'Les Revenants' 2x07/08 Final Season: en busca de nuevas respuestas

Por Cristina Company

Tras, únicamente, cuatro semanas de su estreno, ha llegado el momento de despedir ‘Les revenants’. Dos capítulos que, estoy segura, que no han dejado indiferente a nadie. O al menos con muchas dudas. Esperemos resolver los acontecimientos que han tenido lugar en este final de temporada.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Una búsqueda que nunca cesa

En estos dos capítulos se unen todas las tramas para llegar a un final que, aunque era de esperar, ha conseguido plantearnos más dudas de las que teníamos.

La primera escena, muestra un Milán resucitado seguido de un flashback que explica lo que pasó años atrás. Milán era el líder de una especie de ‘secta’ que contaba con la premisa de que el suicidio era una vía de escape, una forma de salvarse.

Así, en círculo y con Víctor de espectador, fueron disparándose hasta quedarse solo Ettiene, Milán y un joven que no sabemos quién es. Finalmente, tras morir Ettiene y Milán, ese joven es incapaz de dispararse, de acabar con su vida.

Cabe señalar que venimos de dos capítulos en los que Audrey ha sido encerrada por Pierre y la señora Costa y Victor van en busca de Julie, intentando protegerla y salvarla. Mientras tanto, Camille y toda su familia buscan el camino de vuelta a casa.

Los militares ya han encontrado la zona en la que se escondían por lo que Lucy y los otros tienen que desaparecer. Pese a que Virgil le insiste en que vaya con ellos, Camille decide quedarse con su familia. Sin embargo, poco a poco van desapareciendo y separándose, creen que Nathan es la única esperanza y al no tenerlo (el bebé permanece retenido con la policía) ya no creen en ella.

Mientras tanto, los militares han dado con la señora Costa y con Victor. La mujer ha resucitado nuevamente y Víctor está retenido hasta que conteste unas preguntas y pueda servirles de ayuda a los militares. Unas habitaciones más hacia allá se encuentran Camille y su familia, junto con Adèle y su hija. Mientras que la policía y militares no entiendan nada, parece que nadie puede salir de ahí.

Para finalizar esta parte vemos de nuevo un flashback en el que Víctor, antes de que la presa se rompiese, acude a casa de Ettiene (el que hemos visto a principio de capítulo) avisándole de que la presa se va a romper, que lo puede evitar y, con ello, la muerte de mucha gente.

Tras la poca credibilidad que causa en él, Víctor se marcha, sin conseguir evitarlo, a la casa de sus nuevos padres (los que conocemos hasta ahora). Resulta que Víctor lleva aquí mucho más tiempo del que pensábamos.

Mucha tensión y aún más dudas

El final del séptimo capítulo nos deja perplejos sobre qué ha pasado. Julie está encerrada por Pierre en la casa de acogida (junto a Audrey y su madre). Víctor quiere, de una vez por todas, salvarla. Encuentra a Milán, el cual afirma que él puede cambiar las cosas pese a que diga que no.

Uno de los policías quiere que Víctor vuelva donde estaba pero, de repente, toda la luz del gimnasio en el que están los militares se va. Mientras que Camille, su familia y Chloé escapan, Adèle y Simon van a por el bebé, el cual ha desaparecido. El policía que estaba con Milan y Víctor de repente empieza a ver ‘zombies’ y a disparar a todos, hasta que muere.

Finalmente, cuando Víctor se va, las luces del gimnasio vuelven. Esta escena final nos muestra cómo, pese a que se trata de una serie de resucitados, han recurrido al cliché zombie al que nunca antes habían tenido necesidad.

Con todo este lío, al principio del último capítulo, el policía que trabajaba con Lucy ha conseguido coger al bebé para llevárselo, pero es tarde. Según Lucy, nadie confía en ella, les ha defraudado.

Los militares y policías buscan a todos los que han escapado y deciden rodear la ciudad para que nadie se vaya. Mientras tanto, Camille le insiste a su padre en que tienen que dejarla marchar, que se está ‘rompiendo’ y no quedará nada de ella si no vuelve con los suyos. Jerôme no cree que esta sea la mejor opción.

Por su parte, en la casa de acogida encontramos el cliché número dos de la temática zombie. Audrey se está comiendo a su madre, ha dejado de sentir nada y solo tiene hambre (sí, seguimos en ‘Les revenants’ no nos hemos ido a ‘The walking dead’ o similares).

Julie avisa a los vigilantes para que eviten esta situación y uno de ellos dispara a Audrey, la cual no vuelve a la vida de nuevo. Esto se debe a que, a mi parecer, Audrey ha pasado a otro ¿nivel? En el que ya no hay punto de retorno, si no están cerca los suyos, no puede vivir.

Cuando intentan escapar, los hombres de Pierre interceptan a la familia de Camille. Estos acaban disparando a Camille y Claire a Frederic (el que iba a clase con las gemelas). Camille no parece que vaya a vivir, que ha muerto definitivamente.

Al contar con el bebé, les revenants vuelven a reunirse y Virgil, consigue salvar a Camille. Esta le hace ver a su familia que, o se va con ellos, o muere. Finalmente, parte con su nueva familia.

Un final que abre más dudas de las que cierra

Al final, la mayoría de resucitados se han vuelto a reunir. Simon permanece en una cueva con Adèle. Que, por cierto, ¿quién era el hombre desfigurado que les ayuda? ¿Otro cliché? Parece que, mientras se tengan el uno al otro, no tienen prisa por buscar a sus dos hijos.

Cuando se disponen a buscar a los resucitados que se encuentran en la casa de acogida como Ettiene, vemos un Pierre solo, abandonado por el resto. También vemos a Berg que no puede seguir con Etienne. ¡Aquí ya empieza a cuadrarnos todo!

Cuando Víctor fue a avisar a Etienne, este estaba con su hijo. Resulta que Berg es el hijo de Etienne, aunque su padre no lo pueda recordar y lo deje allí.

Pierre se siente más solo que nunca, y acude a buscar a Milán que se encuentra en su viejo bar. Otra duda que se cierra es quién era el joven que no pudo acabar con su vida: fue Pierre. Milán no cree que pueda volver con el resto, que no había salvación posible pero Pierre afirma que si que tenía razón. ¡Y se suicida! Lo que no sé, es si volverá o no.

La pieza final del club de les revenants es Víctor el cuál debe dejar a Julie (o morirá) e irse con el resto. Un flashback nos muestra que, cuando encontró a Julie en la primera temporada, fue el día que su padre ingresó en el hospital, su padre sí sabía de la existencia del niño y que había vuelto a la vida, desencadenando todo lo ocurrido en la primera temporada.

Entre un entrañable encuentro entre los Costa, Lucy le pregunta a Víctor qué hay que hacer ahora. La respuesta es simple: que el bebé no siga entre ellos. En medio de esta conversación aparece Julie que, sin Víctor no puede vivir, y se tira al gran agujero que apareció tras la última inundación. Etienne le dice a Víctor que él puede cambiar las cosas, que pueden ser distintas para Julie.

Al final, las visiones de Víctor de Julie en la playa se cumplen pero de una forma distinta. Cuando Julie despierta, gracias al niño, el agujero está lleno de agua y no queda ningún revenant.

Después vemos como Julie, la enfermera y Víctor pasan un día de playa cual familia feliz. Este bienestar se ve interrumpido por una nueva sensación en el niño acompañado de llantos de un bebé.

La última escena vemos a Lucy dejando al niño en la puerta de una casa, por lo que no se deshicieron del niño y las cosas parece que van a empeorar. Las preguntas que tenemos ahora son, sobre todo, dónde han ido, qué ha sido de Simon y Adèle y qué pasa con los resucitados.

Al final, ni explicaciones científicas, ni místicas ni de ningún tipo. Solo la sensación de seguir sin saber nada una temporada más

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba