¿Supervivientes?... ¡nosotros!

Y es que hay que tener mucho aguante -o ser teleadicto- para lidiar con tanta caspa. De entrada, nos dan el cambiazo con el Vázquez que no es. ¿Dónde está Jesús? Y lo más inquietante: ¿Acaso Jorge Javier vive en Telecinco? Y algo que inquietaría al mismísimo Iker Jiménez: ¿acabará JJ presentando los informativos?

La salvamización de ‘Supervivientes’ que nos olemos con la presencia del premio Ondas conduciendo este reality, se materializa ya en el minuto 1:00, cuando el co-presentador del programa de BE, prescindiendo de preámbulos, de vídeos de presentación o de contexto, da paso a “los primeros roces en la isla”, aunque más bien tuvieron lugar en el hotel, antes incluso de empezar el concurso. Como no podía ser de otra forma, Aída, probablemente el personaje más odiado de la televisión, estaba implicada.

Lo que me aburre de ‘Supervivientes’ es ese desfile de perfiles típicos, de personajes-tipo que se repiten en todas las ediciones: está la modelo/ex miss/futura ladrona de hamburguesas, la señora mayor, el señor mayor que claramente no pasará las pruebas físicas y retrasará al grupo (2+2=4) y, por lo general, amante de la copla –lo que viene fenomenal para amenizar las siestas en la isla-, el ex deportista de élite, el chico “guapo”, el chico guapo y listo y, por fin, una novedad: la ex enfermera-stripper; está claro, la bata es un uniforme puente… La guess star de este año es, sin duda, Kiko Rivera (el artista antes conocido como 'Paquirrín').

Por cierto: da gusto ver comer a Kiko. Ayer pudimos verle poniéndose fino en ese gran ágape que les ofrecieron justo antes de tener que tirarse del helicóptero en pleno proceso digestivo. Sabiendo que vendrán días de hambruna, él se dedica a acumular provisiones proteínicas en sus mofletes, cual hámster precavido. Aunque Kiko no es, ni mucho menos, el más extravagante del grupo. Viendo el vídeo de presentación de los famosos, los episodios de vergüenza ajena se repiten con frecuencia.

No es para menos con semejante percal: Aída Nizar asegura tener hilo directo con Dios pero lo que vemos es un ego que no es de este mundo y una carencia total de sentido del ridículo; Sonia Monroy nos confiesa que tuvo una revelación viendo ET; Toni Genil afirma sin despeinarse que ha comido macarrones con Michael Jackson; Jessica Bueno, como no tiene mucho que aportar, se autodefine como ‘chochona’; Reyes Estévez por lo visto lleva 20 años corriendo con los mismos calcetines; Tatiana Delgado amenaza con subir la humedad relativa del aire de los Cayos Cochinos con su, palabras textuales “físico exuberante”… ¿Un manicomio? ¿’Hotel Glam’? No, ‘Supervivientes’.

Es de agradecer que por lo menos sean coherentes e interpreten su rol a la perfección desde el primer momento: Tatiana exhibe tanga y, accidentalmente, pecho; Aída siembra mal rollo y sobreactúa con un alegato final a lo “Algunos hombres buenos”; Toni Genil canta por España y chin-pón y no aporta nada en la primera prueba; Kiko Rivera nos deleita con su humor a lo Esteso y Jorge Javier lo impregna todo de morbo aderezado con toques de humor gafapasta.

La novedad de este año es esa segunda casa que se oculta tras los espejos: ¿originalidad o promo encubierta de ‘Piratas’? Escondidos en un barco fantasma convivirán seis concursantes anónimos. Anónimos, aunque tienen identidad. Pero si te enfrentas a Rosa Benito, obviamente no eres más que un ente, una presencia sin nombre. Y además juegas en desventaja: mientras tú tienes que arriesgarte a caer de pancha en el agua, a ella la tiran desde un palmo de altura y luego la llevan en zodiac hasta la orilla. Vamos, una super-superviviente. Falta por ver si le van a pasar también chuletones de contrabando.

Desde luego, con JJ y Rosa Benito merodeando por aquí se cierra el ciclo. Por si no lo recordáis, ‘Sálvame’ nació como programa de debate donde se comentaban las peripecias de los concursantes de ‘Supervivientes’: "Sálvame, ven nadando a mi, sálvame, soy un náufrago...". Y ahora ‘Supervivientes’ se salvamiza de la mano de JJ, y mucho me temo que en ‘Sálvame’ hablarán mucho de ‘Supervivientes’. JJ hasta en la sopa.Yo me exilio.

El momento de la noche: que Reyes Estévez, el único con potencial físico y digno concursante sea nominado en la primera gala, junto a la católico-musulmana presentadora de call-tv. Lo peor de todo es que aunque echen a Aída, la tendremos que aguantar igualmente en el plató. Lo dicho: me exilio.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba