'Dragon Ball Super' 1x41 Review: el deseo de Bills se hace realidad

Por Diego Hidalgo

(¡Cuidado SPOILERS!)

Conociendo a Zeno

En el episodio anterior de 'Dragon Ball Super' nos dejaron con la incógnita de saber quién era este diminuto ser llamado Zeno que tanto respeto infundió en Bills y Champa. Pues bien, en seguida nos lo explican: Zeno es la persona que está al mando de los 12 universos, es decir, el Rey Zeno.

Bills y Champa, todavía perplejos por tal inesperada visita, así como Wiss y Vados, y los Kaio-Shin de ambos universos, acuden velozmente al ring para hacerle una reverencia como muestra de respeto a Zeno. Pero, ¿cuál será el motivo de su visita?

Zeno nos descubre su deseo de convocar un Torneo Universal Total

Con voz de niño, Zeno afirma que ha hecho presencia en el ring del Torneo Universal para llamarles la atención a Bills y a Champa. Por un lado, porque han descuidado su trabajo de Dioses de la Destrucción; y por otro lado, porque han creado un Torneo sin su permiso.

Sin embargo, también confiesa que una vez que llegó al escenario se divirtió mucho, por eso decidió no hacer presencia hasta haber llegado a su fin. Es más, tanto se ha divertido que ha propuesto repetirlo en un futuro con participantes de los doce universos abriendo la puerta a una increíble trama con nuevos y más fuertes guerreros a los que se enfrentarán Goku y Vegeta.

Goku, con su particular don de la curiosidad y la humildad, en seguida se acerca a Zeno para expresarle su agradecimiento por la gran idea, pero los misteriosos guardaespaldas se abalanzan contra él deteniendo su camino hacia su Rey. No puede pasar.

Para sorpresa de todos (especialmente la de Bills, quien riñe a Goku por su falta de respeto hacia Zeno), el pequeño obliga a sus guardaespaldas a apartarse para que Goku se acerque y le estreche la mano para confesarle que su pelea con Hit fue la mejor.

Tras saludar a Goku, Zeno, junto a sus guardaespaldas, se marchan de allí hasta un próximo encuentro dejándonos con unas ganas locas por conocer los participantes de ese futuro Torneo entre los doce universos. Asimismo, Champa y sus guerreros también deciden marcharse no sin antes hacer un guiño a futuros acontecimientos como un nuevo combate entre Goku y Hit, y una hipotética visita de Vegeta al planeta natal de Kyabe, donde todavía reside la raza saiyan en el Sexto Universo.

La séptima Bola de Dragón la tenían más cerca de lo que se pensaban

A Bills le pertenecen ahora las seis Super Bolas de Dragón que poseía Champa gracias a su victoria en el Torneo Universal, pero le falta una, la séptima. Para ello pide la ayuda de Bulma y a su Super Radar de Bolas de Dragón a cambio de que éste no pida nada malo.

Al principio, ni rastro de la séptima Super Bola de Dragón. Para encontrarla tendrían que ir al centro del universo para que el radar sea más efectivo, pero después de chequear el radar una segunda vez, descubren que donde creían que había seis Bolas de Dragón, realmente hay siete.

¿Dónde está la séptima si sólo ven seis flotando sobre sus cabezas? Menos mal que está Monaka, el salvador, que gracias a la experiencia en su verdadero trabajo (repartidor intergaláctico) descubren que siempre han estado sobre ella. Es decir, el planeta donde se ha desarrollado el Torneo Universal era la séptima Super Bola de Dragón.

Wiss hace llamar a Super Shen Long

Al descubrir el paradero de la séptima Super Bola de Dragón, todos vuelan al espacio en el cubo de Wiss para hacer llamar al dragón, Super Shen Long. Bulma le dice a Wiss las palabras que tiene que traducir al idioma de los dioses para que el Super Dragón aparezca. Tras pronunciarse se activan las estrellas de las Super Bolas de Dragón creando un clímax total de luz y magia.

La escena es digna de admirar, mucho más impresionante que cualquier otra llamada al Shen Long de la Tierra. Normal, es el Super Shen Long, un gigantesco dragón dorado de ojos rojos y apariencia serpentina cuyo rugido se hace escuchar por ambos universos. Tal es su inmenso tamaño que engulle (literalmente) parte del universo donde se encuentra, protagonistas incluidos, los cuales deberán pedir el deseo a la esencia del propio Super Shen Long con la que se encuentran en su núcleo/cerebro. Todo muy místico, vaya.

El deseo de Bills le retrata como personaje malévolo

Bills pide por fin su deseo, un deseo que guarda en silencio al principio, pero que al final logran sonsacarle: una cama más cómoda para dormir. En seguida comprobamos que esas palabras son un farol de su verdadero deseo, algo dirigido a su hermano Champa. Pero ojo, algo bueno, porque al fin y al cabo la familia siempre acaba imponiéndose.

Cuando Champa y Vados están de regreso a casa, este último recibe una extraña señal en su bola de cristal. En ella se muestra la Tierra, pero una Tierra en el Sexto Universo (la que había desaparecido) habitada incluso por humanos al igual que en el Séptimo Universo. En otras palabras, el deseo de Bills ha sido que también exista un planeta Tierra en el Sexto Universo para que Champa pueda probar todos sus exquisitos manjares. Ay, este Bills, si al final va a resultar que es todo un sentimental.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba