Los guardaespaldas de la líder del partido ultranacionalista francés Frente Nacional han demostrado cómo se comportan con los reporteros que hacen preguntas que no favorecen a Marine Le Pen.

Después de que Wikileaks haya destapado este miércoles 1 de febrero documentos que apuntan a un caso de corrupción encabezado por la política, un reportero del programa 'Quotidien' del canal TF1 preguntó directamente a Marine Le Pen.

La reacción de los guardaespaldas fue inmediata, y más bien se corresponde a un estado autoritario: con empujones y golpes, echaron al reportero, y al ver que volvía a entrar volvieron a golpearle tanto a él como a su cámara.

Etiquetas
stats