Anteproyecto de ley Las TV valencianas sólo emitirán contenidos agresivos y sexuales a partir de las 22 horas

El Consejo del Audiovisual tendrá capacidad sancionadora y un sistema de elección "lo más plural posible"

El anteproyecto de ley del Audiovisual de la Comunidad Valenciana establece que las televisiones sólo estarán autorizadas a emitir contenidos agresivos y sexuales desde las 22.00 horas hasta las 6.00 horas, en tanto que los contenidos especialmente violentos o pornográficos estarán reservados a la franja horaria que abarca desde las 24.00 horas a las 6.00 horas, según anunció hoy el portavoz del Consell, Esteban González Pons, que informó al pleno del Ejecutivo de este borrador.

El texto legal, que el Consell confía en remitir a las Cortes Valencianas a principios de febrero para que pueda ser aprobado en marzo o abril y entrar en vigor antes de la concesión de las licencias de TV digital -prevista para julio-, fija una garantía de reserva para las producciones audiovisuales de la Comunidad Valenciana, por la que todas las televisiones de la Comunidad deberán destinar el 20 por ciento de su tiempo de emisión anual a producciones cinematográficas y audiovisuales valencianas, y, de ese porcentaje, el 4 por ciento a producción autóctona independiente.

Igualmente, se crea el Consejo del Audiovisual como órgano "independiente" encargado de velar por los derechos de los telespectadores y de garantizar y promover en la Comunidad el respeto a los valores constitucionales y estatutarios y, en especial, el pluralismo político, la juventud y la infancia.

Este órgano estará compuesto por las administraciones públicas y representantes del sector audiovisual, tal y como, según explicó González Pons, quedó pactado al elaborar el Libro Blanco del Audiovisual, y tendrá capacidad sancionadora. Sobre el sistema de elección, aseguró que, aunque "no está todavía cerrado", será "el más plural posible". Entre otras competencias, se encargará de la adopción de normas de autorregulación del sector audiovisual, sobre todo en el ámbito de la programación.

El también conseller de Relaciones Institucionales y Comunicación explicó que el Consell ha optado por establecer una franja de emisión obligatoria de la producción sólo para adultos, en lugar de hacerlo con la programación infantil, y agregó que también se incorporarán medidas restrictivas para el uso de técnicas publicitarias dirigidas a menores que abusen de su especial vulnerabilidad y de la posición ventajosa de personajes infantiles o presentadores de este tipo de programas.

Para los canales de pago se establecerá la obligación de disponer de sistemas gratuitos de bloqueo de contenidos violentos o que puedan herir la sensibilidad de los niños.

Dentro de la promoción de la autorregulación de contenidos, el anteproyecto de ley establece que toda la producción audiovisual debe tender a la promoción y difusión de la cultura valenciana, a la normalización lingüística y al "respeto a la identidad de instituciones y símbolos" de la Comunidad Valenciana.

Además, los productos audiovisuales deberán respetar los derechos de los telespectadores y, sobre todo, sus derechos en tanto que consumidores. En este ámbito, se prohibirá la televenta en horario normal, ya que el Consell considera que debe formar parte del cierre de la emisión o de una programación complementaria, pero no constituir el bloque central de la parrilla de una TV.


TELEVISIONES DIGITALES

Asimismo, la ley contempla también medidas de ordenación del sector de la televisión digital y analógica para impedir que se reproduzca la situación generada en el mapa radiofónico de la Comunidad, donde el 70 por ciento de las emisoras de FM no disponen de licencia. Las televisiones digitales, desde el momento en que dispongan de licencia, podrán emitir en analógico sin esperar a que se produzca el 'apagón' analógico, pero aquellas televisiones locales que no obtengan licencia para la emisión en digital, no podrán seguir emitiendo.

De acuerdo con las licencias concedidas por el Gobierno estatal, la Comunidad ha quedado dividida en áreas que coinciden básicamente con comarcas, y para cada una de ellas habrá cuatro canales de televisión local. De esos cuatro canales, uno quedará reservado para las televisiones municipales, por lo que se tendrán que crear consorcios de municipios para administrar esa televisión pública comarcal, y los otros tres serán privados. En Valencia y su área metropolitana habrá dos canales públicos y seis de concesión privada.

González Pons subrayó que en el sector de televisiones locales se está produciendo una "importante alianza" que al Gobierno "le interesa que se aliente. Asimismo, indicó que todavía no está decidido si los cuatro canales del múltiplex autonómico serán de concesión privada y se reservarán espacios adicionales para Canal 9 y Punt 2, o se incluirá a ambos canales públicos y sólo serán privados dos canales. Sí está decidido que la red por la que se emitirán será la red de Punt 2.

El Consell agotará el plazo para la concesión de licencias digitales para que pueda ser aprobada antes la ley, y que prevé realizar las adjudicaciones, tanto de las televisiones autonómicas como de las locales, en el mes de julio, de manera que las emisiones podrían comenzar a partir de agosto.

Por otro lado, también se valorará, a la hora de conceder licencias de TV, que la oferta de la propagación que se proponga se accesible a personas con discapacidad. La ley contemplará ayudas para promocionar los productos de las pequeñas y medianas productoras para amortizar costes de producción de obras cinematográficas en la Comunidad Valenciana, para financiar la elaboración de guiones y la producción, distribución y exhibición de obras cinematográficas y audiovisionales valencianas.

El conseller indicó que entiende que este anteproyecto es una ley "pactada", porque, según dijo, asume compromisos que figuraban en el Libro Blanco del Audiovisual, si bien agregó que se remitirá a los representantes del sector para seguir negociándolo.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba