Los contenidos en TV El debate de la "telecensura" en el mundo

España no es el único país preocupado, también lo están Italia, Alemania, Rusia, Inglaterra...

En la mayoría de países europeos nos “reímos” de la normativa estadounidense en materia de comunicación, que trata de salvaguardar la “decencia” en televisión y que es tildada, por la gran mayoría, como demasiado puritana o conservadora.

Sin embargo, España tampoco se ha quedado lejos después de la cruzada “anti-telebasura” llevada a cabo por los dos últimos gobiernos, y que culminó el pasado 9 de diciembre con la firma del ya célebre código de corregulación de las cadenas, para la adecuación de sus contenidos en horario infantil.

Las cadenas estadounidenses podrán ser multadas en medio millón de dólares por transmitir indecencias, según un proyecto aprobado el 9 de febrero por una comisión de la Cámara de Representantes. Si finalmente se convierte en ley, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) podría quitarle la licencia a las emisoras que violen las reglas de la decencia en tres oportunidades.

Por este tipo de comportamiento ofensivo de las "buenas costumbres" la penalidad máxima actual es de 32 mil 500 dólares. Para esta infracción, el Senado propone incrementar el monto hasta 325 mil dólares por cada incidente y de tres millones cuando se violen las normas de manera continuada.

Se espera que en una reunión de conciliación, el Senado y la Cámara, logren un texto de consenso para enviarlo a la firma del presidente George W. Bush.

Pero Estados Unidos y España no son los únicos. El debate sobre la “calidad televisiva” está presente en todo el mundo, según un artículo de Associated Press que resumimos a continuación.

Gran Bretaña, “clima más liberal”

“En Gran Bretaña el clima es mucho más liberal que en EE.UU., en lo que a contenidos sexuales en televisión se refiere”, opina David Buckingham, experto en televisión de la Universidad de Londres. “El incidente del pezón de Janet Jackson hubiera pasado desapercibido en nuestro país, probablemente”.

Cuando la BBC anunció que emitiría “Jerry Springer: The Opera”, la exitosa obra teatral famosa por su vulgaridad y un reparto que incluye transexuales y un hombre en pañales, nadie pestañeó. ¿Qué importancia puede tener esa emisión en un país en el que el periódico más vendido lleva la fotografía de una mujer en top-less todos los días?

Finalmente, el musical inspirado en el polémico talkshow de Springer se emitirá sin censura, aunque para adaptarse a la normativa del país, deberá ofrecerse pasadas las 21 horas con una advertencia de que no es recomendado para menores.

Alemania, cada estado tiene su propia “vigilancia” televisiva

En Alemania, donde cada estado tiene su propia “vigilancia” televisiva, hay bastante margen de maniobra en lo que concierne a los contenidos de sexo en televisión, sobretodo en comparación con EE.UU. Recientemente, el rotativo diario Bild llevaba una noticia en portada, ilustrada con una foto en topless, sugiriendo que el desnudo integral de una actriz principiante había sido censurado de su telefilme porque no era lo suficientemente atractiva.

El año pasado se creó una comisión nacional de medios de comunicación para promover los valores en televisión, radio e Internet. Era la respuesta a la masacre de 2002 en una escuela de Erfurt cometida por un ex alumno que las autoridades creen que sirvió de inspiración a videojuegos violentos.

Este organismo ha ido tan lejos que ha ordenado que los reality shows de cirugía estética –incluida una versión germana del formato americano “The Swan”- se emitan a partir de las 23 horas porque consideran que este tipo de programas “enseñan valores negativos a los niños sobre el valor humano”.

Las cadenas que no incumplan esta norma pueden ser duramente sancionadas.

Asimismo, la popular versión alemana de “I'm a Celebrity, Get Me Out of Here” (“La selva de los famosos”) ha causado bastante polémica este año. Aunque, en este caso, la libertad de expresión se ha impuesto sobre cualquier tipo de prohibición.

“¿Qué podemos hacer? ¿Hasta dónde puedo llegar y dónde no?”, se pregunta Kurt Beck, ex presidente de una comisión de medios de comunicación. “Las cucarachas están permitidas en la boca, ¿pero no las serpientes o gusanos?”

Italia, legislación “antitelebasura” poco efectiva

En Italia, la autoridad en materia audiovisual legisló en 2002 que “todo programa sólo para adultos debería emitirse a partir de las 22.30 horas e ir acompañado de una advertencia de que no es recomendado para menores”. Las películas en televisión también contienen una señalización en color que las clasifica según su recomendación para los jóvenes.

Pero, a pesar de todo, la televisión diaria italiana está llena de ejemplos de programas “polémicos”.

La última edición de “Gran Hermano” generó un debate nacional porque los concursantes se emborrachaban en las fiestas, practicaban sexo explícito y no paraban de decir tacos.

Poco antes, el reality show de cirugía estética “Bisturí, nadie es perfecto” también escandalizó a los espectadores. El programa mostraba con todo detalle la operación de implante de senos en una mujer, lo cual provocó un alud de quejas y protestas a la cadena, aunque el programa finalmente no fue multado ni cancelado.

Rusia, debate sobre los posibles efectos negativos de la TV

En Rusia, los programas considerados poco adecuados para niños deben emitirse a partir de las 23 horas. Después de esta hora, algunas cadenas emiten erotismo explícito. Pero, ahora, existe un debate de fondo sobre los posibles efectos negativos de la TV en las conductas violentas.

El pasado mes, el parlamento ruso aprobó por unanimidad un proyecto de ley que prohibiría programas que muestren “cadáveres, escenas de asesinatos, palizas, violaciones y otro tipo de actividad violenta o de naturaleza sexual”.

Los críticos calificaron este proyecto de ley como excesivamente “severo”, argumentando que la ley no podía diferenciar entre movimientos rápidos de acción y escenas de violencia, como por ejemplo, en la versión cinematográfica de “Guerra y paz”.

Expertos y analistas opinan que esta ley también terminaría entrometiéndose en las coberturas periodísticas de historias relacionadas con algún tipo de violencia.

Sin embargo, Rusia está desconcertada por el barullo montado por la actriz de “Desperate Housewives” (la serie revelación americana que TVE emitirá bajo el título “Amas de casa desesperadas”), Nicolette Sheridan, quien se lanza desnuda a los brazos de la estrella del fútbol Terrell Owens, o por la negativa de las cadenas de televisión a emitir “Salvar al soldado Ryan” por temor a multas de la FCC.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba