El 'Decathlon' de los momentos mágicos en la historia de los Juegos Olímpicos

Recordamos diez gestas impactantes que han quedado en la retina de los aficionados: The Black Power Salute de 1968; el ejercicio perfecto de Nadia Comanechi en 1976; el impresionante final de Pietro Menea en Moscú; Carl Lewis elevado a los altares en 1984; el Baloncesto español rozó la gloria; el escándalo de Ben Johnson en 88; el sueño de Barcelona 92...

Comienzan los JJOO Olímpicos de Londres y en esta ocasión trasladamos nuestra pieza semanal del blog Historias del fútbol,realizado por Alberto López, al Top Ten de Vertele, para recordar diez momentos mágicos en la historia de los Juegos. Además nos encontramos ante un año especial, se cumplen 20 de los JJOO Olímpicos de Barcelona 92, que en muchos aspectos significaron el despegue del deporte español consiguiendo 22 medallas, el récord de una delegación española hasta el momento.

1. The Black Power salute

En los Juegos Olímpicos de 1968 se produjo un hecho impactante. El estadounidense Tommie Smith se impuso en la carrera de los 200 metros lisos, consiguiendo la medalla de oro con un tiempo de 19,83, el australiano Peter Norman fue medalla de plata con un tiempo de 20,6 y también esta John Carlos, medalla de bronce con un tiempo de 20,10.En la entrega de medallas, Smith y Carlos alzaron un brazo con un guante negro, representando la pobreza negra, y el puño cerrado. Además, Smith llevaba un pañuelo negro representando el orgullo negro y Carlos llevaba el chándal abierto con un collar en señal de respeto hacia los obreros linchados o asesinados.

2. El ejercicio perfecto de Nadia Comanechi

Los juegos de Montreal en 1976 fueron especiales, sobre todo en Gimnasia Artística femenina. En el ejercicio de barras asimétrica, una joven rumana de 14 años por aquel entonces, Nadia Comanechi, consiguió el primer 10 de la historia en gimnasia en una competición olímpica. Aquella medalla de oro con una puntuación de 10 dio la vuelta al mundo. Ha sido condecorada en dos ocasiones con la Orden Olímpica por parte del Comite Olímpico Internacional.

3. El impresionante final de Pietro Menea en Moscú

Uno de los atletas más destacados de los juegos de Moscú 80 fue el velocista italiano Pietro Menea, que mantuvo vigente el récord mundial de los 200 metros lisos durante 17 años con una marca de 19.72, conseguida un año antes de Moscú 80 en la Universiada. En 1996 lo batiría Michael Johnson. En los Juegos protagonizó una carrera para el recuerdo. Su recta final de la final de 200 fue impresionante, imponiéndose en la línea de meta a su gran rival y oro en los 100 metros lisos, Alan Wells. Su tiempo final fue de 20.19.

4. Carl Lewis se elevó a los altares en Los Ángeles 84

Si hay velocista carismático, ese es Carl Lewis. En la retina de los grandes aficionados al Atletismo está su gesta en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984 cuando ganó 4 medallas de oro igualando la gesta que había hecho Jesse Owens 48 años antes en los JJOO de Berlín en 1936. Lewis consiguió el oro en 100, 200, salto de longitud y el relevo 4×100, impresionante. Con una forma de correr basada en la progresión se proclamó rey mundial de la velocidad. El Hijo del Viento no era rápido en las salidas pero la forma en la que progresaba era espectacular.

5. El Baloncesto español roza la gloria

Otro momento mágico de los Juegos de los Ángeles fue la medalla de plata que consiguió la selección española de Baloncesto. Realizó un gran Torneo imponiéndose en semifinales a Yugoslavia, perdiendo la final ante los EEUU de un tal Michael Jordan. De la mano de Antonio Díaz Miguel, los Fernando Martín, Epi, Romay, Solozábal, Iturriaga, Margall y compañía consiguieron una proeza que hasta entonces jamás había soñado nuestro Baloncesto. Merece la pena recordar cinco minutos de aquella final con la narración original del desaparecido Héctor Quiroga y de Pedro Barthe en TVE. Fue inolvidable.

6. El escándalo de Ben Johnson en Seúl 88

No es un bonito recuerdo porque los 100 metros lisos de los Juegos de Seúl quedaron manchados por el positivo en el control anti-doping de Ben Johnson, pero su rivalidad de la época con Carl Lewis y aquellos 9.79, que asombraron en un principio al mundo, son muy recordados desde entonces. Tras el positivo del canadiense, la medalla de oro pasó a ser para Lewis, que había sido segundo con un tiempo de 9.92. La plata fue para Linford Christie con un tiempo de 9.97 y el bronce para Calvin Smith, cuarto con 9.99.

7. Barcelona 92, un sueño

Los Juegos de Barcelona son recordados para España por muchos momentos, pero uno de los más importantes y de recuerdo obligado fue la Ceremonia Inaugural y como Juan Antonio San Epifanio, “Epi”, protagonizó el último relevo de la antorcha Olímpica para que el atleta Para-olímpico, Antonio Rebollo, lanzara con su arco la flecha que encendió el pebetero. Fue un momento mágico que merece la pena recordar.

8. El minuto mágico del gol de Kiko

Otro momento especial de los JJOO de Barcelona 92 fue el gol de Kiko en el último instante de la final del Torneo Olímpico de fútbol. España se impuso 3-2 a Polonia y hasta la victoria en la Eurocopa de 2008, fue sin duda uno de los logros más importantes del fútbol española en toda su historia.

9. El duelo entre Gebreselassie y Tergat

Los 10.000 metros de Sidney 2000 fueron un duelo apasionante entre el mito etíope Haile Gebrselassie y el keniata Paul Tergat. El final de la prueba ha quedado para la historia. Finalmente, Gebrselassie fue medalla de oro y Tergat, medalla de plata.

10. De nuevo, plata en Baloncesto

24 años después de la plata de Los Ángeles, en los Juegos de Pekín hace cuatro años, España consiguió de nuevo la proeza de jugar la final Olímpica ante el mismo rival, EEUU. A diferencia de Los Ángeles, la distancia entre ambos fue mucho más corta y España pudo soñar con el oro hasta los últimos instantes. En este vídeo se pueden ver los mejores momentos de la gran final con un Rudy Fernández estelar.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba