Perfiles Ganadores David Bustamante: "Del andamio al escenario", un inesperado cuento de hadas

El polémico tercer ganador de Operación triunfo, que antes de entrar en la Academia trabajaba como obrero en la construcción, ha sabido conquistar al público por su tesón y sensibilidad

Cuando medio país polemiza todavía sobre el porqué de su victoria, este chico de 19 años, natural de San Vicente de la Barquera -pueblo cántabro que se ha hecho más famoso que la Barcarrota del "gran hermano Fran"-, ha sabido alcanzar, por méritos propios, el selecto podium de Operación triunfo. Antes de ingresar en la Academia, David bustamante trabajaba como obrero en la construcción; hoy, es aclamado como un auténtico ídolo musical. Su origen humilde, su afán de superación, su sensibilidad y sus innegables aptitudes artísticas le han llevado a la gloria de la noche a la mañana.

Además de por su voz y estilo, Bustamante se ha hecho famoso -cuando los avatares del programa desbordaban su emoción-, por sus espontáneos ataques lacrimógenos. Su autenticidad se ha llevado por delante, de forma inesperada -no en vano fue nominado para abandonar el concurso durante varias semamas-, todas las previsiones que colocaban a Chenoa en la terna ganadora junto a Rosa y Bisbal. Su gran reto ahora es demostrar que no sólo fueron quinceañeras enamoradas las que apostaron por él.

Vocación cumplida

David Bustamante siempre quiso ser cantante, y ésta no era la primera vez que se interesaba por un concurso televisivo. "Ya se había presentado a Lluvia de Estrellas pero no le llamaron. Al tiempo se enteró de Operación Triunfo y se fue a Oviedo a hacer la prueba", recuerda Borja, su amigo y ex compañero de trabajo, que comenta: "Después de cantar, lo que más le gusta es salir de fiesta y siempre que nos ibamos por ahí terminaba cantando en los karaokes y en las romerías de los pueblos".

Además, Busta utilizó, en más de una ocasión, sus dotes artísticas para conquistar a las chicas. "Nunca se le dieron mal las mujeres, él les cantaba canciones románticas y como es tan sensible enseguida se las camelaba", dice entre risas otro amigo, Abraham, mientras Accio Díaz, compañero de David, asegura que siempre fue muy presumido, que "estaba muy pendiente de ir bien arreglado, y bueno, el pelo ni tocárselo". En este sentido, su atractivo físico le animó a presentarse al concurso de Míster Cantabria, aunque no lo ganó.

Su familia descubrió que tenía madera de cantante cuando él tenía 12 años. En el bautizo de un primo suyo se arrancó con la canción "Guitarra", de Los Pecos, y les dejó a todos con la boca abierta. A partir de ahí, empezó a cantar y hasta formó parte de una tuna. Dicen sus padres que David siempre sacaba buenas notas, pero a los 16 años dijo que estudiar no era lo suyo y quiso dejarlo.

Su familia decidió ponerle a trabajar con su padre en la construcción pensando que así le convencería para continuar los estudios, pero no le hizo cambiar de opinión. A David eso de tener como jefe a su progenitor no le acababa de gustar, así que pensó en dedicarse a lo que más le apasionaba: la música. Desde entonces y hasta su ingreso en Operación triunfo, actuó en fiestas y en algún que otro teatro e incluso dio clases de canto. Su sueño era dejar el andamio, después de los acontecimientos, a buen seguro que podrá hacerlo.....(Continúa, pincha abajo)

Íntimo y personal

El estilo musical preferido de este Aries de 1,75 cm de altura es la canción melódica. Admira a Luis Miguel y, sobre todo, a Sergio Dalma, que se convirtió en su artista favorito desde que fue a actuar a su pueblo cuando David era pequeño y se hizo una foto con él. También juega al fútbol -dicen que se le da bastante bien- pero se decanta más por las artes marciales, un deporte que practica desde hace tiempo. Concretamente se ha especializado en Kick Boxing.

En la actualidad no tiene novia. Aunque se le ha relacionado sentimentalmente con Gisela, él insiste en decir que "entre ellos sólo hay una gran amistad". Sus mejores amigos en la Academia son Álex y David Bisbal. Situado durante varias semanas entre los tres favoritos del público, los profesores y el jurado le solían aconsejar que fuera menos nervioso y se tomara las cosas con más tranquilidad. Es enamoradizo, familiar y algo supersticioso; por ejemplo, no quiso que su madre le acompañara al segundo casting del programa para que no le diera mala suerte, se presentó allí sólo con su padre y se llevó un anillo de su hermano para que le sirviera de amuleto.

A David Bustamante le une una relación muy estrecha con su familia. Sólo se ha separado de ella en una ocasión, cuando se fue a un campamento siendo pequeño. Adora a su padre, al que considera un "fuera de serie". David es el único de la familia que se ha dedicado a la música de manera profesional, pero el patriarca también hizo sus pinitos en este campo y se quedó a un solo año de acabar la carrera de música. Tiene dos hermanos pequeños, Igor y Manuel, con los que se lleva muy bien y a los que trata como sus "protegidos".

"San" Vicente de la Barquera

En el pueblo natal de David bustamante, San Vicente de la Barquera, en Cantabria, no hay ni un escaparate que no tenga un póster con la imagen de su hijo predilecto. A diferencia de las otras localidades de los concursantes, que en su mayoría contaron con el apoyo municipal, esto es fruto del trabajo de la Plataforma a favor de Busta, encabezada por su tío Florentino Hoyos: "El esfuerzo ha merecido la pena", apunta Florentino. Pero además, el triunfo del joven barcarreño está ayudando a una buena causa. El dinero conseguido de la venta de camisetas y pósters será empleado en ayudar a un niño cántabro de 12 años que sufre una enfermedad degenerativa y que tiene que ser operado en EEUU.

San Vicente vive días de fiesta y orgullo por su héroe. Eso sí, también algo molesta por la polémica que le atribuía el envío abusivo de mensajes a través de movil para apoyar a su paisano. Con todo ello, esta pequeña localidad ya tiene, como muchos pueblos en España, sus momentos de gloria para la posteridad. David Bustamante intentará que así siga siendo.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba