Habitantes del módulo espía La "Michelle Obama" española entró a vivir en la casa de "GH"

Así definió Milá a una de los nuevos

La casa espía de "Gran hermano" recibió en la gala del pasado jueves a sus tres nuevos inquilinos, que vienen a cubrir las bajas de Gonzalo (expulsado por su agresividad), Ángela (al descubrirse su sereto) y Lis (por abandonar voluntariamente el programa).

Carol, Gerardo y Carolina son ahora los nuevos espías que deberán ganarse su paso a la casa 11.

Carol: Una comercial de coches adicta a las compras

[VerteleVideo]

Carolina Lavín es de Castro Urdiales (Cantabria), pero vive en Donosti. Tiene 29 años y trabaja como comercial en un concesionario de coches. Le vuelven loca las traineras, en especial el equipo de su pueblo, llamada ‘La Marinera’.

Otra de sus pasiones es ir de pinchos: “Me encantan todos, me cogería uno de cada plato”. Le gusta estar siempre bien depilada y maquillada y, por supuesto… ¡ir de compras! Al salir de trabajar, va directa al centro comercial y siempre acaba comprando algo. Se define como natural y sencilla, y asegura que le da igual lo que diga la gente.

Gerardo: Empresario, apoderado, jugador de póker… y mujeriego

[VerteleVideo]

Gerardo es de Majadahonda (Madrid) y tiene 38 años. Licenciado en Empresariales, dirige una empresa de manualidades que empezó su abuelo de la nada y que con él ha alcanzado ya la tercera generación. Aficionado a los toros, es apoderado de Pablo Lechuga, novillero que según él afirma “seguro que llegará lejos”.

Le encanta la libertad, le apasiona ligar con todo tipo de mujeres y se define como muy competitivo. Además, le encanta jugar al póker y ganar: "es lo que busco en GH11, ganar. Gano y me llevo la pasta".

Un concursante polifacético que ha llegado incluso a escribir un libro sobre relaciones amorosas. "No son todas mis conquistas, si no hubiese escrito una enciclopedia", asegura.

Carolina: Una maniática de la limpieza que sueña con su propia casa

[VerteleVideo]

Madrileña de origen guineano, vive en Alcobendas (Madrid). Tiene 36 años y sueña con comprarse una casa para vivir con su hija de tres años. Confiesa ser maniática del orden y la limpieza y le gustan las cosas finas. Mercedes Milá bromeó ayer durante la gala de "GH" apodándola como la "Michelle Obama" española.

Divertida, atrevida y folclórica, asegura que tiene mucho carácter y no le gusta que le critiquen. "Esto podía ser la casa de la Mari", decía nada más entrar en la casa 11. "Me gustan las cosas pitucas y finas, con nombre y apellido italiano". Y en el plano personal, lo tiene muy claro: “Vivo con el padre de mi hija, juntos pero no revueltos”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba