Gran Hermano ¿Dónde estaba Isidro?

No hubo sorpresas. Entre sollozos y gritos de “el comodín se queda dentro” Karola abandona la casa. Adentro se quedan los chicos enterrados en datos históricos y el chándal de educación física

Como la cosa va de regreso a la escuela es hora de repasar un poco de lógica aristotélica. Lo que no sale en televisión es mentira o no existe. Isidro, el supuesto novio, rollete o lo-que-sea-serio de Karola no ha salido por la pequeña pantalla. Así que Isidro no existe.

Pues parece que sí, que el tal mozo da con sus huesos en algún lugar de Sevilla pero ayer no quiso asistir al programa a recibir a su rubia a la que todo le molaba un mazo. Y es que este muchacho es el más cabal de todos los personajes que pueblan el interior y el exterior de la casa de Guadalix de la Sierra.

Por aplastante mayoría, la de Sevilla tuvo que abandonar la casa (ver vídeo). Lo que se vio a continuación fue más o menos una repetición de todas las eliminaciones. Lágrimas y vestiduras rasgadas. Estas imágenes hasta le hacen a uno echar un poco de menos la gélida despedida de Roberto. “Ala majete, con Dios ¿eh? Ya nos llamaremos para tomar algo un día de estos” Y poco más.

Quienes más sintieron la marcha de Karola fueron Mari y Eva. Sorpresa, porque esta última al parecer siente y padece como se pudo ver por el mar de lágrimas que soltó. Mientras Mari se decía a si misma que los de fuera no quieren a las mujeres. No bonita. No se trata de más andrógenos o estrógenos. Se trata de meritos. Y en esa casa algunos se lo ganan a pulso. Porque ayer fue Karola, aunque también hay otros concursantes que no será por mérito propio. Pero esa es otra historia que será contada otro jueves de estos.

Previamente en el estudio la Milá ya se había encargado de calentar el ambiente. Esta vez la víctima propiciatoria fue Marta, la que la periodista le puso sobre la mesa el tema del baile, ilustrado con un vídeo en el que se pudo ver a Kaiet dándole un mensaje a Karola: “Dile a Marta que le tengo guardado un baile”.

Y la Milá que no paró. “Karola ¿No tienes ALGO qué decirle a Marta?” (ver vídeo).Finalmente se lo dijo. Y la de Madrid, de forma bastante caballerosa, aún le quitó bastante hierro al asunto.

La letra con sangre entra

La de ayer fue una jornada lluviosa que invitaba al recogimiento...del parchís y de la vagancia, porque estudiar lo que se dice estudiar no mucho la verdad. El tema fue batallas históricas, Waterloo, Saratoga, la guerra de la independencia norteamericana.

A la hora de la exposición se vieron dos posturas enconadas. Por un lado la de Ángel, muy didáctico él, que les pidió al resto que memorizaran cuatros datos básicos de las batallas y su desenlace. La otra la representa Fran. Él explicó muy a las claras la guerra de secesión: “Las ostias se las dan el general Lee y el general Meade. Después de ostias por aquí y por allá, gana la batalla el general Meade”. Habrá que ver cómo fue el primer examen.

Tras la marcha de Karola, la vida –que sí, que existe- continuó en Gran Hermano. Y para relajar tensiones de una noche agitada que mejor terapia que el parchís.

Más vídeos y noticias en el especial Gran Hermano elaborado por Latino Televisión.



Noticias relacionadas

-Los niños no quieren ir al cole

-Sobre lo humano, lo divino y el LSD

Volver arriba