Así arrancó el nuevo programa 'Quiero ser monja' empieza con separación sentimental, pánico en convento y TT burlesco

'Quiero ser monja' empieza con separación sentimental, pánico en convento y TT burlesco
'Quiero ser monja' empieza con separación sentimental, pánico en convento y TT burlesco

Una 'pecadora fiestera', una vírgen por voto y una 'pija' sufridora; entre las monjas de Cuatro

Cuatro estrenó anoche su nuevo programa 'Quiero ser monja' presentando a las cinco jóvenes que se han prestado a convertirse en novicias en televisión: Juleysi, Paloma, Janet, Jaqui y María Fernanda.

El novedoso formato deparó momentos emotivos y curiosos, como cuando Juleysi le tuvo que contar a su novio Alberto la aventura que iba a empezar, y por la que tenían que despedirse.

Ambos se conocieron en el colegio católico en el que estudiaban, y empezaron a salir, a quedar, y ya llevaban tres años juntos. Para ella él es un apoyo, la persona que más le conoce y que más le aguanta: "Sé que vaya con la locura que vaya, él va a estar ahí".

Juleysi confiesa que el amor que le hace sentir Alberto casi lo puede comparar al de Dios. Pero aunque eso sea así, su deseo de ser monja cada día crece, y quiere saber si ése es su camino, como recoge la web de Cuatro.

La despedida, con las cámaras de Cuatro como testigo, fue emotiva y acabó entre lágrimas y besos. Tras el adiós, Juleysi llegó a la Casa madre de las Misioneras, donde le recibieron las monjas y sus nuevas compañeras. La joven se presentó a Paloma, Jaqui y Janet, y les contó que se debatía entre los dos caminos: Dios o su chico.

María Fernanda, la 'fiestera' a la que le encantan los chicos

El cambio más "violento" puede ser el que afronta María Fernanda. Tiene 23 años, es auxiliar de enfermería, demuestra su fuerte carácter y siempre dice todo lo que piensa.

Además, le encanta salir de fiesta y los chicos, pero cree que podrá vivir sin hombres. Para ella lo más importante, aunque suene muy friki y muy raro, es Dios, y siente que se le llama a entregar amor a todo el mundo.

Jaqui cumple el sueño de su vida. Esta estudiante de filosofía, desde que era pequeña, siempre se ha dirigido a Jesús, al que considera su amigo: "Hablo con Jesús porque le considero mi amigo en el sentido de que pensamos lo mismo".

Con la Biblia ha descubierto que lo que proclama Jesús es lo que podría proclamar ella, el amor: "Para mí la Biblia es como escuchar música. Me la leo cuando me apetece, en momentos de relax".

Paloma: "Encuentro en la castidad y en obediencia una complacencia"

Paloma, de apenas 21 años, es estudiante de educación social y forma parte de una familia numerosa: son 13 hermanos, y ella ocupa el puesto número diez.

Desde pequeña siempre ha sentido que Dios le pedía algo más. El 4 de noviembre de 2012 sintió la llamada, y a partir de entonces, cada año en esa fecha intenta hacer algo especial por él. Afirma que "sé que Cristo es mi hombre" y que "encuentro en la castidad y en obediencia una complacencia".

Janet, la que más comentario generó por su 'espiritualidad'

"Me encanta bañarme en ríos, escuchar a los animales, abrazar árboles...". Así explicó Janet su 'llamada', agregando que "Tengo una sensibilidad especial con la naturaleza". La aspirante a monja fue la que más comentarios generó en la red.

Afirma que desde hace poco ha sentido una fuerza que la llevaba a transmitir a los demás valores que se han perdido. Sobre su amor por los árboles, añade: "Me dan información, energía positiva, siento que no estoy sola, que los ángeles están ahí".

Tras llegar al convento se mostró igual de espiritual. "Este lugar tiene una energía especial, se respira tranquilidad y sosiego", dijo.

Su primera renuncia ya les costó: adiós a los teléfonos móviles

Cuando la hermana Marian les comunicó que tenían que renunciar al móvil, todas entraron en pánico. Adictas a las redes sociales, no han entendido por qué tenían que dejar el teléfono si aún no son novicias.

También descubrieron las que serán sus habitaciones, y su vestimenta, y no reaccionaron nada bien.

Poco tiempo después celebraron su primera eucaristía. Las chicas han conocido el corazón de la Casa Madre, la iglesia. "La Eucaristía ha sido el momento más bello del día. Lo necesitaba. Es una necesidad, no una obligación", ha dicho Fernanda.

A pesar de estar un poco perdidas al principio de la misa, las aspirantes a novicia han conseguido seguir la Eucaristía como el resto de monjas. "Las monjas llevan un tipo de vida que físicamente tienen que estar distanciadas de su familia y eso se me hace difícil pensarlo", ha afirmado Janet.

Éxito social con bromas en Twitter

La primera entrega de 'Quiero ser monja' logró una buena repercusión social, convirtiéndose en Trending Topic durante su emisión. Como en formatos similares de Cuatro, muchos de los mensajes son en realidad bromas y burlas por el formato y sus protagonistas.

Lejos de ser algo negativo, espaicos como los 'tróspidos' y ahora 'Quiero ser monja' logran un buen feedback con sus seguidores y generan muchos comentarios por las situaciones en ocasiones esperpénticas que plantean.

En este caso, al tratarse de jóvenes que eligen un camino tan poco habitual como es ser monja, muchos tuiteros hablaron de ello. La que más comentarios se llevó fue Janet, cuyo amor por los árboles y la naturaleza hizo que se ganara comparaciones con la Baronesa Thysen.

*Puede ver todos los vídeos en la web de Cuatro.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba