'American Horror Story: Roanoke' 6x03 Review: flora y fauna

PorJesús del Valle

Poco avanza la trama “Roanoke” que, pese a seguir sorprendiendo y no aburrir, recorre lentamente la vida de tres protagonistas que sinceramente, necesitan acompañantes en pantalla. ¿Las razones? Aquí abajo:

(¡¡¡¡CUIDADO: SPOILERS!!!!)

¿Dónde está Flora?

Así podría llamarse el capítulo de esta semana. Todo el pueblo, policía, FBI… en busca de la hija de Angela Basset (que ha dejado la bebida…).Como bien explica Lee en la realidad delante de la cámara, cuanto más tiempo pase, peores serán las noticias. Por cierto, como anécdota, al fin vemos a un rostro que narra a la pantalla los sucesos (en este caso Lee) salir de la rectitud en la que hablan a cámara. Solo fueron un par de segundos, pero…

Aún así, la niña no aparece. Pero en una de esas batidas tiene lugar un tenebroso descubrimiento. Bueno, en realidad dos: Por un lado, más cabezas de cerdo unidas a partes de muñecas de la pequeña Flora. Y por otro, una granja abandonada… en la que hay dos niños. Vivos. Y están mamando del pecho de un bicho. Parece ser un cerdo. Algo realmente asqueroso (¡Qué pasa esta temporada con los cerdos!)

Por cierto, estos niños solo repiten la misma palabra: CROATOAN.

El padre

Sí. La niña tiene un padre. Que está igual de desesperado que la madre (evidente). Pero va a tener un final fatal. Quizás la madre también. Bueno, seguramente. Pero no sabemos si con la misma prontitud.

Porque de madrugada, la familia Miller recibe una llamada que hace pensar lo peor. Entenderé el alivio de Lee siempre: se piensa que es el cuerpo de su hija, pero no. Qué situación tan difícil…Finalmente, chamuscado y atado a un árbol aparece Matt, que es como se llamaba el susodicho. Cuya última aparición en la serie fue para decir que Lee tenía escondida a su hija, y marcharse tras pegar un empujón a su ex. En paz descanse.

Cricket

Y con el paso de los días, las escasas noticias de la niña hacen que por la misma puerta de la mansión un personaje un poco peculiar. Interpretado por Leslie Jordan (al que ya vimos en “Coven”), llega un vidente a la vida de los Miller. Pero, ¿Con qué intenciones?

Tras una sesión de Ouija, los cuatro se sorprenden al partirse una vela por la mitad y romperse todas las ventanas de la casa. Pero Cricket, que es como se llama el adivino, tiene una pequeña conversación con Kathy Bates. A ver, no con la misma actriz, sino con su personaje, al que vimos tras el atropello de Paulson al final del primer capítulo.

Thomasin

Bates es la líder de una banda, resumiéndolo mucho. Hace 500 años, donde la comía escaseaba y los sacrificios estaban a la orden del día, es traicionada por su propio hijo (Primera aparición de Wes Bentley) y condenada a vivir en el bosque con una máscara muy al estilo “Saw”, sin comida ni bebida.

Pero cuando la muerte parece llamar a su puerta, un personaje misterioso, sombrío, extraño, le ofrece un corazón. Para comérselo, y después liberarla. Ese personaje es Lady Gaga. Qué raro todo, ¿no?

El trato de Cricket

Cricket, que no es tonto, ofrece a la Lee la aparición de su hija… por 25.000 dolares. ¿Es un estafador? ¿O un salvador? En esos casos desesperantes, aprovecharse de las familias es lo más fácil. Así que tras pagar, se van todos al misterioso bosque donde tiene lugar una situación curiosa.

Por un lado, Thomasin y Cricket acuerdan un pacto en donde el bosque será suyo por siempre, a cambio de la niña, que se encuentra jugando con su amiga “del otro mundo”. Por otro lado, Matt desaparece (según él, sin saber cómo) hasta que le encuentra su querida mujer teniendo actos impuros… ¡Con Lady Gaga!

¡¿Qué está pasando?! ¿Qué clase de criatura es la diva del pop? ¿Por qué siempre finaliza los capítulos Angela Basset, esta vez con su detención? ¿Por qué nos gusta tanto estos despropósitos sin rumbo alguno?¿Para cuándo la explosión total de la temporada?

No se vosotros, pero necesito cuanto antes una explicación. O dos.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba