Javier Gutiérrez coronó el pasado 4 de febrero un año de oro en el que no se le ha resistido ningún premio: Goya, Feroz, Forqué y Ondas por sus proyectos en cine y televisión.

Charlamos con el actor sobre su gran despegue, de secundario de lujo a protagonista total. "El salto no lo había dado hasta La isla mínima. A partir de ahí hubo un salto cualitativo, me ofrecieron mejores proyectos", apunta.

El intérprete asegura estar viviendo un momento muy dulce como protagonista de dos series muy aplaudidas. Una de ellas es Estoy vivo, que tendrá una segunda temporada en TVE. "Vistos los resultados, teníamos la esperanza de renovar. Hemos conseguido fidelizar a un público de 2 millones y pico, es un dato muy importante para la cadena y además es una ficción que aporta calidad a lo que se está haciendo últimamente", dice sobre la ficción de Globomedia.

"Vergüenza se ha convertido en una serie que hay que ver"

La otra, Vergüenza de Movistar+, a la que define como "la gran tapada" de la plataforma. "Estamos viendo series como La Peste o La zona, que comienzan y terminan, y no sabía cómo iba a responder al público. Vergüenza se ha convertido en una serie que hay que ver, se ha descubierto como una ficción que ha dado muy buenos datos".

Este buen calado entre la audiencia y la crítica ha traído como resultado la renovación para una segunda temporada que, a juicio de Gutiérrez, será superior: "Los guiones son incluso mejores que los de la primera", asegura.

Etiquetas
Publicado el
stats