‘Jane The Virgin’ 2x21 Review: Una competición, una huelga y una fiesta

Por Betty M. Martínez

El tiempo vuela. Es la última frase que se dice en el capítulo y es lo primero que muchos pensamos durante los cuarenta minutos que duró. Parece que fue ayer y ya hace un año que nació nuestro adorado Mateo. Este era su día. Tenía que ser su día. Pero el pequeñín pronto ha aprendido que le ha tocado una familia en la que nunca sucede lo que se supone que tiene que suceder.

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Jane y Petra, competición moral

Jane ha tenido un día complicado. Bueno, como todos desde que la conocemos. Pero este ha sido especialmente estresante. Ha tenido que organizar la fiesta del primer cumpleaños de Mateo y, además, cerrar los últimos detalles de su boda. Dadas sus dotes para la organización, todo estaba perfectamente planificado, pero los guionistas, que son unos chistosos, han decidido que todo se complique.

La fiesta fue un quiero pero no puedo. Primero, Beyoncé Bobby, el animador contratado meses atrás, cancela su actuación en el último momento. Menos mal que Din-o-mites estaban libres. Por cierto, señor narrador, usted que todo lo sabe y casi todo lo puede, ¿nos podría decir dónde contratarlos? Me declaro fan absoluta. Solucionado esto, llega el gran problema. Mateo se pone enfermo. Tranquilos, ya está bien, pero la gran fiesta soñada por Jane y Rafael se quedó en el “cumpleaños feliz” más tierno que hemos visto en años.

Tal vez Mateo no recuerde lo que sucedió en su primer cumpleaños, pero seguro que siempre va a tener muy claro que su familia lo quiere. Y mucho. Felicidades, Mateo, de parte de todos los espectadores de ‘Jane The Virgin’.

Pero Jane ha tenido otros dolores de cabeza y uno de ellos se ha llamado Petra. Es curioso. Cuando en Marte parece que las cosas se normalizan, es decir, Rafael y Michael empiezan a ocupar cada uno el lugar que les corresponde; en Venus no llega la paz.

Y yo tengo que admitir que entiendo a Petra. Debe ser muy duro vivir en una permanente comparación con alguien con tantas características positivas como Jane. Reconozcámoslo. A veces a los guionistas se les va un poco la mano con los dones de Jane. De vez en cuando podría equivocarse o, al menos, dejar que Petra sea, por una vez, la que tiene razón.

En esta ocasión Petra casi canta victoria. De hecho, durante unos minutos fue la vencedora moral de su particular competición con Jane por salvar a Rafael, pero al final las cosas volvieron a su cauce. En otras palabras, Jane tenía razón. Como siempre.

Rafael, un pésimo jugador de póker

No me había dado cuenta hasta ahora de que se ha roto el tópico. Han sido las damas las que han ido al rescate del caballero andante. Las madres de sus hijos han hecho todo lo posible, cada una a su manera, para que Rafael salga del lío en el que lo ha metido Derek con el menor daño posible. Rafael, hacía tiempo que no lo tenía que decir, pero ha llegado de nuevo el día. Eres un galán descafeinado.

Mira que tener el apoyo de dos mujeres de bandera como Jane y Petra, dos soluciones bastante viables al problema que tienes, y… fastidiarlo. Es que hay que ser torpe. Perdón, me he pasado. Ya sé que este ha sido un capítulo muy complicado para ti y no quiero echar más sal en la herida.

Si me permites, te voy a dar un consejo. Por favor, no juegues nunca al póker porque eres absolutamente transparente. Tus contrincantes te iban a dejar sin un euro, dólar o bitcoin en la primera jugada. A Derek solo le hizo falta mirarte a la cara para descubrir lo que tramabas y absolutamente todos los espectadores tenemos más que claro lo que sientes por Jane.

Y en este último caso te honra tu silencio. Admiro el respeto que tienes por la relación entre Jane y Michael. Tal vez seas un galán descafeinado, pero eres un caballero. Y te voy a decir más.

Estate atento porque a lo mejor te interesa. Que sepas que esta semana hemos hecho un gran descubrimiento sobre Michael. Algo que llevábamos esperando casi cuarenta capítulos. Michael ¡¡no es perfecto!! Ha cometido un error. A ver, que el TeamMichael no se asuste. No ha sido nada ni irreparable ni imperdonable, pero ha sido un detalle que demuestra que es un ser humano normal y corriente y no pluscuamperfecto. Y no. No voy a decir qué ha hecho.

Rogelio, tú sí que puedes

Y ya toca la sección semanal dedicada a Rogelio de la Vega. Ha tenido un nuevo enfrentamiento con Esteban. Ambos luchan por ser la estrella más sexy de la telenovela. La verdad es que yo me llevé un disgusto porque esperaba que su duelo no fuera por un premio televisivo, sino por una mujer.

Señores guionistas, saben que los admiro desde el primer momento, pero me han decepcionado profundamente. Después del momentazo que vivimos la semana pasada, ¿ahora nos salen con estas? Ni una mención. Ni una frase. Ni una palabra. ¿Nada? ¿Pretenden que me crea que Esteban no va a echarle en cara a Rogelio su “momento” con Xiomara? ¿Y que Xiomara no les va a decir nada a Alba y Jane? ¿En serio?

En fin, mejor lo dejamos ahí. Solo añadir que esta semana me ha pasado algo muy curioso con Keller Wortham. El mismo día lo he visto como el odioso Esteban en ‘Jane The Virgin’ y como el adorable Jacob Sanders en ‘Bajo el mismo cielo’. Y reconozco que en ambos papeles resulta muy convincente.

Bueno, vayamos con Rogelio, que ya le he dado muchas líneas a su rival profesional y personal. La semana pasada ya vimos que el nuevo Rogelio hizo un gran esfuerzo para demostrarle a Dina que le importaba y si fue capaz de eso por su ¿amiga especial? (por favor, que definan de una vez su relación para poder ponerle una etiqueta), ¿qué no sería capaz de hacer por su hija? Pues todo. Y lo ha demostrado.

Los trabajadores de “Tiago” amenazan con una huelga porque trabajan mucho y cobran poco. La reflexión sindical la voy a dejar para otro día. Rogelio entra en pánico. El antiguo Rogelio estaría al borde del colapso porque pensaría en que no se podrían grabar nuevos capítulos y ‘Fernando e Isabel’ tendría ventaja ante la audiencia.

Pero estamos ante un nuevo Rogelio y el nuevo Rogelio casi infarta porque la huelga puede estropear el día más especial de su vida ¿la entrega de los premios Paloma? No. El día de la boda de Jane. Recordemos que Jane se va a casar en el decorado de su casa que está en el estudio. ¿A quién le apetece casarse en medio de un grupo de piquetes? A nadie.

Jane intenta adelantar la boda, pero Rogelio también pone su granito de arena para reconducir la situación. Hace una apuesta con el cabecilla de los empleados. Si Rogelio aguanta una semana trabajando como uno más del equipo, retrasan hasta después de la boda de Jane. Si se rinde antes, será la imagen de la protesta.

Espero que nadie haya apostado porque Rogelio ha sorprendido a extraños y a propios. Lo confieso. Yo era de las escépticas. ¿La gran estrella de las telenovelas trabajando de electricista? Imposible. ¡Qué equivocada estaba! ¿Cómo pude olvidar a estas alturas que Rogelio es capaz de cualquier cosa por su hija?

Incluso de subirse al techo del plató para cambiar una bombilla a pesar de tener vértigo, algo que sabían perfectamente los trabajadores y aun así lo hicieron subir. Eso es jugar sucio.

Pero Rogelio es mucho Rogelio así que agarró la bombilla, se tragó el miedo y se dirigió a la escalera. Me dio un poco de pena verlo allí arriba agarrado a la barandilla sin poder ni avanzar ni retroceder. Es más. Yo misma le grité un “Rogelio, tú puedes” a la pantalla. Y pudo. Y cambió la bombilla. Y retrasó la huelga. Y volvió a demostrar que es capaz de superar todos sus miedos y fobias con tal de que Jane sea feliz.

Y para terminar. Si algún estudiante de guion quiere aprender cómo conseguir un cliffhanger de impacto, por favor, que vea los últimos cinco minutos del capítulo cuarenta y tres de ‘Jane The Virgin’.

Solo voy a decir que regresan Mutter y Magda y que yo me los pasé soltando una serie de ¿perdón? ¿en serio? ¿de verdad? que desembocaron en un ¡no me lo puedo creer! después de pasar por un ¿me he perdido algún capítulo y no me he dado cuenta?.

Al final terminé con un “por favor, por favor, por favor que llegue ya el próximo episodio”. Lo bueno es que ya falta menos. Lo malo es que será la season finale, por lo que intuyo que me voy a quedar sin respuestas. O, lo que es peor, voy a tener más preguntas.

En fin, me voy a buscar una pamela y unos zapatos con un tacón kilométrico que la semana que viene nos vamos de boda.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba