentos que ha protagonizado. Uno, cuando se acercó al ganador -en ese momento toda...

Ferran Monegal (El Periódico) - Crítica completa

Etiquetas

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba